Catamarca (EP), 15 de Sept 2022. La empresa productora de litio presentó su Informe de Sostenibilidad a través del cual informó que tiene como objetivo alcanzar una capacidad de producción de 100.000 toneladas de carbonato de litio para fines de 2030 en Argentina. Además, detalló el progreso de la compañía respecto a la producción responsable a través de su enfoque en la protección del medioambiente, la responsabilidad social y la transparencia.

Bajo el lema “Crecer Responsablemente”, Livent presentó su Informe de Sostenibilidad en donde detalló que tiene como objetivo alcanzar una capacidad de producción de 100.000 toneladas de carbonato de litio para fines de 2030 en Argentina. Además, la compañía planea duplicar su capacidad de producción de hidróxido de litio para llegar a las 55.000 toneladas y potencialmente a las 90.000 para fines de 2025 a través de la adquisición de la totalidad de Nemaska Lithium Inc.

Desde la empresa plantearon que para lograr estos objetivos será necesario asegurar el éxito en sus proyectos de expansión. Por esto, en mayo de 2021 reanudaron la iniciativa destinada a ampliar la capacidad de producción de carbonato de litio en su planta de extracción y fabricación ubicada en Fénix, la cual sumará 20.000 toneladas a la capacidad actual, y se realizará en dos fases iguales que añadirán 10.000 toneladas cada una.

A su vez, a principios de 2022 también anunciaron el comienzo de la ingeniería para una segunda expansión con el objetivo de seguir ampliando la producción, lo que permitirá aumentar la capacidad en otras 30.000 toneladas para finales de 2025. Frente a esto, prevén que una tercera expansión, en el Salar del Hombre Muerto, sumaría otras 30.000 toneladas.

Asimismo, en el informe presentado la compañía dio a conocer los resultados obtenidos en cuanto a los objetivos que se habían fijado para 2021 que se vinculan a las metas para 2030 y 2040 relacionadas al medioambiente, a la transparencia y a la responsabilidad social.

Metas de sostenibilidad

La empresa se había fijado como objetivo una reducción significativa de las intensidades en sus operaciones, la transición hacia un mix energético con 30% de energías renovables y el logro de la neutralidad global del carbono para 2040 (Alcance 1, 2 y 3). Es por esto que desde Livent exhibieron cuál es el impacto real que tienen sus productos como soluciones contra el cambio climático e indicaron que estos “son indispensables en múltiples aplicaciones e industrias, particularmente en las que están haciendo posible el desarrollo de soluciones a gran escala para combatir el cambio climático y promover la descarbonización global”.

En este sentido, dieron a conocer que el hidróxido de litio, el carbonato de litio, el litio metálico y el butilitio resultan fundamentales para la producción de baterías de larga duración que se utilizan en los autos eléctricos, para la fabricación de aleaciones que permiten mejorar la eficiencia en el uso de combustible de las aplicaciones aeroespaciales. También para la creación de cadenas de polímeros y como insumo para los neumáticos de caucho “verdes”, que mejoran la eficiencia en el uso de combustible y/o de las baterías

Ante este panorama, el presidente y director ejecutivo de Livent, Paul Graves, explicó “creemos que el litio seguirá desempeñando un papel importante en la descarbonización y el cambio hacia la electrificación. Con la urgencia de encontrar soluciones al cambio climático, nuestro Informe de Sostenibilidad 2021 subraya la necesidad crítica de que la industria del litio satisfaga responsablemente la creciente demanda de litio”.

Frente a esto, desde Livent emprendieron distintas acciones ligadas al medioambiente que tienen como meta reducir 30% la intensidad de los gases de efecto invernadero (GEI). Por eso desarrollaron un marco operativo que incluyó datos clave y un plan de operaciones de alto nivel a fin de reducir las intensidades.

