Mendoza (EP) 13 de Agosto. – Se trata de Hierro Indio, que no tiene objeciones de la Ley 7722. La UCR se lo rechazó en 2014 a Francisco Pérez.

El gobierno de Alfredo Cornejo presentará este mes en la Legislatura el primer proyecto minero metalífero de la actual gestión, que cumple con los requisitos de la ley 7.722, llamada “antiminera”. Se trata de Hierro Indio, un viejo proyecto que quiso impulsar el antecesor del mandatario radical, Francisco Pérez, pero no tuvo el visto bueno de los legisladores.

El proyecto, con el que se calcula que podrían extraerse 100.000 toneladas por año de hierro y así cubrir un tercio de lo que importa el país de este mineral, debe entrar primero en su fase de exploración, para lo que en el Poder Ejecutivo -entre el ministerio de Energía y la subsecretaría de Ambiente- ya tienen casi lista la Declaración de Impacto Ambiental (DIA), herramienta imprescindible para avanzar.

Humberto Mingorance, secretario de Ambiente, informó que la DIA ya está en fase final. “Tenemos el dictamen técnico y el sectorial y lo estamos revisando de punta a punta”, le dijo a Los Andes.

Además, especificó que están también elaborando “la estrategia que vamos a implementar para la presentación de esta DIA que tiene que ver con la actividad minera metalífera. Igual es necesario dejar en claro que no se utiliza agua ni sustancias químicas en este tipo de proyecto, sino que se extrae el mineral a través de imantación”, aclaró.

Respecto a un posible “oportunismo electoral” por la reacción o impacto que podría llegar a tener este proyecto en el humor social, Mingorance destacó que “no hay nada que marque el ritmo en términos electorales. Nosotros avanzamos en políticas sin mezquindades, es lo que le pedimos al justicialismo con las obras de las que necesitamos financiamiento. Las cosas que hay que hacer y corresponden, se hacen, pero no hay oportunismo electoral”.

En el Ejecutivo consideran que han elaborado un buen proyecto, que incluso no deja ningún cabo suelto teniendo en cuenta que la minería es un tema que “espanta” a muchos mendocinos por el posible daño ambiental y la controversial ley 7722 cada vez que suena un proyecto.

Incluso Hierro Indio tiene un antecedente que no dejó buenos recuerdos. Fue en 2014 cuando la iniciativa impulsada por el peronismo (en ese entonces en el Gobierno) terminó archivada por “falta de informes” del Instituto Argentino de Nivología y Ciencias Ambientales (Ianigla).

“La empresa (Hierro Indio SA) ya presentó los papeles para un nuevo estudio de Declaración de Impacto Ambiental (DIA), más detallado, y reforzando aspectos que no se habían tenido en cuenta hace algunos años”, le aseguraron a este diario ahora desde el ministerio de Energía.

Optimismo empresario

Teniendo en cuenta la renovada intención del Gobierno de acelerar el proyecto, Los Andes dialogó con el presidente de la empresa Hierro Indio S.A, Guilllermo Re Küll, quien recordó que lo que se estudiará en la Legislatura será solamente la etapa de exploración, y que se trata de un paso “en el que se calculan los gastos y hay contratación de personal para realizar dichas tareas”.

El empresario expresó en que Hierro Indio, si bien fue una mina que ya estuvo produciendo entre 1930 y 1972, los estudios “no se han actualizado en cuanto a potencial y volumen. La idea es explorar durante un par de temporadas para determinar el volumen de la explotación”.

También señaló, en base al largo y ajetreado camino que ha tenido que recorrer el proyecto, que han habido distintas áreas involucradas en todo el proceso, y que el Ejecutivo “no tiene objeciones porque está todo cumplimentado. Creo que hay voluntad de ambos partidos mayoritarios de avanzar en la minería por el empleo (que genera), en los desarrollos regionales en la provincia”. Y agregó que Malargüe (donde se sitúa el yacimiento) “no es un departamento con desarrollos vitivinícolas de importancia, por lo que el municipios y la provincia deberían verse beneficiados” con la puesta en marcha del proyecto.

“La idea era reemplazar importación de hierro en Argentina hasta llegar al 100%. Con este proyecto se puede reemplazar un tercio, sería algo muy bueno”, finalizó Re Küll.

También legislativo

Para saber qué se espera en la Legislatura, Los Andes rescató una serie de consultas que se hicieron este año a senadores de distintos partidos políticos. La mayoría coincidió que necesariamente hay que estudiar el proyecto y su Declaración de Impacto Ambiental, pero si está todo correcto, no votarán de manera negativa.

Desde el radicalismo indicaron que aprobarán el proyecto en cuanto se presente, teniendo en cuenta que en 2014 “estuvo lleno de errores, y no ocurrirá lo mismo en este caso”.

En tanto, en el peronismo algunos legisladores son más propensos que otros para aprobar el proyecto, pero se entiende que acompañarán también si no hay errores en la DIA.

En Protectora, en tanto, comentaron que “no se deben cometer errores que ya se realizaron en el pasado y no tenemos por qué ser fanáticos. Si cumple con la 7722 se acompañará”.

Por último, sí se espera el rechazo de los legisladores Frente de Izquierda, ya que manifestaron que más allá de que se tengan que despejar dudas en el ámbito científico, “también es necesaria la licencia social, y por ahora no la hay” en materia de minería.

Cronología

1935-1973. La mina de Malargüe estuvo activa durante casi 40 años.

  1. La oposición radical en Diputados rechazó y archivó el proyecto minero. La iniciativa era impulsada por el Gobierno de Francisco Pérez (PJ). La oposición objetó que faltaban “dictámenes sectoriales sobre cuencas hídricas de San Rafael y General Alvear y el análisis del Ianiglia sobre áreas glaciares y periglaciares”.
  2. Ahora esos estudios fueron realizados y el proyecto será enviado a la Legislatura por el Gobierno. De aprobarse, sería la primera inversión en minería metalífera en concretarse tras la ley 7722.

Fuente: Los Andes