Buenos Aires (EPatagonicas) 01 de Dic. – El próximo 3 de Diciembre la Cámara Argentina de Empresarios Mineros (CAEM), por primera vez en lo últimos veinte años, deberá elegir conducción entre dos listas. Por primera vez, se romperá con el esquema que privilegiaba el “consenso”. En esta oportunidad un número importante de profesionales, técnicos, dueños de PyMES mineras e integrantes de empresas exploradoras y en producción, decidieron desafiar al statu quo y proponer entre la continuidad o el cambio.

El encadenamiento está expresado, en este caso, por el abogado Mario De Pablos, representante legal de la empresa Samco Gold S.A., una compañía dedicada a la exploración. Por otra parte, los desafiantes que se atrevieron a romper con la hegemonía histórica, esta encabezada por Marcelo Álvarez, Director Corporativo de la poderosa Goldcorp, empresa que produce oro y plata en la provincia de Santa Cruz y a la vez es socia en Minera Alumbrera.

El primero hace rato que está en el sector y se identificó en plenitud con quienes lo secundan como Martín Dedeu y Roberto Cacciola y –según pudimos conocer por fuentes confiables- posee además una muy buena relación con quien dejará el cargo en pocos días, el Secretario de Minería, Jorge Mayoral.

Quien lidera a los otros aspirantes, hace poco que está en el sector minero, pero cuenta con el aval de Goldcorp; y en lo personal, posee un currículum de alto valor internacional, al haber sido, entre otras cuestiones, quien encaminó el diálogo por la Paz en Colombia representado a la OEA durante diez años.

La antesala de la conformación y presentación de lista fue muy nutritiva. Las reuniones previas se encargaron de desintegrar cualquier tipo de acuerdo para ir juntos, como era la modalidad que imperaba en esta entidad compuesta, en su gran mayoría por personal jerárquico de las empresas mineras obufet de abogados que componen representaciones legales de las compañías extranjeras.

Mientras los oficialistas hablaban de unidad, sin abrir demasiado la lista, sólo habrían ofrecido una maqueta casi completa con personas en los cargos; los desafiantes venían afilando esta instancia desde hace varios meses y pese a los intentos de acordar, asumieron otra impronta.

La conclusión es que el pasado miércoles 24 de noviembre se cerró el tiempo para presentación de listas y ambas representaciones presentaron sus postulantes a los 22 cargos. Hasta ahí todo similar pero con serias diferencias.

Los encabezados por De Pablos presentaron una lista sin cargos definidos, hay quienes hablaban que estaría incompleta por renuncias de último momento. Por su parte la lista de Marcelo Álvarez, facilitaron las cosas y cada cargo posee un nombre específico.

Si bien en el estatuto de la CAEM no se especifica la necesidad de detallar cargos y titulares, existe la opción de hacerlo. Esta actitud es muy clara: si ganan los desafiantes no hay más debate sobre quienes ocuparán los cargos, y si pierden, no se incorporan a la conducción ganadora.

Pasando en limpio, los opositores se jugaron a todo o nada, cumpliendo con la intención que, de llegar a ser conducción, “habrá renovación y cambio” en esta entidad.

Días atrás De Pablos hablaba que estaban habilitados para votar alrededor de cuarenta y cinco personas – representantes, la lista necesitada de 22 personas. La suma es muy fácil, la decisión está en manos de una persona que completaría el número final de votantes, escaso margen de error.