Estados Unidos (EPatagonicas) 22 de Agosto. – Los precios del cobre y de otros metales industriales bajaron el viernes, en una sesión con un escaso volumen de negocios, presionados por un fortalecimiento del dólar combinado con una caída de los mercados de acciones y del petróleo.

Los precios del cobre y de otros metales industriales bajaron el viernes, en una sesión con un escaso volumen de negocios, presionados por un fortalecimiento del dólar combinado con una caída de los mercados de acciones y del petróleo.

La persistente preocupación por el exceso de suministros de cobre en la segunda mitad del año también presionó al mercado, dijeron analistas.

El dólar repuntaba impulsado por comentarios de algunos miembros de la Reserva Federal de Estados Unidos en favor de un alza de las tasas de interés; mientras que el petróleo cayó por débiles fundamentos de la oferta y la demanda.

Un dólar más firme erosiona el poder adquisitivo de los compradores de materias primas fuera de Estados Unidos, en tanto que los bajos precios del petróleo reducen los costos para las mineras.

El cobre referencial en la Bolsa de Metales de Londres cerró con una caída de 0.3%, a 4,798 dólares por tonelada, luego de subir 0.8% el jueves y tocar un mínimo de un mes el lunes.

El cobre avanzó 0.8% en la semana, tras dos semanas con retrocesos.

La baja tasa de interrupciones de producción en las minas de cobre y la mejora de minas nuevas y ampliadas aumentaría los suministros en los próximos meses.

El aluminio cerró con una caída de 1%, a 1,667 dólares, presionado por ventas de productores, con lo que se alejó aún más del máximo de 13 meses que tocó el jueves.

El estaño contradijo la tendencia generalizada, con un alza de 0.8%, a 18,540 dólares por tonelada, tras datos de la Bolsa de Metales de Londres que mostraron una escasez de inventarios.

El zinc bajó 0.4%, a 2.286 dólares, pero en la semana avanzó 2.1%, marcando su mayor ganancia semanal en un mes.

El níquel terminó la jornada sin cambios en 10,355 dólares y el plomo cayó 0.6%, a 1,883 dólares.

El Economista