Buenos Aires (EP), 11 de enero 2022. ¿Por qué los metales preciosos, sobre todo el oro, siguen siendo un valor refugio?

El precio del oro volvió a subir este martes, 4 de enero, ante la huida de los inversores de los activos de mayor riesgo, a causa del aumento de contagios de la variante ómicron del coronavirus. El precio spot del metal ronda ahora mismo los 1.817 dólares la onza.

El oro ha vuelto a subir este martes, 4 de enero, después de que muchos inversores hayan recurrido al metal precioso como protección, huyendo de activos de mayor riesgo, ante el temor a que el aumento de casos de covid-19 pueda amenazar la recuperación de la economía global.

Así, después de registrar su precio más bajo del último mes en la sesión del lunes, 3 de enero, el oro remontó al día siguiente y, en estos momentos, su precio spot supera los 1.817 dólares la onza.

Por su parte, el precio fixing era de 1.811,40 dólares la onza al cierre de la sesión del 4 de enero en la London Bullion Market Association (LBMA), mientras que el precio de los contratos de futuros de oro en el Comex estadounidense supera ahora mismo por poco los 1.817 dólares la onza.

Como señalaba a Reuters el analista de OANDA Ed Moya, el año 2022 ha comenzado con nuevos récords de cotización en las bolsas, aunque es difícil que vayan a mantener esta racha alcista durante mucho tiempo, por lo que los inversores están empezando a buscar activos seguros: “el impacto de ómicron se va a sentir más por el lado de la inflación y la recuperación económica”, añadió.

De hecho, varios países ya han impuesto nuevas restricciones a la movilidad para evitar que se dispare el número de contagios por la nueva variante del virus.

Esto ha provocado un renovado interés por el oro como activo refugio aunque, según un informe reciente de TD Securities, “no parece lógica una subida del precio del oro, teniendo en cuenta que los mercados creen que hay un 70% de probabilidades de que la Reserva Federal estadounidense suba los tipos de interés en marzo, lo que supone una limitación para el metal”.

Hay que recordar que los inversores suelen alejarse del oro y acudir a otros activos de mayor riesgo cuando suben los tipos de interés, ya que los rendimientos son mayores.

Según los analistas de Kitco News, la preocupación sobre el estado de la inflación va a seguir influyendo en el mercado a corto plazo y podría afectar al apetito de los inversores por los activos de riesgo.

Por otro lado, el precio del oro se ha visto impulsado también por la decepción que ha supuesto entre los analistas el último dato del Índice de Manufacturación ISM, correspondiente al mes de diciembre, que fue del 58,7%, por debajo de las expectativas que lo situaban en torno al 60% y un 2,4% inferior al que se había registrado en noviembre.

Pese a ello, la cifra indica que sigue la expansión en la economía estadounidense por decimonoveno mes consecutivo, desde abril de 2020. El hecho de que el dato rebase el 50% se considera una señal de crecimiento económico, y cuanto más supere esa cifra, mayor será la tasa de aumento.

El resto de metales preciosos ha acompañado al oro en esta subida: la plata creció un 0,6%, hasta los 22,99 dólares la onza; el platino creció un 1,8% y está en 972,01 dólares; y el paladio subió un 2,5%, hasta los 1.871,36 dólares la onza.

Fuente oroinformacion.com