La Pampa (EP) 02 de Junio. – “Todos los avances que existieron hasta ahora son legalmente cuestionables, porque nunca se le otorgó participación a La Pampa de las decisiones, a pesar de ser condómina del río Colorado que potencialmente puede verse perjudicado por el depósito de sal que Mendoza quiere alojar a muy pocos kilómetros de distancia”.

De esa forma, el diputado radical Martín Berhongaray cuestionó el avance del proyecto minero y la reactivación que impulsa el gobierno mendocino, modificando las condiciones del emprendimiento aunque por ahora, según funcionarios de esa provincia, “los números no son favorables”.

Potasio Río Colorado alberga un depósito de cloruro de sodio y potasio a una profundidad promedio de 1.000 metros. Inicialmente, la minera Vale planificó un presupuesto de 6.300 millones de dólares, y solo se ejecutó un 30 por ciento. La consultora Hatch, de Canadá, avanza en un estudio de prefactibilidad que estará terminado en menos de un mes.

El gobierno de Mendoza planteó junto a la empresa Vale la reingeniería del proyecto bajando la producción de 4.600.000 toneladas a 1.400.000, aunque la viabilidad del emprendimiento es compleja por el precio del mineral en el mercado internacional, algo que complica la situación junto a la inversión considerable que se precisa.

“Una barbaridad”.

“Es una barbaridad que nuevamente y de forma unilateral hayan modificado las condiciones de ese proyecto minero -para que sea más rentable-, y que no se hagan todos los estudios ambientales que son necesarios para asegurarnos a los pampeanos que no se va a contaminar el río Colorado, y que habrá riesgos con el transporte en tren del cloruro de potasio que va a pasar por La Pampa”, afirmó Berhongaray.

Por otro lado, el legislador del Frepam criticó la “total falta de seriedad” de las autoridades de Mendoza por la falta de precisiones sobre la explotación, en el desarrollo del emprendimiento que todavía es una incógnita, ya que se están esperando los estudios de prefactibilidad.

“En un comienzo se habló de una producción máxima cercana a los 2.400.000 millones de toneladas de cloruro de potasio, después dijeron que pudieron constatar la existencia fehaciente de más recursos lo que permitiría casi duplicar la producción, y ahora vienen con que van a reajustar el proyecto a un tercio de su capacidad”, explicó Berhongaray.

Dijo que el gobierno pampeano no debe “confiar ni en la consultora canadiense Hatch (que realiza los estudios para verificar si el proyecto es viable económicamente), ni en la consultora URS que en su momento hizo los estudios ambientales, ni en ninguna evaluación donde no intervenga directamente la provincia de La Pampa”.

Un perjuicio.

El diputado Berhongaray manifestó que Potasio Río Colorado es “es un mal negocio para el país porque la minera cuenta con un permiso para la extracción diaria de 1.000 litros de agua por segundo a partir del río Colorado, es decir, tanto como lo que transporta nuestro acueducto”.

Además, siguió, “necesitarán de inmensas cantidades de recursos energéticos, impactando sobre todas las actividades y se va a perjudicar a muchos hogares”.

Detalló que, según los especialistas, la explotación requerirá un millón de metros cúbicos de gas por día, que es el equivalente a un tercio de lo que se importó en 2009 desde Bolivia, y el consumo de energía es equiparable a la generación de las cuatro centrales de los Nihuiles más Los Reyunos, o a más del 80 por ciento de Atucha I.

“En Mendoza piensan en su economía y en la generación de puestos de trabajo, porque la empresa está legalmente obligada a contratar mano de obra e insumos mendocinos, pero para el país va a significar una rápida extracción de recursos de potasio no renovables, y una contribución al agotamiento del gas para abastecer la demanda externa sin considerar las necesidades internas a largo plazo”, advirtió Berhongaray.

Diario La Arena