Neuquén (EPatagonicas) 23 de Junio. – Varios jugadores de peso salieron a buscar proyectos verdes (viables) para poder entrar en la licitación nacional de Energías Renovables. Neuquén consiguió buenas respuestas y elige socios para 200 MW eólicos. Genneia, operadora de un parque en Chubut, busca desembarcar en Neuquén.

La alegría era inocultable. El esquema pensado para convocar socios tuvo el efecto esperado. Los vientos neuquinos fueron un imán para jugadores de primera en el sector renovable, algo que no había ocurrido antes. Se presentaron compañías con la experiencia y espalda financiera suficiente para subir a Neuquén en la onda verde que promete iniciar el gobierno nacional con el plan RenovAr.

La provincia recibió siete ofertas para los tres parques eólicos que alistó y con los que busca tomar parte del cupo de los 1.000 MW de energía renovable que se licitarán en el corto plazo.

Los empresas que dejaron por escrito sus propuestas de asociación fueron cuatro. Genneia (la principal firma del rubro en el país), Corredor Americano (del grupo Eurnekian), la local SIMA (que se presentó asociada con Petroquímica Comodoro Rivadavia) y Edvsa (de la familia Nunci). Además de acercar una oferta de asociación, los interesados tuvieron que acreditar una garantía de mantenimiento de oferta de un millones de dólares, un requisito elevado para una instancia de este tipo.

En el camino quedó la multinacional norteamericana General Electric que retiró carpetas con información confidencial de los parques que preparó la agencia de inversiones de la provincia (ADI-NQN), que tiene a su favor la mayoría de las áreas eólicas de provincia, muchas de ellas revertidas. Los estadounidenses, que firmaron una asociación con YPF para un desarrollo térmico en Tucumán (ver página 6), optaron por no avanzar en esta primera convocatoria.

Desde el gobierno provincial se mostraron muy conformes por las respuestas obtenidas y aseguraron que se trató de un proceso exigente con elevados requisitos que permitió limpiar la compulsa de actores vinculados a la especulación.

También trascendió que en el modelo asociativo que propuso la ADI-NQN tuvo una presencia determinante la pluma del ministro de Economía provincial, Norberto Bruno, quien trabajó varios años en Edersa e YPF y conoce el negocio energético.

Según pudo averiguar “Río Negro Energía” las expectativas de la Provincia fueron ampliamente superadas con las propuestas. Localmente se esperaba un piso de participación del 5%, pero algunos de los oferentes elevaron el compromiso hasta tres veces por encima de las expectativas e incluso hubo propuestas del 17% de asociación.

El esquema es sencillo. La ADI-NQN pone las áreas con sus mediciones y permisos de explotación, mientras que los socios aportan los avales de inversión y los credenciales de experiencia. Juntos se presentan a la subasta que lanzó el gobierno nacional y si consiguen tomar una parte de la potencia licitada, durante los primeros meses de 2017 comenzaría el movimiento.

Nación extendió los plazos iniciales del proceso denominado RenovAr con que licitará 1.000 MW renovables (600 de ellos serán eólicos) por lo que la selección de socios que realizará Neuquén podría demorar algunos días más de lo previsto. Las licitaciones del gobierno nacional, también con elevados requisitos para los interesados, propone contratos con Cammesa por 20 años, apoyados en una doble garantía del Foder y el Banco Mundial.

Genneia

Es la principal firma del sector en el país. Está controlada por Jorge y Jorge Pablo Brito, Delfín Carballo y Fintech Energy. La otra mitad la tiene el fondo de inversión PointState Argentum.

Corredor Americano

Tiene el respaldo del grupo Eurnekian (que ganó Chihuido), pero no credenciales en renovables. Su última obra, la autopista Pilar-Pergamino, fue rescindida de mutuo acuerdo.

Sima-PCR

Es una de las principales empresas de servicios petroleros y pertenece a la familia Manfio. Adquirió Invap Ingeniería, firma dedicada a la fabricación de molinos eólicos.

Edvsa

La compañía de la familia Nunci, surgida en la región, viene del sector eléctrico y con un gran reconocimiento en la industria petrolera. Busca diversificar sus negocios.

En dólares

u$s 400 millones es la inversión que llegaría a la provincia si consiguen licitar los 200 MW de los parques propios.

u$s 1 millón fue la garantía de oferta que exigió la provincia a los interesados en asociarse.

u$s 70 es el precio de corte por MW eólico que algunos jugadores del mercado especulan para la licitación. El doble de lo que pagó Perú en la última ronda.

Diario Rio Negro