Neuquén (EP), 08 de Agosto 2020. Los refinadores de Pedro Milla obtuvieron bono de $28.000 y el compromiso de reintegrar a miles de petroleros suspendidos. Guillermo Pereyra anticipó que no firmará otro acuerdo de emergencia.

La Federación Argentina Sindical de Petróleo, Gas y Biocombustibles (FASiPeGyBio) que encabeza Pedro Milla acordó con la Cámara de Industria del Petróleo (CIP) el pago de un bono de $28.000, la reincorporación de los trabajadores suspendidos y postergó la discusión por un aumento salarial anual para el próximo mes.

La FASiPeGyBio avisó que si no hay una oferta salarial, paralizarán la salida de camiones de combustibles de las refinerías.

Según informaron fuentes gremiales a Ámbito, sindicalistas y empresarios alcanzaron un acuerdo en el Ministerio de Trabajo, al límite de vencimiento de la conciliación obligatoria. Los petroleros que lidera Milla, principalmente de las refinadoras, ya habían amenazado con un paro por 24 horas si la CIP no llevaba una propuesta formal a la última reunión, tras un mes de negociación abierta. Finalmente, las partes se pusieron de acuerdo.

“A 30 días de la primera conciliación obligatoria, la Federación consiguió además de la entrega de un bono en dos cuotas, el reintegro laboral de aquellos suspendidos durante la cuarentena obligatoria”, remarcaron los gremialistas.

Los petroleros suspendidos percibían el 60% de sus salarios reales, pero según el nuevo convenio, a partir del primero de agosto se dejó sin efecto el viejo acuerdo del 15 mayo, que estipulaba la suspensión de trabajadores por fuerza mayor previstas en el artículo 223 bis de la LCT.

Del acuerdo -que alcanza a 66.000 familias del sector- también se desprende que el bono de $28.000 se pagará en dos cuotas y que el 10 de septiembre se continuará con la negociación de paritarias en el ámbito de la cartera laboral. Los gremios petroleros exigen de arrastre del 2019 un aumento del 13,5%, acorde a la inflación anual.

La primera cuota de $14.000 se abonará el 15 de agosto. La segunda, el 15 de septiembre. “La posibilidad de brindarles este bono a todos los trabajadores esenciales es parte de un arduo trabajo en conjunto con la federación, es nuestra labor que se hagan valer los derechos de quienes siguen trabajando para hacer crecer a la Argentina”, expresó Milla.

En tanto, que el reintegro de los trabajadores a sus tareas se concretará paulatinamente y se prevé que genere a su vez un aumento de la producción de hidrocarburos en el país. “Este acuerdo demuestra el compromiso de la Federación con sus trabajadores y es sólo el comienzo. Acuerdos así demuestran que no hay que bajar los brazos, y que la lucha no es en vano”, remarcó Milla.

Guillermo Pereyra, líder del Sindicato de Petróleo y Gas Privado de Río Negro, Neuquén y La Pampa, también anunció la el fin de los acuerdos especiales por falta de actividad. “El último que firmamos vence el 31 de agosto. Les puedo garantizar que no vamos a firmar otro acuerdo que siga en la misma situación o peor todavía, de la que se tiene actualmente”, aseguró en un mensaje por WhatsApp dirigido a sus trabajadores.

“No nos quedamos de brazos cruzados, hablamos con el sector empresario desde hace varios días para buscar un nuevo acuerdo, y que progresivamente cada uno de los petroleros suba a su puesto de trabajo, dentro del marco de la pandemia. No se aguanta más, queremos que salgan a trabajar, y es la única manera que vamos a enderezar esta situación”, señaló.

El ex senador neuquino Guillermo Pereyra recordó que en abril pasado por la “terrible” pandemia, que “golpeó fuerte” los puestos de trabajo y provocó una caída de “prácticamente toda la actividad”, el gremio patagónico firmó un convenio para sostener guardias mínimas y aceptaron una reducción de hasta 40% de los salarios para los que no salían al campo.

“Llegó un momento en que tuvimos casi 20.000 petroleros en sus casas sin trabajar, pero eso fue por dos meses, abril y mayo”, detalló Pereyra. Pero luego, los petroleros firmaron otro acuerdo por otros tres meses porque la situación “no había cambiado para nada” y solamente un puñado de empleados habían regresado a la actividad. Ahora, desde el sindicato adelantaron a Ámbito que buscarán firmar un nuevo convenio en la primera semana de septiembre, que incluya el regreso a la actividad de la mayor cantidad de trabajadores posibles.

“La situación es muy mala para todos y las familias no pueden resistir más, cuando ven a los niveles que han caída los salarios”, dijo Pereyra. “En unos días vamos a llegar a un acuerdo, donde todos vamos a poner algo: el gobierno nacional, el gobierno provincial, las empresas y los trabajadores. Solos no podemos hacer nada, estamos por el buen camino, para volver a salir a trabajar como corresponde en los próximos días”, afirmó.

Fuente Ambito Financiero