Chile (EPatagonicas) 08 de Septiembre. – Las mineras Freeport-McMoran, Anglo American y Glencore anotan pérdidas en el semestre. BHP Billiton registró en su año fiscal 2015 el peor resultado en una década. Todas llevan a cabo programas para salir de la crisis.

Fue como si despertaran de un largo y feliz sueño. Tras años de altos precios de los principales minerales, los grandes conglomerados mineros enfrentan este 2015 marcado por el desplome generalizado de las cotizaciones de los commodities, haciendo ajustes corporativos, reduciendo costos, despidiendo a parte del personal y vendiendo activos. Pese al esfuerzo, las compañías han visto caer violentamente sus ganancias y algunas ya tienen abundantes pérdidas.

Las llamadas mineras majors explican que es un problema global y que no se soluciona el próximo año. Las perspectivas son aún más pesimistas para 2016.

BHP Billiton anticipa que solo a partir de 2019 habrá un déficit de cobre en el mercado que presionará al alza los precios, porque en el período intermedio ingresarán varios proyectos y la demanda china está aún débil. Anglo American dice que los propios analistas proyectan una volatilidad en los precios durante los próximos 12 a 18 meses, pero que los fundamentos del cobre son sólidos.

Antofagasta prevé un repunte del valor del metal rojo, pero hace ver lo difícil que es precisar cuándo ocurrirá. Esta compañía señala: “El mercado espera que en el mediano plazo los precios se mantengan en estos niveles y que este bajo ciclo dure algunos años”.

No obstante, agrega: “China va a seguir siendo el principal consumidor del mundo, su consumo retomará el crecimiento y hay otras regiones como India y el Sudeste Asiático que tendrán un crecimiento de consumo atractivo”.

La crisis de la industria se ha dejado sentir en los países mineros a nivel macroeconómico. Esta semana se supo que Canadá cayó en recesión técnica, luego de dos trimestres consecutivos de contracción de su economía, y Australia registró entre abril y junio una expansión de su PIB de solo 0,3%.

Kinross baja inversiones y es potencial compradora de minas

La canadiense Kinross maneja en Chile la mina Maricunga y el proyecto La Coipa. Para enfrentar la crisis, redujo sus inversiones (Capex) de US$ 2.200 millones en 2012 a solo US$ 720 millones en 2015 en todo el mundo. También implementó un plan de disminución de costos, negociando con los contratistas rebajas en insumos críticos, con lo que lograron en el segundo trimestre un ahorro de 10% en los molinos, 8% en el costo de los neumáticos gigantes y de 5% en el suministro de nitrato de amonio.

No están por vender sus activos. “Afortunadamente, no estamos en una posición en la cual nos veamos obligados a vender. Por el contrario, tenemos un sólido balance financiero y más bien somos potenciales compradores”, señala José Tomás Letelier, vicepresidente de Asuntos Gubernamentales de Kinross Chile.

Kinross

La canadiense maneja en Chile la mina Maricunga y el proyecto La Coipa. Para enfrentar la crisis, redujo sus inversiones (Capex) de US$ 2.200 millones en 2012 a US$ 720 millones en 2015.Polaca KGHM: ni se disminuye producción ni se venden activos.

Una excepción en el panorama minero es la estatal polaca KGHM Polska Miedz, dueña en Chile de la minera Sierra Gorda; aumentó sus ganancias este año 9,89%, logrando 289 millones de euros en el primer semestre de 2015.

“En el mediano y largo plazo, somos optimistas que el mercado del cobre tiene fundamentos sólidos”, sostiene Herbert Wirth, presidente y CEO de KGHM. La compañía no prevé ni venta de activos ni bajas en las producciones, y cree que la estrategia -que ellos siguen, por cierto- es enfocarse en los costos. “En este negocio los costos bajos son la clave para el éxito”, señala Wirth. Esta firma tiene varias operaciones de cobre, plata, renio y molibdeno en América, Europa y un proyecto en Groenlandia. “Cada uno de nuestros activos opera bajo ambientes políticos, sociales, legales y fiscales diferentes, y todo esto impacta en su desempeño final”, explica.

