Buenos Aires (EP), 24 de Nov 2022. La crisis energética empujó a un récord de los dividendos en otro trimestre sin empresas argentinas

En América Latina, los dividendos brasileños se destacan, con pagos récord en el sector de la energía que compensan la caída de las empresas mineras.

El aumento de los dividendos del petróleo en todo el mundo llevó los pagos a 415.900 millones de dólares; el crecimiento subyacente fue del 10,3%.

El aumento de los pagos de dividendos de las empresas de los mercados emergentes contribuyó a establecer un récord mundial de 415.900 millones de dólares para los pagos del tercer trimestre, según el último Índice Global de Dividendos de Janus Henderson.

El crecimiento de los dividendos en los mercados emergentes fue del 10,0% en el tercer trimestre sobre una base subyacente. China representó algo más de la mitad del total de los dividendos de los mercados emergentes, pero su crecimiento inferior al esperado -sólo un 6,7% en términos subyacentes- muestra que la tasa de crecimiento media de los mercados emergentes se vio impulsada por un mayor crecimiento en otros lugares como India (29,6%), Brasil (21,1%) y México (16,8%).

A nivel mundial, los productores de petróleo y gas fueron los principales impulsores del crecimiento en el tercer trimestre, aumentando sus dividendos principales en tres cuartas partes en comparación con el año anterior, hasta un récord de 46.400 millones de dólares. Las compañías petroleras de todo el mundo aumentaron sus pagos, en gran parte mediante dividendos especiales en lugar de incrementos en sus pagos regulares.

La brasileña Petrobras lideró el camino en América Latina -al igual que en el segundo trimestre-, con un pago total de 9.700 millones de dólares por sus acciones ordinarias. Esto ayudó a Brasil a registrar un récord de 13.100 millones de dólares en dividendos (sobre una base subyacente) en comparación con los 11.900 millones de dólares del tercer trimestre de 2021. En el tercer trimestre de este año, Petrobras fue la tercera empresa con mayores dividendos del mundo.

En México, un pago de dividendos cercano a los 1.000 millones de dólares (940 millones de dólares) por parte de América Móvil ayudó a las empresas mexicanas a realizar un pago récord en el tercer trimestre de 1.300 millones de dólares.

El petróleo aumenta y la minería se desploma

El total de dividendos pagados por las empresas en todo el mundo aumentó un 7,0% en términos generales hasta alcanzar los 415.900 millones de dólares, lo que supone un récord para el tercer trimestre. La subida del dólar también influyó en la historia de los dividendos mundiales. El aumento subyacente fue del 10,3% una vez que se tuvo en cuenta la fortaleza del dólar y otros factores.

A nivel mundial, el 90% de las empresas aumentaron los dividendos o los mantuvieron, apenas por debajo del 94% registrado en el primer semestre del año.

El aumento de los dividendos del petróleo compensa la caída de los pagos de la minería. Sin el impacto positivo del sector energético, el total mundial se habría mantenido prácticamente plano en el tercer trimestre.

El aumento del petróleo coincidió exactamente con el desplome de la minería, donde las empresas están recortando los dividendos desde sus recientes máximos históricos en respuesta al descenso de los precios de las materias primas. En Brasil, el dividendo de Vale en el tercer trimestre cayó un 56% con respecto al mismo periodo de 2021, lo que significa que la empresa pasó de ser el tercer mayor pagador de dividendos en el tercer trimestre de 2021 al 15º lugar en el 3T22.  Por lo demás, hubo crecimiento en el resto de los sectores, sobre todo en el del transporte (incluido el marítimo), los bancos, los semiconductores y los productos químicos.

Taiwán y EE.UU. fueron los países que más contribuyeron al crecimiento, pero China decepcionó y Australia experimentó descensos. Desde el punto de vista geográfico, Taiwán, Estados Unidos, Hong Kong y Canadá fueron los países que más contribuyeron al crecimiento. Una combinación de energía y sector financiero fue clave para los tres últimos, pero en Taiwán hubo una fuerza excepcional en toda una serie de sectores. El tercer trimestre es muy importante para los dividendos chinos. Aquí, el crecimiento subyacente de los pagos fue inferior al del resto del mundo (+6,7%) y un tercio de las empresas de nuestro índice recortaron sus dividendos.

Mirando hacia adelante: mejoran las previsiones

El alentador tercer trimestre ha dado lugar a una mejora de 30.000 millones de dólares en las cifras generales de Janus Henderson para todo el año, impulsada principalmente por el aumento de los dividendos especiales no recurrentes, la fortaleza del sector petrolero y en Asia. Janus Henderson espera ahora unos dividendos globales de 1,56 billones de dólares, un 8,3% más que en el año anterior, y es probable que el total de 19.400 millones de dólares de Petrobras en lo que va de año sea suficiente para convertirla en la segunda mayor pagadora del mundo, después de BHP.

Mientras tanto, el crecimiento subyacente será del 8,9%, lo que supone un aumento de 0,4 puntos porcentuales en comparación con las expectativas de Janus Henderson de hace tres meses y sigue estando firmemente por delante de la tendencia de crecimiento de los dividendos a largo plazo del 5-6%.

Jane Shoemake, gestora de carteras de clientes de renta variable global, dijo: «El aumento de los dividendos del petróleo ha coincidido con las reducciones de las mineras, aunque los pagos del sector son, no obstante, muy elevados en comparación con la historia. Al igual que otras materias primas, los precios de la energía son cíclicos, y el precio del petróleo ya está por debajo de los niveles alcanzados a principios de este año, por lo que es poco probable que el actual nivel excepcional de pagos sea permanente.

«De cara a 2023, es probable que la ralentización del crecimiento económico mundial repercuta en los beneficios y en la capacidad de algunas empresas para aumentar los pagos. Pero la cobertura de los dividendos, la relación entre los beneficios de una empresa y sus dividendos está cerca de los máximos históricos, porque la rentabilidad es actualmente fuerte y la pandemia hizo que muchas empresas volvieran a basar los dividendos en niveles más sostenibles. Esto puede proporcionar cierto apoyo incluso si los beneficios están bajo presión en 2023. Lo más importante es que los dividendos varían mucho menos a lo largo del ciclo económico que los beneficios, ya que las empresas tratan de mantener un nivel sostenible de ingresos para sus inversores.»

Prensa Janus Henderson

Fotografía Bloomberg Línea