San Juan (EP) 09 de Dic. – Habrá nuevo valle de lixiviación, línea eléctrica y pista de aterrizaje.

Por la ampliación de la mina Veladero, en Iglesia, con el objetivo de extender la vida útil del emprendimiento por lo menos hasta el 2030, en la actualidad están trabajando 1.478 personas en un nuevo valle de lixiviación, un tendido eléctrico y una pista de aterrizaje. Pero en enero la mano de obra se acrecentará un 58% porque pasarán a ser 2.338 personas. El dato se conoció durante una visita que DIARIO DE CUYO hizo al emprendimiento días atrás. En las tareas que se están llevando adelante se calcula una inversión que ronda los 191,6 millones de dólares.

En una reunión de trabajo realizada en el campamento Los Amarillos, donde duermen y comen los trabajadores, el gerente de Proyectos de Veladero, Marcelo Fernández, dijo que quieren tener listo el valle de lixiviación para junio del 2020, anticipándose al plan original, que era noviembre del año próximo. Para mitad del año próximo también piensan tener operando el nuevo tendido eléctrico que reemplazará el uso del diesel para alimentar los generadores. Y la pista habilitada para aviones de mediano porte se calcula que estará terminada para abril.

El frente de obras que se lleva adelante es la confirmación del anticipo que hizo en julio el presidente y CEO de Barrick, Mark Bristow, en el Teatro del Bicentenario, cuando anunció la intención de ampliar la vida útil de la mina, que operan en conjunto la canadiense Barrick y la china Shandong Gold.

El valle de lixiviación es el sector donde se deposita la roca para ser lixiviada y extraer el oro. Pero el problema fue que el valle actual, de unos 100.000 m2, ha quedado chico para que la mina continúe operando. Por eso hizo falta encarar la llamada Fase 6 del proyecto, que incluye un nuevo valle de unos 19.000 m2. Todo esto pensando en una vida útil de la mina calculada hasta el 2030.

A diferencia del primer valle que tenía, por ejemplo, dos membranas, el nuevo tiene 3 capas de un material plástico flexible, de unos 2 mm de espesor cada una. La idea es darle mayor seguridad porque incluye también todo un sistema de controles para evitar cualquier riesgo de fuga de los líquidos. Además está contemplado cualquier peligro que puedan generar los movimientos sísmicos. El diseño y construcción es similar a la de una presa hidráulica, resistente a cualquier evento que se pueda presentar, con la aprobación del Instituto Nacional de Prevención Sísmica (Inpres). El sistema incluye instrumentos y sistemas de auscultación para el caso de un movimiento telúrico, que mide por ejemplo el desplazamiento que se pueda presentar en el paredón de la construcción.

Según explicó Jorge Mira, encargado del proyecto, el tendido de la nueva línea eléctrica tiene el propósito de reemplazar el uso del diesel para la generación de la energía. Actualmente en Veladero hay un sistema de 25 generadores, aunque no todos funcionan simultáneamente. El consumo actual es de unos 200 litros de gasoil por hora y con el reemplazo por energía eléctrica el ahorro será de un 20%. Con el tendido también está proyectado abastecer el proyecto Lama, cuando se ponga en marcha.

La idea de la pista aérea, que estará ubicada en la zona del Río Zancarrón, es tener una vía más de conectividad con San Juan para el manejo de cualquier contingencia, como puede ser un accidente de alguno de los trabajadores, y para que los líderes de la mina estén más tiempo en el lugar, según la intención de la conducción del emprendimiento. Además, la pista podrá servir en el futuro no sólo para Veladero sino para cualquier proyecto en el llamado Cinturón del Indio.

De lo que se conoce como la Fase 6 del proyecto, el avance de obra física a la fecha es de aproximadamente el 40%. Y entre las principales tareas llevadas adelante están el movimiento de suelos en la zona del valle de lixiviación, y la conclusión de la instalación de camisas del sistema de monitoreo.

La actividad en Veladero es constante al punto que la extracción de rocas e hace durante las 24 horas del día, todos los días del año.

El valle de lixiviación

En la construcción del nuevo valle, que tiene un costo estimado en los 145 millones de dólares, trabajan en la actualidad 992 personas, pero en enero serán 1.440. Incluye toda una serie de mejoras en cuanto a la seguridad, como por ejemplo un sistema de protecciones especiales para las bombas que mueven los líquidos. Es que en el invierno las temperaturas pueden llegar a los -20º C y en verano a los 20. Y al expandirse y contraerse los materiales se pueden romper.

El tendido eléctrico

En este proyecto se aprovecha que, con motivo del emprendimiento Pascua-Lama, por ahora desactivado, se había construido un tendido de 135 kilómetros desde Chile, desde la Estación Punta Colorada, que nunca habían sido utilizados. Lo que se está completando ahora son unos 14 kilómetros hasta la Subestación Lama, y luego se conectará con Veladero.

Esta obra está calculada en los 40 millones de dólares y ocupará 730 trabajadores.

La pista de aterrizaje

Estará ubicada en la zona del río Zancarrón, a 40 minutos de Veladero. En el proyecto se tuvieron en cuenta las características geomorfológicas del terreno, la presencia de vientos, existencia de nieve en invierno, formación de hielo, existencia de vegas y la altitud. Y servirá para evacuar un trabajador herido, ante la eventualidad de que el camino pueda estar bloqueado. La pista tendrá 1.500 metros de extensión y la quieren tener operando en abril del 2020. Trabajarán 168 personas.

Mayor empleo y firmas locales

La intención en la conducción de Veladero es incrementar la participación de la mano de obra sanjuanina en la operación y ampliación de la mina. Y también que haya mayor cantidad de firmas locales. Por ejemplo están trabajando en modularizar las tareas para que las tareas que se prevén para el futuro se puedan licitar con empresas de la provincia. Como en el caso de la fabricación de módulos del sistema bombeo de solución rica, fabricación de módulos de irrigación de pilas de lixiviación, sistema de monitoreo y de recuperación y en el armado de la sala eléctrica y canalizaciones.

En la actualidad, el 75% del personal en las tareas de ampliación es de la provincia.

“La idea es que donde haya capacidad en empresas sanjuaninas las apoyemos para que se desarrollen”, dijo Marcelo Fernández.

En todo lo que es fabricación de componentes metálicos, un 70% está confeccionado en San Juan. Un ejemplo es el caso de la empresa Servicios Industriales, que está fabricando los filtros para para el nuevo valle de lixiviación, según contó el gerente de la firma, Antonio Ricardo Sirvente.

Todo había sido un pedido del Gobierno sanjuanino.

https://www.diariodecuyo.com.ar/