Wirth precisa que, como operan en varios mercados, existe la posibilidad de compensar un menor precio de venta con la evolución de las monedas locales, “en nuestro caso con el z {lstrok} oty polaco, el dólar canadiense o el peso chileno”. Pero acota: “Esto no es posible para nuestros activos americanos -en Canadá y Estados Unidos-, que tienen ventas y costos en la misma moneda. Para ellos, la actual situación del precio del cobre y otros metales resulta más penosa”, subraya.

Polaca KGHM

Dueña de Sierra Gorda fue una excepción y elevó sus utilidades semestrales.Barrick se desprende de operaciones en Chile y el mundo

La mayor productora de oro del mundo, Barrick Gold, tampoco está exenta de dificultades. Entre abril y junio de este año, Barrick anotó pérdidas netas por US$ 9 millones.

En ese escenario, la compañía está en un proceso de reestructuración global y de reducción de inversiones. El foco es volver a una estructura liviana, que le permita ser más dinámica en los negocios y aprovechar las oportunidades que surjan en distintas partes del mundo. Según ejecutivos de la empresa, esa fue la receta del éxito de Barrick en el pasado y por ello este plan se conoce internamente como back to future , volver al futuro.

También están desprendiéndose activos para reducir sus niveles de deuda. En esa línea, Barrick vendió este año su mitad en la mina de cobre Zaldívar a Antofagasta, del grupo Luksic, en US$ 1.005 millones, y también aplazó su proyecto aurífero Pascua Lama. A nivel mundial, enajenaron el 100% de su mina de oro Cowal en Australia por US$ 550 millones; vendieron el 50% de Niugini a China’s Zijin Mining en US$ 298 millones; se asociaron en el yacimiento Porgera en Papúa Nueva Guinea y lograron un acuerdo por la producción de oro y plata de Pueblo Viejo, en República Dominicana, valorado en US$ 610 millones.

“Tenemos otros activos no estratégicos en los Estados Unidos actualmente en un proceso de venta”, dice el vocero de Barrick, Andrew Lloyd.

Otra línea de ajuste son los costos. El ejecutivo de Barrick, señaló: “Tenemos el ambicioso objetivo de reducir en US$ 2 mil millones el gasto de la compañía a fines de 2016″. En el oro, tienen la meta de mantener costos de producción del orden de US$ 840 a US$ 880 por onza de oro para 2015, “la más baja entre las grandes productoras auríferas del mundo”, añade Lloyd.

Barrick reorganizó la sociedad para reducir costos y mejorar productividad. Está vendiendo activos en Chile, China, Australia.Glencore pierde US$ 676 millones en el primer semestre

Glencore es la mayor comercializadora global de materias primas y uno de los grandes productores de minerales. En la primera mitad de 2015 registró pérdidas por US$ 676 millones, frente a ganancias por US$ 1.720 millones que tuvo en el mismo período de 2014. Glencore es accionista de una de las mayores operaciones mineras de Chile, Collahuasi, junto a Anglo American y socios japoneses. Además, en nuestro país posee la fundición Alto Norte y las minas Lomas Bayas y Punitaqui.

Los ingresos operacionales de la multinacional entre enero y junio bajaron 24,8%, totalizando US$ 85.708 millones. Al igual que muchas mineras, los niveles de endeudamiento de Glencore son, al menos, impresionantes: US$ 29.550 millones. “Nuestros resultados financieros del primer semestre reflejan inevitablemente la exposición de nuestras actividades industriales a los precios más bajos de las materias primas”, explicó el CEO de Glencore, Ivan Glasenberg. El máximo ejecutivo subrayó que, “ante el difícil entorno de precios para muchos commodities “, la multinacional ha ampliado su política de reducción de inversiones.

Glencore

Sus ingresos operacionales bajaron 24,8% entre enero-junio y enfrenta un difícil panorama por deudas.Freeport-McMoRan reduce operación en Estados Unidos y Chile.

