Chile (EPatagonicas) 17 de Noviembre. – Guacolda, el mayor complejo termoeléctrico del Sistema Interconectado Central (SIC) de Chile, enfrenta por estas horas una difícil situación ante la falta de contratos de suministro de largo plazo para su quinta unidad, pronta a entrar en operaciones.

A principios del segundo semestre, AES Gener, que controla el 50% de la propiedad de la termoeléctrica, sufrió un revés en el juicio arbitral que mantenía con Barrick. Según Urgente24, en 2013, y ante los retrasos que tuvo el proyecto minero Pascua-Lama -hoy paralizado-, la minera inició conversaciones con AES Gener para que se les respetara el contrato de suministro eléctrico hasta 2016, ante la imposibilidad de utilizar la energía en sus instalaciones y a los mismos precios que se fijaron en el acuerdo original.

El desacuerdo entre las firmas surgió luego de que AES estimara que la propuesta la perjudicaba, mientras que Barrick consideró que la generadora no tendría perjuicios económicos, pues vendería la energía en el mercado spot a un precio mucho mayor al que tenían pactado entre ellos.

Fuentes en la industria señalan que el arbitraje se habría resuelto de forma favorable para Barrick, dejando parte de la capacidad de generación de Guacolda sin contrato, y con la construcción de una quinta unidad en proceso, con lo que la capacidad total de la termoeléctrica llegaría a 760 megawatts (Mw). El acuerdo entre Barrick y AES contemplaba el suministro de unos 120 Mw de energía, con un valor de unos u$s 70 millones. Además, Barrick también tenía acuerdos de suministro con el parque eólico Punta Colorada (36 Mw) y un motor de respaldo en base a petróleo pesado de 18 Mw.