Estados Unidos (EPatagonicas) 17 de Dic. – Permitir las exportaciones de crudo sería una victoria para la industria petrolera estadounidense y los republicanos.

Estados Unidos parece estar a punto de poner fin a una prohibición de cuatro décadas que rige sobre las exportaciones de crudo, lo que acabaría con años de una puja tras el auge de la producción local de esquisto, que contribuyó a un exceso en la oferta y al desplome de los precios.

En la noche del martes, negociadores en el congreso sellaron un acuerdo para mantener funcionando al Gobierno de Estados Unidos hasta septiembre. El pacto incluye el fin de la prohibición y la garantía de alivios fiscales temporales para impulsar el desarrollo de la energía eólica y solar, según legisladores implicados en las reuniones.

Congresistas republicanos y demócratas se reunirán por separado el miércoles para discutir el proyecto de gasto de 1,15 billones de dólares, negociado en secreto por los líderes del Congreso durante las dos últimas semanas y que podría ser votado este mismo viernes.

Si es aprobado en la Cámara de Representantes y el Senado, el presidente, Barack Obama, tendrá dificultades para vetar la medida, a pesar de su oposición al fin de la prohibición.

Permitir las exportaciones de crudo sería una victoria para la industria petrolera estadounidense y los republicanos, que argumentan que la prohibición es una reliquia desde tiempos del embargo de los países árabes en los años 70.

Ahora que la producción está cayendo en Estados Unidos en medio del hundimiento de los precios del petróleo, los analistas estiman que podrían pasar meses o años antes de que las exportaciones puedan fluir en grandes cantidades.

Las compañías de exploración y producción, lastradas muchas de ellas por miles de millones en deuda y por la amenaza de la bancarrota tras una caída del 60% en los precios del crudo que les obligó a cancelar casi todas las perforaciones nuevas, ven las exportaciones como un salvavidas.