Asimismo, comenzaron a trabajar en el inventario global de GEI de Alcance 3 con la intención de publicar su huella global de GEI en futuros informes. También, iniciaron los trabajos para participar en la iniciativa “Race to Zero” (Carrera hacia cero), la Ambición Empresarial por 1,5 °C y la “Iniciativa de Objetivos Basados en la Ciencia” (SBTi).

Junto a una empresa de geología y el gobierno de Catamarca se encuentran aplicando un enfoque integral para monitorear y modelar distintos parámetros con el objetivo de garantizar un uso sostenible del agua en el Salar del Hombre Muerto.

Como parte de sus proyectos de expansión en Argentina empezaron con los trabajos de ingeniería para la aplicación de nuevas tecnologías que permiten optimizar el reciclaje y la reutilización del agua, eliminando la necesidad de utilizar agua dulce adicional para la segunda expansión en el país.

Graves se refirió al trabajo que realizó la empresa durante estos meses y sostuvo “la sostenibilidad es y seguirá siendo una prioridad absoluta para Livent a medida que nos acercamos a los hitos clave de implementación en nuestros proyectos actuales de expansión de la capacidad y avanzamos en nuestras expansiones recientemente anunciadas”.

También sumó “paralelamente al impulso de nuestras iniciativas de crecimiento, nuestros equipos están trabajando intensamente para dar los pasos necesarios para alcanzar nuestros objetivos ESG para 2030 y 2040. Este doble enfoque refleja nuestra convicción de que es imperativo -y alcanzable- ampliar la producción de litio de forma sostenible”.

Proyecto de expansión

Frente a la necesidad de llevar adelante los proyectos de expansión a fin de aumentar la capacidad de producción y cumplir con los objetivos propuestos a largo plazo, desde la empresa informaron que mejoraron los procesos actuales de extracción directa de litio (DLE) y de fabricación mediante la aplicación de nuevas tecnologías que permiten optimizar el reciclaje y la reutilización del agua, sin necesidad de utilizar agua dulce adicional.

Esto se liga con otro de los propósitos que tienen desde Livent que se trata de reducir la intensidad del agua entre 10% y 30% en todas sus operaciones para 2030 y continuar liderando esfuerzos colectivos que promuevan el uso sostenible del agua, las operaciones responsables y la biodiversidad en el Salar del Hombre Muerto y las zonas aledañas.

Responsabilidad social empresarial

Como parte de su Programa de Relaciones Comunitarias en Argentina, la compañía llevó a cabo varias actividades e iniciativas para promover el desarrollo de las comunidades que habitan en las zonas cercanas a sus plantas de producción.

Esto incluyó el financiamiento de varios proyectos a través del Fideicomiso de Infraestructura de Argentina. Para esto destinaron USD 429.000 al Programa de Relaciones Comunitarias (RC) en Catamarca a fin de brindar apoyo en las áreas de salud, nutrición, educación, capacitación, calidad de vida, acción por el clima, desarrollo local y empleo.

También USD 103,8 millones para gastos de capital en Argentina para impulsar la economía local y nacional y USD 2,8 millones para Fideicomiso de Infraestructura de Argentina destinados a proyectos en beneficio de la comunidad.

De igual forma, asistieron a las comunidades locales a través de donaciones para mejorar el transporte local y el acceso a los insumos y la atención médica. Y llevaron a cabo programas de voluntariado y de mentorías junto a sus empleados e invirtieron cerca de USD 53.000 dólares en becas estudiantiles.

Desde Livent crearon 162 puestos de trabajo alineados con su nueva Política de Empleo Local, que prioriza la generación de empleo en la región al momento de contratar proveedores.

Por esto, el vicepresidente de Asuntos Públicos y Comunicaciones Globales de Livent, Juan Carlos Cruz, aseveró “creemos que para que nos vaya bien a nosotros, también le debe ir bien a nuestras comunidades. Nuestro propósito es defender, proteger y promover los derechos humanos en todo el mundo y tener un impacto positivo en las comunidades donde operamos”.

Fuente https://econojournal.com.ar/

Fotografía LOS ANDES