Buenos Aires (EP), 30 de septiembre 2021. Son las principales conclusiones del informe ‘Plata y conectividad global’, elaborado por la consultora británica CRU International para TheSilverInstitute.

El aumento de las necesidades de conectividad global, con el despliegue de las redes 5G, el Internet de las cosas y la creciente electrificación del sector del automóvil va a provocar un aumento del 10% en la demanda industrial de plata durante los próximos cinco años, hasta alcanzar los 246 millones de onzas (7.650 Tm) en 2025.

Son las principales conclusiones del informe ‘Plata y conectividad global’, elaborado por la consultora británica CRU International para TheSilverInstitute.

El informe analiza el aumento de la necesidad global de conectividad en sectores relacionados con el consumo personal, el Internet de las cosas, los sectores de automoción y aviación, y del papel que va a desempeñar la plata como uno de los metales con mejor conductividad eléctrica, dentro de este proceso.

Como señala la introducción del informe, “hoy en día, la plata se encuentra en prácticamente todos los dispositivos electrónicos. Al tener la mayor conductividad eléctrica de todos los metales, la plata desempeña un papel fundamental en los últimos avances tecnológicos. Su conductividad supone un importante activo para la miniaturización de la electrónica, permitiendo que fluya la corriente eléctrica incluso en los semiconductores y chips más pequeños”.

Según las cifras de CRU International, el consumo de plata por parte de las aplicaciones eléctricas y electrónicas, excluyendo los paneles solares fotovoltaicos, fue de 224 millones de onzas (6.967 Tm) en 2020.

Una parte importante de este aumento se deberá a una gran variedad de nuevas aplicaciones relacionadas con la conectividad.

En algunos subsectores como el de las etiquetas de identificación por radiofrecuencia (utilizadas para conectar de forma remota objetos para monitorizarlos) se prevé un crecimiento de hasta el 400% durante la próxima década.

La pandemia de covid-19 ha acelerado la necesidad de aumentar la conectividad global, al elevar de forma exponencial el número de empleados que se ven obligados a trabajar conectados desde sus casas. La plata tiene mucho que ver en ello, ya que está presente en prácticamente todos los dispositivos utilizados.

Según el Banco de Desarrollo Asiático, la región Asia-Pacífico va a precisar una inversión de 26 millones de dólares hasta 2030 para desarrollar una infraestructura de comunicaciones como las redes 5G.

Uno de los sectores que también va a requerir aumentar su consumo de plata es el denominado Internet de las cosas. Un informe de Cisco Systems estima que, para el año 2030, habrá 500.000 millones de dispositivos conectados a Internet, que requerirán plata en sus circuitos. Ello incluye tanto dispositivos personales (teléfonos inteligentes, tabletas) como sistemas inteligentes de conectividad, tanto en la industria como en los propios hogares.

Automoción

Mención aparte merece el sector automovilístico, cuyo consumo de plata está aumentando desde hace unos años.

Según un estudio de la consultora Deloitte de 2019, alrededor del 40% del coste de un vehículo se debe a sus componentes electrónicos. En 1990, este porcentaje era de apenas un 15%.

La plata es un componente ampliamente usado en los sistemas electrónicos de los vehículos: desde interruptores, conectores y fusibles hasta cristales térmicos (la aplicación individual que más plata consume en un automóvil).

Además, las tendencias futuras del sector hacia la electrificación de las flotas y los vehículos autónomos van a incrementar esta proporción.

Según ABI Research, en 2020 se vendieron alrededor de 30 millones de vehículos conectados en todo el mundo, cifra que crecerá hasta los 115 millones para el año 2025.

Lo mismo va a suceder en el sector de la aviación, en el de los dispositivos electrónicos y en el de los sensores personales o ‘wearables’.

Como conclusión, el estudio de CRU para TheSilverInstitute indica que “cada una de estas aplicaciones relacionadas con la conectividad van a requerir un gran número y una amplia gama de sensores y dispositivos de comunicación, seguimiento y monitorización; muchos de ellos utilizan plata en sus semiconductores, contactos eléctricos y otras partes. La infraestructura subyacente que va a soportar esta transición a la conectividad, como las redes 5G y el Internet de las cosas, también contribuirá por su parte a aumentar la demanda de plata”.

Fuente oroinformacion.com