Chile (EP), 29 de septiembre 2020. En pocos años tendremos que dejar atrás nuestra matriz energética a base de combustibles fósiles, eso es indudable, debido al calentamiento global y al fuerte mercado tecnológico que se ha creado en torno a la electromovilidad. Esto implica un abandono del petróleo por estos minerales.

Las baterías de Litio están en estos momentos al alza, llevamos alrededor de 3 décadas en un incremento constante por la demanda de Litio para fabricar baterías recargables, que se utilizan en la gran mayoría de nuestros dispositivos electrónicos móviles. Pero ¿Hasta cuándo durará este creciente incremento de la demanda? ¿Existe en Chile la capacidad para cumplir con ella? ¿Qué tan necesario será el Cobre, Litio y Cobalto en nuestra sociedad en unos cuantos años?

En pocos años tendremos que dejar atrás nuestra matriz energética a base de combustibles fósiles, eso es indudable, debido al calentamiento global y al fuerte mercado tecnológico que se ha creado en torno a la electromovilidad. Esto implica un abandono del petróleo por litio, cobalto y cobre.

En Chile, hemos estado aportando a este cambio de paradigma con la extracción de cobre. Desde los inicios de nuestra historia como país hemos destacado como uno de los principales países extractores de cobre en el mundo, tanto así que para 1810, la producción de los yacimientos chilenos alcanzaba la cifra de 19 mil toneladas métricas y en las últimas décadas, Chile se ha consolidado como el mayor productor mundial de cobre, pasando de un 14% de la producción mundial en 1960 a un 36% en 2006. En el 2019, el cobre chileno llegó a 5,6 millones de toneladas métricas y con esos niveles de producción, se situó como el principal productor de este mineral en el mundo, seguido de Perú y China, con un total de 2,4 y 1,6 millones de toneladas, respectivamente.

El Litio tiene una historia bastante peculiar en Chile, que da como para una columna por si sola, pero lo único que indicaremos en ésta, es que los principales países productores de litio a nivel mundial en el año 2019 fueron Australia, con aproximadamente 42 mil toneladas métricas producidas, seguido de Chile, con una cifra de alrededor de 18 mil toneladas métricas. El 54% del litio o siendo más específico, carbonato de litio, es destinado a usos industriales (cerámicas, polvos metalúrgicos, vidrios, aleaciones de aluminio, medicina y otros) y el 46% restante se utiliza en el mercado de baterías (transporte y dispositivos electrónicos). En este ámbito la demanda del 2018 registró 275 mil toneladas de carbonato de litio y al 2022 se proyecta que alcanzaría las 505 mil toneladas. En cuanto al consumo de litio destinado para baterías del sector transporte (se incluye en esta gama todas las variedades de vehículos eléctricos que existen actualmente en el mercado, incluso los buses y bicicletas eléctricas), el 2018 anotaría 103 mil toneladas de carbonato de litio, mientras que para el 2022 se estima que alcance las 298 mil toneladas.

Y ¿qué pasa con el cobalto? ¿Por qué lo nombramos? Ya es evidente, gracias a los medios de comunicación que el cobre y el litio son materiales importantes en la producción de baterías y dispositivos eléctricos, pero el cobalto puede llegar a ser en poco tiempo más, el mineral más importante, debido a que estimaciones económicas, nos indican que para el año 2040 un tercio de todos los automóviles del mundo podrían ser eléctricos y las baterías de esos coches no solo se fabrican con litio y cobre, el cobalto, con la tecnología que existe a la fecha, se ha transformado en el mejor material para la fabricación de cátodos para esas baterías. Cabe explicar, que las baterías en su estructura básica están formadas por cátodo, ánodo y un electrolito que es el ion litio. El cátodo de las baterías de litio contiene una combinación de cobalto y otros metales. Las singulares propiedades atómicas de este elemento permiten que el cátodo almacene una gran cantidad de energía en poco espacio y ayudan a mantener su estructura laminar lo que facilita la construcción y diseño de las baterías.

https://www.elmagallanews.cl/