La estadounidense Freeport-McMoRan, que en Chile opera El Abra, anotó en la primera mitad de 2015 pérdidas netas atribuibles por US$ 4.300 millones, en tanto que en igual período de 2014 anotó ganancias por US$ 992 millones. La compañía tiene operaciones de cobre en Chile y Perú, pero también oro, molibdeno y petróleo en distintos puntos de Estados Unidos, África y Oceanía.

La operadora de El Abra hizo noticia esta semana al despedir a 650 trabajadores de su dotación total. Este martes inició una paralización temporal de esta faena minera para ajustar los procesos y reducir en 50% su producción anual.

La compañía ha tomado medidas igualmente drásticas en otras latitudes. En Estados Unidos suspendió la operación de su mina de cobre en Miami, y redujo en un 50% su faena cuprera de Tyrone y de otras operaciones. La firma señaló que “se espera que estos cambios den lugar a una reducción del 10% en los empleados y contratistas en las operaciones mineras de Estados Unidos”.

En África, Freeport opera la mina Tenke, que produce cobalto, y allí prevé una disminución de 50% en el gasto total, así como reducciones de costos en todas las áreas operativas.

En otros productos, la compañía también está echando mano a las tijeras. La filial de petróleo y gas redujo sus gastos de capital para 2016 y 2017 en US$ 2 mil millones por año y está dispuesta a vender una parte minoritaria de la empresa para levantar recursos.

En exploración, el presupuesto del año próximo se redujo a la mitad: US$ 50 millones.

A mediados del año pasado, Freeport vendió al grupo canadiense Lundin Mining sus otras operaciones en Chile: Candelaria y Ojos del Salado. La operación buscaba reducir su deuda y enfrentar la difícil situación financiera en que quedó el grupo tras el derrumbe de un túnel en el distrito minero Gransberg, en Indonesia.

Freeport-McMoRan anotó pérdidas semestrales por US$ 4.300 millones y redujo producción en sus minas en Chile y Estados Unidos.Antofagasta Minerals deja de operar este año Michilla.

El brazo minero del grupo Luksic, Antofagasta, redujo en 73,9% sus ganancias netas del primer semestre de este año y logró utilidades por US$ 86,3 millones. En la firma destacan que a diferencia de otras mineras, la empresa tiene un nivel de deuda muy bajo y un balance sólido y por eso ha podido aprovechar oportunidades, como adquirir el 50% de la mina Zaldívar a Barrick en US$ 1.005 millones.

Antofagasta impulsa un plan de ahorro de US$ 160 millones este año. Uno de sus focos es mejorar la gestión y la productividad operacional, para lo cual contrató a Deloitte e implementará el sistema SAP.

Antes del inicio de este ciclo de bajos precios, a finales de 2014, la empresa tomó la decisión de terminar las operaciones de Michilla, “nuestro yacimiento de mayores costos y menor producción, debido al agotamiento progresivo de sus minerales”, dicen en la empresa. Este proceso está en marcha y concluirá a fines de 2015. Michilla tenía originalmente 800 trabajadores propios y 1.500 contratistas.

Antofagasta enfatiza que el resto de sus yacimientos -Los Pelambres, Centinela, Antucoya y Zaldívar- son competitivos, “aunque en todos debemos hacer esfuerzos para aumentar nuestra competitividad y disminuir costos”. Por lo mismo, agrega, “no hemos pensado recortar producción ni deshacernos de activos” y, por el contrario, “estamos siempre mirando nuevas oportunidades para consolidar nuestro crecimiento”.

Antofagasta

El brazo minero de Luksic tiene un programa para ahorrar US$ 160 millones este año. No evalúa recortar producción ni desprenderse de activos.Anglo American: “Seguimos revisando la venta de activos en Chile, Sudáfrica y Australia”.

En sus resultados antes de impuestos, Anglo American registró pérdidas por US$ 1.920 millones en el primer semestre. La empresa ha tomado medidas para enfrentar el ciclo como impulsar mejoras operacionales, cambiar la cultura organizacional, asumir una “estricta disciplina de capital y costos”, así como vender activos.

