Santa Cruz (EP) 07 de Dic. – El Interventor de YCRT, Omar Zeidán y todo el equipo de trabajo que durante cuatro años acompañó su gestión, quiere hacer llegar su agradecimiento a todos aquellos que han confiado y apostado al resurgimiento de la empresa como tractor de desarrollo de la Cuenca Carbonífera.

No por encontrarnos con una entidad que fue usada para fines contrarios a los objetivos de una empresa minera; no por recibirla abandonada; sin la mina produciendo, con la planta depuradora y su usina de 21MW paradas, sin un solo tren andando y un puerto desmantelado, es decir, con nada funcionando: íbamos a bajar los brazos. Todo lo contrario, nos pusimos a trabajar con entusiasmo y responsabilidad en cada dependencia de YCRT y hoy la situación con que se encontrarán las nuevas autoridades es infinitamente mejor a la YCRT que existía a fines del 2015.

Quién se haga cargo de la nueva gestión tendrá un plan elaborado para alcanzar las 600.000 toneladas de carbón bruto anuales el próximo año. Está el equipamiento para arrancarlo del cerro (frentes largos, tuneleras, cintas transportadoras), logísticas y el mejor equipamiento que existe en el mundo al servicio de la seguridad de los trabajadores. Hay una Usina que recuperó una generación de 11 MW, con lo que puede generar la energía que necesita la empresa y abastecer con la misma, a menor precio, a los cuatro pueblos de la Cuenca. La Planta Depuradora está lista para producir el carbón para ese barco mensual que podrá estar vendiendo. Dejamos tres locomotoras (una recientemente recuperada), para transportarlo. Tendrá el puerto listo, automatizado, habilitado, generando también ingresos por la salida de buques petroleros. Y por sobre todas las cosas, la nueva administración cuenta con un verdadero equipo de trabajo, con profesionales y técnicos en todas las áreas; los que convirtieron en realidad lo que a principios de 2016 eran sólo desafíos.

Dos años nos llevó recuperar la Red Troncal de Ventilación, se sacaron 70.000 toneladas de arcillas y otros estériles que la bloqueaban. Hoy la buena ventilación es el corazón de una mina recuperada, lo que nos permite hacer nuevas y mayores proyecciones: los planes de Corto, Mediano y Largo Plazo. Poder volver a sacar carbón en forma continua y segura es uno de las herencias que dejamos. La intolerancia y la irracionalidad nos impidió dejar un nuevo y tercer frente largo funcionando a partir del mes de octubre como lo habíamos planificado.

La política partidaria debe desterrarse de toda empresa minera. La única política válida es la que fija metas de producción y comercialización y el esfuerzo coordinado de los trabajadores alineados tras el objetivo trazado.

El mundo emplea más de 6.000 millones de toneladas de carbón térmico depurado de bajo contenido de cenizas y bajo azufre combustible como el de las minas de Río Turbio. Por eso la nueva visión impuesta es llegar a 1,3 millones de ese carbón en los próximos cuatro años. Hay equipamiento y personal para lograrlo. Así fue planificado en los planes de mediano y largo plazo; eso sí, trabajando 8 horas por día y los 365 días del año como se hace en todas las minas de carbón subterráneas del planeta. Sobra carbón para venderle al mundo y venderle también a los futuros requerimientos de la Usina de 240 MW. A pleno funcionamiento con sus dos calderas no consumirá más que 700.000 toneladas de -carbón fino térmico depurado. Este es el verdadero requerimiento de combustible para una generación anual a plena potencia.

También debemos ser sinceros, ejercitar el sentido común. Una empresa que posee un yacimiento con más de 700 millones entre reservas y recursos de carbón no puede seguir soñando con mantenerse como una especie de Pyme subsidiada. En un país con más de 30% de compatriotas pobres, tener semejante riqueza mineral y no tener objetivos de desarrollo acorde con la misma, es una enorme huida ética. Los argentinos empiezan a mirar esta paradoja, “que con tanta riqueza dada se esquive el esfuerzo necesario para aprovecharla, negándose a vivir de ella”.

Cumplimos una etapa que nos llena de orgullo por las realizaciones. Lo que era un peligro lo normalizamos, lo que no funcionaba  lo pusimos en marcha, lo que estaba parado está operando, lo que no tenía autorización hoy es un moderno lugar de carga para exportaciones. Mina, Usina, Máquinas, Talleres, Obras, Servicios, Planta Depuradora, Trenes, Vías, Puerto, sistemas exteriores de Cintas Transportadoras, nuevo lugar de Carga de Trenes, Central Metanométrica, Colectivos para el ingreso de personal a interior mina Tuneleras y Frente Largo 64: son Verdades que no podrá tapar ningún relato.

Nadie en su sano juicio puede comparar esta realidad de YCRT 2019 con la que se vivía en el 2015. YCRT está en marcha, tiene un futuro de grandeza que empezamos a construir y aplaudiremos la consecución de los siguientes pasos. Pudimos haber vendido este año cinco buques de carbón marcando un récord en este siglo. Pero la política partidaria se metió en YCRT, no quería que lo lográramos. Para eso ordenó que se dejara de sacar carbón en interior mina desde el 13 de agosto, que los técnicos polacos tuvieran que volverse en pleno montaje del Frente Largo 64, y tampoco les importó como manifestó un importante dirigentes sindical, que los vecinos de la cuenca dejaran de recibir los beneficios mensuales de la energía más barata en sus boletas. Al quedarnos sin stocks de carbón debimos apagar el 12 de octubre las calderas de la Usina 21 MW que la generaba. El Plan Alumbrar, concretado en el convenio firmado con SPSE, fue pensado para siempre. Al recuperar normalidad debe implementarse inmediatamente.

Ahora vienen nuevos tiempos, esperamos que quienes nos sucedan sepan aprovechar el legado, que sean capaces de hacer que año tras año se saque más y más carbón, lo elaboren, lo transporten, y vendan. No hay atajos ni caminos alternativos que puedan eludir lo que desde hace mucho tiempo debió ser YCRT.

Hay que volver a sentir el orgullo de sacar carbón como se hizo en tiempos muy lejanos, pero ahora, en una cantidad tal que nos permitan ser por primera vez un abastecedor confiable y respetado de carbón térmico en todo el mundo. Que los ingresos traccionen el desarrollo, eleve conocimientos e impulse nuevas industrias carbo-químicas en Santa Cruz.

Mostramos el camino y dimos los fundamentales primeros pasos. Basta de hablar sólo del pasado, por no tener nada para enorgullecernos en el presente. El recorrido hacia la sustentabilidad (a pesar del relato de unos pocos privilegiados de siempre), a comenzado, le deseamos a la nueva conducción éxito en alcanzar los verdaderos objetivos. YCRT está preparada para ser una empresa minera en lugar de una de empleados públicos.

Prensa YCRT