Río Negro (EP), 14 de julio 2022. La provincia tiene 34 yacimientos en explotación y 5 en exploración. Los contratos se vencen entre 2025 y 2027. El gobierno quiere llegar a fin de año con un diagnóstico sobre las expectativas a largo plazo de las operadoras. La mayoría quiere quedarse.

El gobierno de Río Negro se reunió con la mayoría de las operadoras que tienen concesiones de explotación de hidrocarburos en la provincia. El objetivo es llegar a fin de año con un diagnóstico concreto sobre los proyectos que tienen a mediano y largo plazo. Es que los contratos de explotación vencen entre 2025 y 2027 y la provincia pretende definir el año que viene quiénes se quedan y quiénes se van.

Como adelantó Energía On en mayo pasado, desde la secretaría de Energía iniciaron una ronda de reuniones con las empresas para conocer sus objetivos. Fuentes de la cartera indicaron que la mayoría aspira a renovar los convenios, pero será clave definir la hoja de ruta y los planes de inversión.

El constante declino de la producción convencional en Río Negro obliga al gobierno a trabajar con cierta antelación. En los últimos años varias empresas decidieron vender sus activos y centrarse en Vaca Muerta, como el caso de YPF que en 2018 cedió cuatro áreas a Petróleos Sudamericanos.

La firma que lidera Alfredo Bonetto se especializa en la producción de áreas marginales y por eso se quedó con Bajo del Piche, Barranca de los Loros, El Medanito y El Santiagueño. Este año, tras nueve años sin grandes inversiones, se perforó un nuevo pozo productor en uno de los bloques con más historia en la provincia.

Otra empresa que tomó áreas en los últimos años fue Aconcagua que explota Catriel Oeste, Catriel Viejo, Tres Nidos y Loma Guadalosa.

Desde la secretaría de Hidrocarburos indicaron que están trabajando en las comisiones de enlace y que “una vez terminada la ronda de reuniones” podrán hacer un análisis global de la actividad.

Actualmente Río Negro cuanta con cinco áreas de exploración: Cerro Manrique y Chelforó en manos de YPF, Blanco de los Olivos y General Roca.

Además cuenta con más de 15 bloques que no están concesionados. Los que más interés despiertan son tres yacimientos no convencionales. Se trata de Cinco Saltos, Confluencia Norte y Confluencia Sur. El gobierno tenía planificado salir con la oferta el año pasado, pero los vaivenes de la economía mundial, que tiene un gran impacto en el ámbito local, obligaron a estirar los plazos.

El objetivo es licitarlos antes de septiembre. Ya hay información geológica que indica que tienen un gran potencial. Es la carta más importante que tiene la secretaría de Energía para reactivar el sector. La principal preocupación del gobierno es el declino de la actividad. El primer cuatrimestre de 2022 acentuó la crisis de la producción de crudo.

Son 15 los bloques que tiene la provincia para licitar. Los que más expectativas despiertan son los de Cinco Salto y Confluencia.

Además se registró una pérdida de más de 1.000 barriles de petróleo por día entre enero y abril pasado. La secretaría de Energía de la Nación informó que en abril se extrajeron 22.179 barriles diarios, la producción más baja registrada en el último cuarto de siglo. El promedio mensual es de 22.692 contra los 24.133 en 2021. En enero de 2020 esa cifra estaba en el orden de los 30.000.

Fuente: Diario Rio Negro