Chile (EPatagonicas) 01 de Dic. – Antes de fin de año, el gobierno chileno firmaría un acuerdo de cooperación con su par chino que apunta a adaptar la tecnología asiática para modernizar las fundiciones de Codelco y Enami.

Nelson Pizarro, presidente ejecutivo de Codelco, aprovechó su participación en Asia Copper Week 2015, realizado en Shanghái, China, la semana pasada, para conocer en mayor profundidad cómo funciona el mercado de las fundiciones mineras en el país asiático, el cual lidera en este ámbito a nivel mundial.

¿De dónde surge tal interés de Pizarro? La cuprera estatal está trabajando con ímpetu en el tema, pues lo considera relevante para su futuro. “Estamos en proceso de estudio, y creemos que bien temprano, el próximo año, vamos a poder anunciar una estrategia de Codelco para fundiciones y refinerías”, sostuvo Oscar Landerretche, presidente del directorio de la mayor productora de cobre del mundo.

Este interés de la compañía se inserta en medio del intenso debate que se ha dado en el país en últimos meses sobre este tema, que ha escalado a tal punto, que se convirtió en una preocupación para el gobierno. De hecho, la Presidenta Michelle Bachelet decidió crear un comité ad hoc, que se reunió por primera vez la semana pasada y tendrá como objetivo analizar en profundidad el negocio de fundiciones -operación hidrometalúrgica que permite separar los metales nobles del cobre- y refinerías. En base a este trabajo, realizará una propuesta concreta durante el primer trimestre de 2016.

Pero este no es el único plan que impulsa el gobierno para avanzar en la materia.

“El motor de la discusión, más allá de cumplir con la norma ambiental de captura del 95%, debe ser cómo volvemos a hacer competitivas las fundiciones en Chile. Hoy día tenemos siete fundiciones, de las cuales cinco pertenecen al Estado, que están en una situación bastante compleja. Están perdiendo plata, tienen un desempeño ambiental bastante bajo y operan con uno de los mayores costos a nivel mundial”, afirmó el subsecretario de Minería, Ignacio Moreno.

La nueva normativa ambiental obliga a las fundiciones a capturar un mínimo de 95% de las emisiones que generan, a contar de 2018. El Estado es el principal actor en el negocio de fundiciones en el país, pues de las siete que existen cinco son de su propiedad y las otras dos de privados (Glencore y AngloAmerican). De las cinco estatales, cuatro pertenecen a Codelco y una a Enami.

Para cumplir con las nuevas exigencias, se estima que las fundiciones deberán invertir cerca de USD 2.500 millones.

En ese contexto, Moreno adelantó a La Tercera que “estamos conversando con el gobierno chino desde hace unos meses, donde si bien aún no tenemos definido qué tipo de acuerdo se firmará, estamos trabajando en un esquema de colaboración entre ambos gobiernos que involucra a varias empresas que están ligadas a los dos Estados”.

El objetivo es estudiar en profundidad la tecnología china para analizar en qué medida se podría adaptar para ser utilizada en las fundiciones de Codelco y Enami, lo que permitirá modernizarlas y hacerlas rentables, explicó. “Esta conversación está en curso y esperamos suscribir el acuerdo de cooperación antes de fin de año”, pronosticó.

El caso de Enami es el más urgente, ya que su principal negocio es la fundición Paipote, ubicada en Atacama, por lo que se hace prioritario hacerla rentable y modernizarla para darle viabilidad en largo plazo a la compañía. “Dentro de ese gran acuerdo, nosotros queremos estudiar con esa ingeniería china la factibilidad de llevar a cabo en las instalaciones de Paipote un proyecto de mayor alcance. Que contemos con mayores exigencias ambientales y podamos recuperar otras especies minerológicas, no sólo cobre, de modo que el negocio sea más rentable”, afirmó Jaime Pérez de Arce, vicepresidente ejecutivo de Enami.

De este acuerdo, además, podrían surgir alianzas estratégicas entre las empresas públicas chilenas y las del gigante asiático, comentaron Moreno y Pérez de Arce.

Eventual fusión

En paralelo, Pérez de Arce reveló que “en los últimos meses hemos abierto conversaciones, mandatados por el directorio de Enami, para analizar con Codelco el eventual desarrollo de sinergias y de enfrentamientos de opciones comunes en la zona de Atacama, donde nosotros tenemos la fundición Paipote y ellos tienen Potrerillos”.

El ejecutivo explicó que estas posibles asociaciones con Codelco se abordarán en el marco de la comisión presidencial que se creó para estudiar el tema.

En este sentido, Oscar Landerretche indicó que “se están conversando todas las opciones. Enami tiene un problema similar a Codelco. Una de las expresiones más prácticas es que son fundiciones que están un poco obsoletas, en las que se debió haber invertido hace mucho tiempo, y que ahora son cada vez más difíciles de poner al día”.

Añadió que “lo importante para esta comisión (presidencial) es pensar fuera de la caja, y más bien en una estrategia nacional”.

Una de las opciones que han conversado las compañías es la posibilidad de fusionar sus fundiciones en la zona, reveló Pérez de Arce. De todos modos, ambos enfatizaron que aún no hay nada concreto y que las definiciones al respecto surgirán cuando la comisión presidencial termine su trabajo durante el primer trimestre del próximo año.