Punta Arenas Chile (EP) 24 de Sept. – Preocupación en diversos sectores productivos de la Región de Magallanes.

La empresa comenzó a notificar a los trabajadores de esta decisión considerando que los frentes de acción están cada vez más acotados.

Dirigentes sindicales de Mina Invierno anunciaron que fueron notificados por la gerencia del inicio de despidos en esta empresa, previstos ya para noviembre próximo. Esto en caso que no haya una pronta respuesta de las autoridades ambientales a la solicitud de revertir la exigencia de estudios para el uso de tronaduras, cuyo uso no ha sido autorizado hasta ahora por el Servicio de Evaluación Ambiental, tal y como demanda la compañía.

“En reuniones con la gerencia general se nos indicó que si en dos meses no hubiera una aprobación, comenzarían las desvinculaciones de la empresa, por eso es la urgencia y presión del tema. Nosotros pusimos la próxima semana como plazo para saber si habrá una solución real”, dijo a Emol el presidente del Sindicato PSM1 de Mina Invierno, Jorge Espinoza.

El representante de los trabajadores apunta a que los sectores en los que se está trabajando son cada vez más acotados. “Estamos preocupados por ese tema, pues los equipos no están rindiendo al 100% y en dos meses avanzaríamos a otro sector donde no se justificaría el personal que hay ahora, eso lo podemos verificar nosotros mismos en terreno”.

Noviembre

Según explicaron los dirigentes sindicales, el mes de noviembre es clave pues se trata de la fecha prevista para el inicio de una negociación reglada entre la empresa y sus contratistas, lo cual resulta imposible si antes no se conoce si las tronaduras serán finalmente aprobadas o no por la autoridad ambiental, como ha demandado urgentemente la empresa durante los últimos meses.

Tensa situación

Los trabajadores de la empresa realizaron el 1 de agosto una marcha por el centro de Punta Arenas en demanda de la aprobación del uso de tronaduras por la autoridad ambiental, algo que hasta ahora no se ha materializado, a pesar de las constantes amenazas de nuevas manifestaciones.

La difícil situación de la empresa se originó el 11 de enero cuando la Comisión Ambiental del Gobierno Regional exigió a la compañía la realización de un estudio de impacto ambiental para la realización de tronaduras, situación que esta compañía rechazó y ante lo cual demandó la revisión de la medida ante el Servicio de Evaluación Ambiental. El organismo tiene la facultad de revertir esta decisión o, incluso, enviar nuevamente los antecedentes al Gobierno Regional para que sea éste quien decida.

Gentileza El Pingüino