Chile (EPatagonicas) 02 de Junio. – El Sernageomin está analizando cada quebrada y cuenca hidrográfica del país , para detectar la presencia y concentración de 59 elementos químicos en la superficie. El mapa sirve de base para decisiones sobre salud pública, ordenamiento territorial y exploración minera, y constituye una Línea de Base Ambiental que describe los suelos y sedimentos de manera anterior y posterior a la instalación de actividades humanas y sus impactos.

El Servicio Nacional de Geología y Minería (Sernageomin), principal organismo productor de información geocientífica del país, dio a conocer resultados del Primer Mapa Geoquímico de Chile, mediante el cual el Estado se encuentra dotando al país de una línea de base ambiental fina sobre las condiciones químicas del territorio, de manera anterior y posterior a la instalación de actividades humanas. Los primeros mapas corresponden a las “cartas” de Arica, Iquique y Pisagua, y ya hay resultados de las zonas de Vallenar y La Serena. Entre los 59 elementos incluidos en el mapa, se evidencia la presencia y concentración de minerales como el oro, el hierro y el cobre, pero también a los llamados ‘metales pesados’.

“La importancia de este mapa geoquímico es que permite usos muy diferentes y amplios. Por ejemplo, es útil para decisiones de salud pública, medioambiente y gestión de ciudades, por todo lo que se relaciona con la necesidad de generar normas secundarias de calidad de suelos o la posible instalación de plantas de tratamiento terciario de agua; también sirve a la exploración minera, porque da un primer indicio para investigaciones más avanzadas, desde la geofísica o los sondajes; y además es útil para el ordenamiento territorial, porque define potenciales vocaciones productivas del suelo y el subsuelo. Este mapa representa una línea de base ambiental, que caracteriza al territorio. Es un gran aporte para los organismos públicos, las empresas, las universidades y la ciudadanía”, comentó el director nacional del Sernageomin, Rodrigo Álvarez Seguel.

Por su parte, el jefe de la Unidad de Geoquímica del Sernageomin y doctor en Ciencias de la Universidad de Chile, Juan Pablo Lacassie, explicó que “este mapa se elabora sobre la base de muestras de superficie, de los primeros 30 centímetros del suelo. En esta primera fase, el Mapa Geoquímico comprende la elaboración de 12 “cartas” que cubrirán al territorio nacional de la Cordillera de la Costa y la Depresión Intermedia entre las regiones de Arica y Parinacota y la de Coquimbo. Arica, Iquique y Pisaguason las zonas que primero disponen de estos mapas, mientras que las cartas de La Serena y Vallenar se encuentran en edición”.

El primer Mapa Geoquímico de Chile (ideado en 2009) se está realizando a una escala de 1 es a 250 mil; o sea, un centímetro en el mapa representa 2 kilómetros y medio en la realidad. Cada una de estas “cartas” refleja a una superficie de 130 kilómetros de largo por 100 kilómetros de ancho.

Un solo mapa tiene un costo de 260 millones de pesos, incluyendo todo el proceso, desde el traslado de equipos de profesionales para la toma de muestras en terreno, hasta el análisis en laboratorio y la elaboración e impresión de cartografías. A este respecto, según un estudio dado a conocer en días recientes por la Pontificia Universidad Católica de Chile (PUC), se estima que cada dólar invertido en la generación de información geocientífica, implica un retorno de 11 dólares para la economía del país.