La firma agrega que ya redujo el gasto de capital en 15% para 2015, llegando a US$ 4.500 millones. Para el próximo año la disminución será aún mayor. Marc Cutifani, CEO de Anglo, señaló que el plan de baja de costos implicará ahorros de US$ 500 millones, de los cuales US$ 300 millones vendrán del negocio principal.

Ya en 2014 la empresa hizo una profunda revisión de su cartera de activos y puso en venta algunos de ellos. Hace pocas semanas, la anglo-sudafricana anunció un acuerdo para enajenar las minas Mantoverde y Mantos Blancos por US$ 300 millones, cifra que puede llegar a US$ 500 millones. Quien compra es el fondo Audley Capital Advisors, que está a cargo de quien fuera hasta 2013 el máximo ejecutivo del grupo en Chile, John MacKenzie.

Poco antes se desprendieron de su participación en Lafarge Tarmac y lograron US$ 1.600 millones. El proceso continúa. “Seguimos revisando la venta de activos en Chile, Sudáfrica y Australia e informaremos al mercado cuando sea oportuno”, explicó la empresa. Estiman que tras este proceso lograrán unos US$ 3 mil millones, cifra que ya incluye la venta de Lafarge.

Marc Cutifani explicó que con el proceso de desinversión esperan “reducir el número de activos desde 55 a 40 y disminuir el total de empleados en 35%, mientras mantenemos la producción de cobre equivalente”.

Anglo American prevé vender 15 activos en el mundo y lograr US$ 3 mil millones extras. Anticipa una reducción de 35% en su dotación global.BHP Billiton redujo sus ganancias en 86,2%.

La mayor minera del mundo, BHP Billiton, cierra su año fiscal en junio de 2015 y reportó hace unos días sus resultados anuales: Fueron los peores en 10 años. Pasó de ganar US$ 13.832 millones en 2014 a ganar US$ 1.910 millones en 2015, un 86,2% menos. Eso a pesar de que la empresa lleva adelante un agresivo programa de aumento de productividad que le reportó ahorros por US$ 4.100 millones este 2015, dos años antes de lo que esperaba. Y espera reducir más aún sus costos en el siguiente ejercicio.

Buena parte del desplome de sus utilidades se debe a la caída de precios de los commodities , ya que el gigante minero produce petróleo, hierro, carbón y cobre. BHP ajustó sus gastos de capital y de exploración en 24%, a US$ 11 mil millones, y espera bajarlos a US$ 8.500 millones en el próximo año fiscal.

La mayor operación de BHP Billiton en Chile es Escondida. La mejora en el uso de los camiones y la reducción de costos implementada en esta operación permitió rebajar los costos unitarios en 8%, a US$ 1,07 por libra. Escondida llevó a cabo un programa de desvinculaciones en el primer trimestre, con lo que redujo su dotación en 22%. En Pampa Norte, que opera en Iquique y tiene a su cargo las operaciones de Cerro Colorado y Spence, redujo en 2014 su dotación en 6%.

Cerro Colorado presentó un estudio de impacto ambiental en 2013 para extender la operación hasta el 2023. Esta faena partió en 1994 y tiene permiso para operar hasta fines de 2016. Su extensión está aún en trámite. “La continuidad operacional de Cerro Colorado depende en primer lugar de obtener la Resolución de Calificación Ambiental a la brevedad y de cómo se vaya desenvolviendo el mercado del cobre”, señalan en la compañía. En la reciente entrega de resultados globales, Peter Beaven, chief financial officer de BHP, señaló que la incerteza sobre Cerro Colorado le costó a al grupo US$ 199 millones. Esta mina tiene una dotación de 2.800 trabajadores propios y contratistas.

BHP Billiton pasó de ganar US$ 13.832 millones en 2014 a US$ 1.910 millones en 2015. Eso a pesar de llevar adelante un programa de aumento de productividad que le reportó ahorros por US$ 4.100 millones.