Santa Cruz (EP), 16 de Febrero 2022. Además del tope a las naftas, distintas razones de mercado explican la brecha entre precios internos y externos. Los crudos pesados de la cuenca San Jorge lograron un mejor posicionamiento, ante la sobreoferta del petróleo liviano de la cuenca Neuquina.

Aunque el precio internacional del crudo tuvo una fuerte recuperación durante el año pasado y superó los 90 dólares por barril la semana pasada, la liquidación hacia las provincias productoras de hidrocarburos se mantiene, en el país, por debajo de esa referencia externa.

Para Santa Cruz, la pérdida fue de 8 dólares por barril en relación al promedio mensual del crudo tipo Brent. Aun así, fue el crudo mejor cotizado del país. Neuquén cedió más, ya que recibió 17 dólares menos por unidad y Chubut quedó 10 dólares por debajo de aquella referencia.

Aunque no hubo una normativa específica para regularlo de ese modo, la negociación entre productoras de crudo y refinadoras, que en una gran parte del mercado concentra a los mismos actores en ambos eslabones de la cadena, llevó a establecer una especie de “barril criollo” no reglamentado.

La mención alude a la diferencia entre los precios a los que se liquida el petróleo en el mercado argentino, frente a lo que ocurre en el mercado internacional. Si bien un decreto había establecido ese precio diferenciado en 2020, para sostener valores internos por encima de los externos, que se derrumbaron por la pandemia, esa normativa perdió vigencia cuando el mundo empezó a recuperar grados crecientes de normalidad.

Si bien, habitualmente hay descuentos por penalidad según los tipos de crudo, la brecha en el último año ha sido mucho más profunda que aquella diferencia habitual.

En Argentina, a partir de la decisión política de mantener los precios de los combustibles desde mayo del año pasado, (recién empezaron a actualizarse a principios de febrero), en el mercado interno se pactaron precios para el barril de petróleo que, necesariamente quedaron por debajo de la cotización mundial, y así contener la presión sobre el valor final del litro de nafta.

Aporte de las provincias productoras

Visto desde la óptica de las provincias productoras de crudo, que reciben regalías en base al valor efectivo que se paga el barril de petróleo, puede decirse que éstas cedieron parte de sus recursos para contribuir al “congelamiento” parcial de la nafta y el gasoil.

Esto no es nuevo. Ya ocurrió entre 2003 y 2015, cuando la cotización internacional del crudo tuvo largos períodos con un barril cerca de los USD 100, con máximos de USD 150, pero en el mercado interno se pagaba entre USD 42 y 48 por barril.

Ya en aquel entonces se hablaba de la transferencia indirecta de renta de las provincias productoras de crudo, hacia los consumidores de combustibles de todo el país.

El valor promedio

Según los datos estadísticos de la Secretaría de Energía de la Nación, las provincias productoras tuvieron distintos grados de afectación, de acuerdo a las negociaciones dadas entre las operadoras y las refinadoras. Pero todos los estados productores de hidrocarburos mejoraron sus ingresos por regalías, aunque esa mejora estuvo limitada por las definiciones del mercado interno.

Hubo una alta demanda de crudo pesado que se extrae en cuenca San Jorge

Santa Cruz obtuvo durante el año 2021 un promedio de USD 393,20 por metro cúbico, equivalente a unos USD 62,51 por barril, según surge de lo publicado por la Secretaría de Energía de la Nación. En tanto, el promedio del barril de petróleo tipo Brent, de referencia en nuestro país, fue de USD 70,68 (según el sitio “datosmacro.com”). Lo que implica que la provincia cedió USD 8 por cada barril producido, 11% menos de lo que le hubiera correspondido.

El año pasado, Santa Cruz recaudó USD 220,2 millones, por regalías (unos USD 18,3 millones al mes). Una importante mejora frente a los USD 156,9 millones del 2020. Pero si en 2021 la liquidación se hubiera hecho en base al precio internacional, los ingresos habrían orillado los USD 250 millones. Es decir que la provincia cedió unos USD 30 millones.

El mejor precio

Sin embargo, el crudo santacruceño obtuvo los mejores precios del país. Superando a Chubut, principal provincia exportadora y por ende con liquidaciones, por barril exportado, más cercanas al precio internacional (menos retenciones del 8%). Chubut recibió un promedio mensual de USD 60,12 por barril, casi USD 10 abajo del Brent.

Neuquén fue la jurisdicción que sufrió el mayor recorte de sus ingresos. Epicentro del auge productivo de Vaca Muerta y con fuerte incremento de su producción, recaudó un promedio mensual de USD 338 por metro cúbico, o sea unos USD 53,8 por barril, esto es USD 17 menos que el promedio internacional, cediendo un 24% de su renta.

Demanda especial

Fuentes de ámbitos técnicos observaron otras razones de mercado que explican las diferencias de valores. Uno de los crudos producidos por Santa Cruz es el tipo Cañadón Seco, de características más pesado que otros tipos producidos en el país.

En efecto, el petróleo neuquino es de carácter altamente liviano y las refinerías del país están configuradas para correr una proporción de éste, pero mezclado con los pesados, que se extraen de la cuenca San Jorge.

“Estos valores (los de Santa Cruz) reflejan los acuerdos que en su momento tenía Sinopec (y ahora CGC) con Shell para colocar el crudo del norte santacruceño, que tiene una demanda importante para cumplir con la proporción de pesados que requieren las refinerías”, indicaron desde ámbitos oficiales. Además la alta oferta de crudo liviano, bajó el precio de este “y se cotizaron mejor los pesados”

Fuente: Bae Negocios

Fotografía LexLatin