Buenos Aires (EP) 16 de Abr. – Varias compañías de seguros han empezado a asegurar los vuelos chárter contratados para sustituir a los vuelos comerciales que se utilizaban para trasladar oro desde las refinerías a los centros internacionales de negocio del metal, como Londres o Nueva York.

Según han explicado desde la London Bullion Market Association (LBMA), se trata de una forma de aliviar la presión sobre el suministro internacional de oro, que estaba viéndose comprometido en las últimas semanas por el cierre de las principales refinerías europeas y las dificultades para trasladar el oro desde otros puntos.

Una escasez que había provocado importantes divergencias entre el precio ‘fixing’ del oro en Londres y el precio ‘spot’ en mercados como el estadounidense.

El oro suele transportarse de un país a otro en la bodega de los aviones de pasajeros. Pero la suspensión de la mayor parte de los vuelos internacionales, como medida para evitar la expansión del Covid-19, ha privado al mercado del oro de su principal medio de transporte.

La imposibilidad de trasladar oro con rapidez desde un centro internacional de custodia como Londres hacia Nueva York ha provocado el precio de los contratos de futuros de oro se dispare muy por encima del precio oficial fijado en la capital británica.

Las restricciones al transporte también han provocado una escasez de oro entre los comerciantes de monedas y lingotes, en un momento en que la demanda de este metal, considerado tradicionalmente como un activo refugio, se ha disparado por el temor de los inversores al impacto económico causado por la epidemia.

Según la CEO de la LBMA, Ruth Crowell, las compañías aseguradoras han aceptado los vuelos chárter como medio de transporte del oro, lo que considera “un avance positivo y muy importante”.

El problema al que se enfrenta el mercado del oro es que, en estas circunstancias, el precio de los vuelos chárter se ha encarecido considerablemente, debido a la ausencia de competidores en el mercado aéreo y a la competencia de las diversas organizaciones por trasladar oro.

Según Crowell, la reapertura parcial de las tres refinerías suizas que habían cerrado hace unas semanas, además de la reanudación de la actividad en las refinerías de China y el reconocimiento por parte de los gobiernos de Sudáfrica, Australia y Canadá, de la actividad de la Rand Refinery, la Perth Mint y la Royal Canadian Mint como esencial, ha aliviado la presión sobre el suministro de metal. El problema ahora está en la logística.

Fuente Oro Informacion