Salta (EPatagonicas) 25 de Agosto. – La perlita es un mineral poco conocido a nivel social, pero altamente valorado en la industria. En Argentina, la producción se encuentra concentrada mayormente en la provincia de Salta, donde se ha constituido en uno de los minerales con mejor comportamiento en el terreno de las exportaciones. También existen yacimientos en Mendoza, Jujuy, Catamarca, Chubut, Río Negro y Santa Cruz.

Este mineral de origen volcánico permite obtener vidrios naturales hidratados, y posee interesantes características físicas y químicas, como así también propiedades muy útiles para diversos usos. En Salta existen yacimientos que se destacan por la calidad y cantidad del recurso, principalmente en las cercanías de San Antonio de los Cobres, como por ejemplo Rupasca, La Ramada, El Quevar y Quirón.

De acuerdo a los datos de la Secretaría de Minería de Salta, en 2006 la producción superó las 25 mil toneladas y casi 3 mil toneladas fueron derivadas a la exportación, siendo Brasil y Chile los destinos principales. La producción de perlita viene en ascenso desde el inicio del siglo XXI, y en el marco de un contexto de crecimiento de los precios a nivel internacional todo indica que la tendencia debería mantenerse e incluso agudizarse si todas las variables confluyen.

La producción de perlita en Salta tiene su origen en las canteras Taurus y Anfitrite del Complejo Volcánico Quevar, que conocemos a partir de un trabajo publicado por el Dr. Bernabé J. Quartino en 1971. Sobre la ladera sur de dicho volcán se hallan los depósitos de perlita de mayor riqueza, en lo que se ha dado en llamar distrito Quirón. La variedad verde es la dominante, aunque también es posible encontrar perlita de tono gris, blanco-rosado y rojo.

Por otro lado, los historiadores de la minería salteña destacan la figura de Joaquín von Schwanebach como uno de los principales impulsores de la producción de perlita en la provincia norteña. Actualmente se considera a La Ramada como el yacimiento mejor ubicado, ya que se posiciona a solamente 15 kilómetros de San Antonio de los Cobres. El material extraído es trasladado mayormente a Tucumán, donde se realiza el proceso de expansión en hornos especiales. La mitad de los usos de este mineral se relacionan con la construcción, pero a su vez existe casi un centenar de otras aplicaciones en múltiples terrenos.

Importancia y usos en la industria

¿Por qué la perlita es tan valorada? Al calentarse a una temperatura que oscila entre los 800º C y 900º C, este mineral logra aumentar hasta veinte veces su tamaño gracias a la gran cantidad de agua que se encuentra en su interior. Además de esta capacidad para modificar su estructura, posee una importante resistencia a la erosión, es posible reciclarlo y presenta un escaso peso, ya que por ejemplo es quince veces más liviano que la arena.

Todas estas condiciones permiten que la perlita encuentre un lugar trascendente dentro de la industria de la construcción para el desarrollo de cementos livianos, mayormente en caso de la variedad extendida. Como aislante térmico y acústico presenta grandes ventajas, con un rendimiento superlativo con relación a otros materiales. Por ejemplo, un aislamiento térmico compuesto por 10 centímetros de perlita posee la misma eficacia que una pared de más de un metro de hormigón. En consecuencia, el empleo de la perlita extendida para el aislamiento en edificios permite un importante ahorro energético y reduce hasta en un 80% la recepción de sonido en los interiores.

También se aplica en el campo de la industria agrícola, específicamente para disminuir la firmeza de los suelos y propiciar un mayor drenaje de agua, incrementando a su vez la retención de humedad. Ha encontrado aplicación además en este sector dentro de la producción de plantas de semilla y para el almacenamiento de materiales vegetales. En el caso de la variedad molida, la perlita resulta eficaz como filtrante en la industria de la producción de bebidas.

Escenario mundial y proyectos en Argentina

A nivel internacional, la producción de perlita es liderada por Estados Unidos, Grecia, Japón, Turquía, Hungría, Italia, México, Armenia y Eslovaquia. Salta concentra el 90% de las empresas que producen este mineral en Argentina, aunque existen yacimientos en Mendoza, Jujuy, Catamarca, Chubut, Río Negro y Santa Cruz. Precisamente en esta última provincia patagónica se han desarrollado estudios a partir de 2008 y 2010 para determinar la factibilidad de la puesta en marcha de nuevos puntos de producción.

En Santa Cruz existe un yacimiento de perlita en el área de la estancia La Magdalena, cerca del ingreso al conocido Bosque Petrificado, en una etapa inicial de desarrollo. Estudios del Servicio Geológico Minero Argentino (Segemar) y de la empresa estatal provincial FOMICRUZ S.E han confirmado la viabilidad comercial de la producción y la calidad del recurso. Incluso se han verificado estos datos con análisis realizados en laboratorios de Estados Unidos.

Asimismo, los expertos del Segemar creen que es muy posible que existan otras áreas potencialmente productivas en el territorio santacruceño, teniendo en cuenta que las condiciones geológicas presentes en La Magdalena se repiten en un área de alrededor de 65.000 kilómetros cuadrados, los cuales coinciden con el denominado Macizo del Deseado. El objetivo final de FOMICRUZ S.E es lograr la industrialización de la producción en Santa Cruz.