Santa Cruz (EP) 6 de Abr. –  Con nuevos descubrimientos y mejoras en la productividad, el yacimiento de oro de Santa Cruz se destaca como el más importante del país en cuando a su tamaño y su vida útil. En los próximos cinco años, la operadora canadiense Goldcorp invertirá U$S 750 millones en más exploración y mantenimiento.

Con seis minas en producción, Santa Cruz produce hoy aproximadamente el 55% del oro que exporta el país. Solo el yacimiento Cerro Negro, ubicado en el Macizo del Deseado, representa casi la mitad del volumen total de producción de la provincia que asciende a un millón de onzas de oro y otros 20 millones de onzas de plata.

Para 2018, la operadora canadiense Goldcorp, a cargo del proyecto que hoy se posiciona como el más grande no solo de la provincia sino del país, espera alcanzar una producción de oro de 490.000 onzas.

“La minería argentina necesita más emprendimientos como Cerro Negro, con un gran potencial a largo plazo. Lamentablemente, los nuevos que se proyectan para este año, son más chicos en cuanto a dimensión y horizonte productivo, pero para cambiar esa tendencia hace falta incentivar mucho más la exploración”, señaló el Country Manager de la firma Goldcorp, Marcelo Álvarez, quien además preside la Cámara Argentina de Empresarios Mineros (CAEM).

Actualmente, Cerro Negro tiene una vida útil estimada en unos 12 años pero cuenta con muchas posibilidades de extender ese plazo. Para eso, a comienzos de este año presentó su plan de inversiones en exploración, mantenimiento y capital de expansión para los próximos 5 años, que compromete un monto total de U$S 750 millones

La empresa estimó que Mariana Norte, una de las cinco minas subterráneas que componen el complejo Cerro Negro, entre en funcionamiento en la segunda mitad de 2018, lo que permitirá la plena utilización de la planta para el cuarto trimestre del año. Asimismo, prevé que otros portales llamados Emilia y Mariana Norte Este entren en funcionamiento en 2019 y 2020, lo que terminaría por darle al proyecto un perfil de producción estable.

“Hoy Cerro Negro tiene tres portales abiertos y la idea es abrir cinco más, con un aporte de capital directo de 160 millones de dólares por año”, detalló Álvarez y evaluó que si bien la mina de oro Veladero, operada en San Juan por Mineral Andina del Sol, producto de la sociedad entre Barrick y Shandong Gold, es más grande, “aún no logró recuperar su nivel de producción” tras los problemas ambientales que tuvo por derrames accidentales, y que por esa razón, “Cerro Negro pasó a posicionarse como la más importante del país en términos de vida útil, horizonte de producción y tamaño”.

En paralelo, Álvarez afirmó que la compañía se encamina además “a ser un caso de éxito en cuando al desarrollo regional”. En ese sentido, comentó que recientemente se firmó un acuerdo con el Gobierno santacruceño para cambiar la matriz energética de las localidades de Perito Moreno y Los Antiguos, que son los aledaños a la mina. Con ese objetivo, la empresa comprometió una inversión de 28 millones de dólares para la construcción de un parque eólico, que además incremente la cantidad de megavatios que hoy tienen disponible los municipios.

“La energía que se produce de manera convencional hoy en la zona no alcanza en épocas de consumo pico para generar una industrialización diferente, solo cubre apenas las necesidades domésticas de los habitantes en invierno”, indicó Álvarez. “La idea es poner a disposición más megas para poder instalar otro tipo de industrias que puedan generar otro tipo de ingreso económico para los municipios. Este es el primer paso, y ya está aprobado, y va en línea con una decisión de la compañía de favorecer el desarrollo regional que nos va a dar un paso para generar un cambio en la matriz productiva”, concluyó.

Gentileza Econojournal