Neuquén (EP), 16 de Junio 2021. El optimismo sobre la demanda mundial y las dificultades en la negociación de un nuevo acuerdo nuclear con Irán que deja al régimen teocrático fuera del mercado de crudo, impulsaron los precios.

Los precios del petróleo subieron el lunes 14 de junio en Nueva York y Londres, en el inicio de una nueva semana y tocaron su mayor nivel en más de dos años y 7 meses, apoyados por la recuperación económica y la perspectiva de crecimiento de la demanda mundial.

La suba del barril de referencia en Argentina, apuntala la recuperación de Vaca Muerta y abre un horizonte de exportación de shale oil.

El barril de la variedad WTI subió 0,3% para cerrar en 71 dólares mientras que el tipo Brent aumentó 0,5% y concluyó en 73 dólares, según cifras suministradas por la agencia Bloomberg.

El optimismo sobre la demanda mundial y las dificultades en la negociación de un nuevo acuerdo nuclear con Irán que deja al régimen teocrático fuera del mercado de crudo, impulsaron los precios.

El tránsito de vehículos motorizados está regresando a los niveles previos a la pandemia en América del Norte y gran parte de Europa, al tiempo que se han intensificado los viajes aerocomerciales, a medida que se alivian los confinamientos y otras restricciones.

En las últimas tres semanas se han duplicado los desplazamientos de cargas por rutas y ha aumentado el transporte marítimo.

El ánimo también se fortaleció por la cumbre del G7 donde los líderes de los países occidentales más ricos del mundo buscaron proyectar una imagen de cooperación en temas clave como la recuperación económica y la donación de 1.000 millones de dosis de vacunas a las naciones pobres.

Los analistas proyectan que si la vacunación de la población mundial se acelera aún más, eso podría significar un retorno aún más rápido de la demanda que falta para alcanzar los niveles previos al COVID.

En su último informe, la Agencia Internacional de Energía (AIE) espera que la demanda mundial vuelva a los niveles previos a la pandemia a fines de 2022, más rápido de lo previsto anteriormente.

La AIE instó a la OPEP+ a aumentar la producción para satisfacer la creciente demanda.

Por su parte, el mercado del oro se movió con la mira puesta en la reunión de la Reserva Federal que comienzo mañana, la última previa al receso estival y con la inflación como tema central de análisis.

El metal bajó 0,7% para cerrar en 1.867 dólares por onza.

Fuente Télam