Mendoza (EP), 20 de junio 2022. Rodolfo Suarez participó de un desayuno de trabajo con los representantes de la empresa Clean Earth Technologies.

A poco de cerrar la gira que lo llevó a Toronto, Canadá, a la feria minera más importante del mundo, el gobernador Rodolfo Suarez anunció que para el mes de agosto recibirá aquí, en Mendoza, a los representantes de una firma especializada en minería sustentable, que se ha mostrado interesada en explotar oro sin el uso de cianuro; y, a la vez, ha extendido su mirada hacia el yacimiento de sales de potasio (el mismo para el que la Provincia busca un socio que ayude a explotarlo y que ha motivado, precisamente, el viaje a Norteamérica). Para ambos casos (ya sea para la explotación del oro como para la extracción de potasio), la compañía está ofreciendo aplicar un método que requiere mínimos de agua, especialmente, no dulce, y desprovisto de las sustancias prohibidas en Mendoza para la minería metalífera, como los mencionados cianuro y mercurio.

Los dichos de Suarez confirman lo publicado por este diario el 1 de abril del 2021. Bajo el título “Oro sin cianuro y una idea local para explotar la mina de potasio”, allí se daba cuenta de los contactos más o menos reservados que un grupo de pymes estaba teniendo con el gobierno de Suarez para avanzar en los novedosos métodos de explotación minera que en Mendoza, particularmente, tienen un atractivo especial porque no entran en conflicto ni colisionan con la Ley Antiminera, la 7.722. Se sabe que la vigencia de la norma y el particular alboroto social que se provoca cada vez que se habla de algún proyecto minero en la provincia han paralizado a la gestión de Suarez. Y, para ser justos, todos los gobiernos mendocinos desde el 2011 en adelante, diez años atrás, han decidido no innovar y preferir la inmovilidad en el asunto, antes que ser cascoteados por revoltosos.

Este miércoles, en Toronto, Suarez, los ministros Enrique Vaquié, de Economía, y Víctor Ibañez, de Gobierno, con Emilio Guiñazú el director de Potasio Río Colorado, se reunieron con Kevin Fell y Paul Kelly, ambos representantes de Clean Earth Technologies, la empresa australiana que ha patentado en el mundo la extracción de oro por medio de métodos limpios, “sin el uso de sustancias tóxicas”.

Ese encuentro comenzó a gestarse en el comienzo del 2021, cuando EKOM (una firma que conformaron la mendocina Frimont, especializada en refrigeración y procesos industriales con la bonaerense Ennsight, experta en desarrollo de minería sustentable) acercó al gobierno de Suarez el método de los australianos. En la operación también se vio involucrada otra empresa, Clean Mining, que es a su vez parte del grupo Clean Earth Technologies. Para la reunión en Mendoza, se cree que todos serán parte: los australianos referentes del grupo, con la mendocina y la bonaerense a la que se sumará Clean Mining, que, a su vez, es la que cuenta con la autorización de comercialización de la nueva tecnología que remplaza al oro y al cianuro.

En verdad, los australianos lograron producir un reagente no tóxico a través de la Agencia de Investigación Científica de Australia. Además, el método garantiza “un proceso más seguro y sostenible sin derrames ni exposición a sustancias químicas peligrosas”, según lo que le habrían explicado a Suarez en la reunión. En la edición digital del 20 de diciembre del 2021, la revista MiningPress dio cuenta del procedimiento que ofrecen para explotar oro limpio en Mendoza: “La solución se basa en tiosulfato, pero también contiene otros componentes, como oxidantes, catalizadores y buffers que lo hacen aplicable a una amplia gama de menas. El compuesto disuelve el oro de los minerales (el oro no recuperado por gravedad) a tasas similares al uso del cianuro, pero en este caso es seguro y reduce los impactos ambientales”.

Si bien el encuentro de agosto en Mendoza está previsto para hablar de los yacimientos de oro, los australianos y sus socios argentinos (las pymes mendocina y bonaerense), tienen previsto interesar a la Provincia sobre una propuesta concreta para la mina de potasio. Se desconoce si el grupo tiene intenciones de asociarse al emprendimiento o bien lo que le interesa es comercializar el método de explotación. Pero sí está garantizado el interés.

Para este caso, los representantes de EKOM están convencidos de que el método propuesto destrabaría buena parte de los inconvenientes que ha demostrado tener la explotación de la mina en Malargüe. Se trata de reducir la huella ambiental del proyecto y una notoria reducción de costos, al lograr la precipitación por enfriamiento del cloruro de potasio, que es el producto de interés comercial. En tanto que el cloruro de sodio “permanece disuelto en la salmuera que se retorna al pozo para disolver y captar en forma selectiva más potasio en un nuevo ciclo”, describieron Sergio Devaux de Ennsight y Omar Escalante de Frimont (ambos conforman EKOM) en una publicación especializada días atrás. Y, además, en el artículo, se ocupan de un asunto tabú y sensible para Mendoza, el del agua, un punto que podría hacerles ganar varios escalones. Dicen: “Este proceso minimiza el uso del agua en cada ciclo de inyección y extracción, no produce residuos sólidos complicados de transportar y almacenar y reduce significativamente el uso de gas porque no existe evaporación de salmuera”.

Fuente Elsol.com.ar

Fotografía Infobae