Chubut (EP) 16 de Oct. – Prepararse para los años venideros es un desafío para compañías de todos los sectores. Y casi todas las industrias comparten la misma preocupación: buscar fuentes de energía alternativas, especialmente porque el mundo ya comenzó a virar hacia opciones más sustentables.

Con el desarrollo de la nueva formas de movilidad, los autos eléctricos brindan una mayor eficiencia, ya que convierten entre el 60% de la energía en potencia directa para sus ruedas, tal como señalan desde la Federación Internacional del Automóvil (FIA).

Al mismo tiempo, se estima que el 70% de las emisiones responsables del cambio climático provienen de las ciudades, que albergarán dos tercios de la población mundial en las próximas décadas.

Pan American Energy (PAE) ya comenzó a explorar el negocio de los autos eléctricos, siendo pionera en ofrecer carga gratuita en algunas de las estaciones de su red Axion. Al igual que otras compañías que extraen combustibles como el gas o el crudo, se enfrenta a un reto aún mayor, incluso con transformaciones en el interior de las organizaciones que deben ser encaradas para mejorar sus procesos y adaptarse a lo que viene.

«La transformación digital tiene una concepción que lleva a que los procesos tradicionales deban ser nuevamente evaluados», explica a iProUP Oscar Álvarez, gerente ejecutivo de Calidad Operativa de Pan American Energy (PAE).

Con vistas a prepararse para enfrentar los próximos años, en Pan American Energy diagramaron una planificación comandada por un equipo multidisciplinario capaz de identificar mejoras en la compañía en plena «revolución industrial 4.0».

«Nos enfrentamos a un mundo en el que datos gestionados en computadoras ya se conectan entre sí y también con las personas. Se identifican áreas de mejoras, definen planes de acción que facilitan la toma de mejores decisiones, se integran eco-sistemas de datos y promueve naturalmente un nivel más exigente del perfil de los colaboradores», explica el ejecutivo.

Los simuladores

En 2014, PAE invirtió la friolera de 100 millones de dólares para la incorporación de cuatro equipos de perforación semiautomáticos de perforación.

Con la finalidad de desarrollar una cultura de trabajo en sus operaciones y lograr mayor seguridad y eficiencia en el uso de esos equipos, una delegación de PAE visitó centros de entrenamiento en Houston, Estados Unidos. El objetivo: encontrar la mejor manera de profesionalizar el entrenamiento de los operadores internacionales y aplicarlo en Argentina.

Esa búsqueda llevó a Inglaterra a quienes integraban la comitiva. Concretamente, a las oficinas de Drilling Systems (DS), líder mundial en desarrollo de tecnologías de entrenamiento basado en simulación para la industria del petróleo y el gas.

Así, profesionales de PAE y de DS diseñaron un ciber-simulador, réplica del equipo semiautomático de perforación que opera en Cerro Dragón, la mayor área de petróleo del país. Luego de que fuera montado en las instalaciones de Comodoro Rivadavia, un grupo de técnicos de la firma británica viajó hasta allí para entrevistar a las personas que trabajaban con ese equipamiento.

Identificaron el nivel de competencias de cada uno, definieron las habilidades para cada posición y desarrollaron un programa de entrenamiento para formar instructores.

Esto le posibilitó a Pan American Energy la puesta en marcha de un simulador que recrea con exactitud situaciones de la operación en el yacimiento Cerro Dragón, en la cuenca del Golfo San Jorge, y que también aplica para tareas en otras áreas de la compañía.

«La tendencia es que hoy se capacita de otra manera. Aprendimos de compañías internacionales sobre este sistema de entrenamiento altamente efectivo. Gracias a ello, podemos programar y evaluar todo tipo de situaciones y ámbitos de gestión: si es de día, de noche, si llueve y hasta podemos anticiparnos a la toma de decisiones en las áreas de riesgo», indica Álvarez.

La incorporación de simuladores de última tecnología para el entrenamiento en habilidades técnicas busca:

– Por un lado, innovar en la cultura de operación del campo basada en estándares de eficiencia y minimizar probabilidad de desvíos operacionales

– Por otro, profesionalizar el perfil laboral y facilitar la incorporación de mejores prácticas de la industria sin comprometer la seguridad de las personas, el ambiente, los activos y la reputación de la compañía

A la fecha, el programa llegó a los siguientes resultados:

– Más de 60 cursos realizados

– Una 80 prácticas de perforación

– Un total de 2.000 horas de entrenamiento

– Cerca de 350 participaciones en cursos

– Casi 150 personas que han sido capacitadas en 5.600 horas de entrenamiento

Álvarez explica que esto permite que las personas trabajen en situaciones de estrés y riesgo pero en un entorno controlado. Esto les permite responder mejor ante problemas que luego pueden suceder en la práctica (pues serán escenarios ya conocidos).

Agenda

Con la vista puesta en el futuro y en las nuevas tecnologías, desde PAE creen que la transformación digital excede lo meramente tecnológico y se arraiga en un cambio cultural de la organización. En este marco, se prioriza la formación de talentos y el desarrollo interno de iniciativas innovadoras.

Asimismo, la empresa no esquiva el camino que está tomando el mundo en cuanto al uso de energías renovables. De hecho, ya cuenta con su primer parque eólico que le significó una inversión cercana a los u$s40 millones.

El Parque Eólico Garayalde está ubicado en Chubut, a 200 km de Comodoro Rivadavia. Entró en funcionamiento con una potencia capaz de satisfacer el consumo eléctrico anual de más de 20.000 hogares.

«El reciente acuerdo con la comunidad europea constituye un hito que nos abre la puerta a nuevas tecnologías y formas de abrazar las energías renovables. PAE, como compañía energética, busca diversificar sus fuentes de generación», asegura.

Claro que queda mucho camino por recorrer: «Estamos en un estadío incipiente. Nos falta el marco legal, que el Estado tenga claro su rol y las comunidades se alineen. Esto tiene que ver con las responsabilidades. El Gobierno, la compañía, los sindicatos. De ahí hay que empezar a proyectar y vamos por ese camino», se explaya.

De cara a los próximos años, desde la empresa aseguran que sus divisiones comenzarán a trabajar más en conjunto con áreas tecnológicas, con el propósito de aprovechar al máximo herramientas como la inteligencia artificial, la Internet de las Cosas y los datos que se utilizarán para tomar mejores decisiones y en tiempo real.

«Lanzaremos iniciativas que nos permitan detectar inconvenientes y que las plataformas tecnológicas reaccionen de forma automática según cada problema», finaliza el ejecutivo de Pan American Energy.

Fuente: I Profesional