San Juan (EPatagonicas) 11 de Noviembre. – Julio Claudeville, gerente en San Juan de la empresa canadiense salió al cruce de notas publicadas a nivel nacional y señaló que hubo una mala interpretación de un informe que se dio a conocer públicamente hace unos meses.

En los últimos días, la prensa nacional publicó una nota en la que aseguró que la minera Barrick reconoció la contaminación con cianuro del río de Jáchal. Al respecto, Julio Claudeville, gerente en San Juan de la empresa canadiense salió al cruce de esos dichos y aseguró que lo que publicó dicho medio fue una malinterpretación de un informe que se dio a conocer públicamente hace unos meses y que pudo haber habido una segunda intención al generar esta nota. “Anoche con mucha sorpresa vimos noticieros nacionales contando la información de que Barrick había dado una nueva información de que el líquido derramado era mayor por lo que indican que Jáchal estaría contaminado. Esta interpretación surge de una lectura incorrecta de un documento que no es nuevo, se llama documento final que no es actual sino antiguo y oficial. Fue el documento que la compañía entregó a la provincia hace unos meses y dice que el derrame fue de más de 5 mil metros cúbicos pero que la mayoría quedó en el circuito cerrado y sólo salió 1.075 metros cúbicos, cinco veces menos”, explicó Claudeville en Radio Colón.

Luego el gerente aseguró que los más de dos mil puntos de monitoreo indican que en el tiempo de la crisis de Veladero “había solamente vestigios de cianuro en la cuenca alta que es por debajo de los límites permitidos por la ley y que al Dique Cuesta del Viento y a Jáchal no llegaron ni vestigios”. “Esa es la verdad. Esto es lo correcto y que el documento oficial dice que lo que salió fue mil no más”, puntualizó.

El gerente aseguró que Veladero está operando normalmente y que hay más de dos mil resultados de monitoreos realizados en la zona que dan como resultado que los causes del río dan 0 de contaminación. Además informó que hay un condicionante del juez Oritja que dice que en 10 días hay que ajustarse a un límite impuesto para actuar de acuerdo a lo establecido por ley ambiental. Para alcanzar lo establecido se están teniendo encuentros con responsables de Barrick de Toronto y con funcionarios del gobierno provincial. Así lo publicó Diario de Cuyo. “Esto se llevó puesto parte de nuestra credibilidad. Está en baja y hemos ido a pedirle disculpa a la sociedad de Iglesia. Una parte de la comunidad entendió rápidamente y a otra les cuesta creernos, y están en todo su derecho. Yo les dije que yo tengo que venir a dar la cara y tratar de entablar una relación para recuperar la credibilidad”, agregó Claudeville quien agradeció a la comunidad de Iglesia y destacó la actitud que tuvieron en agosto tras el derrame.