Estados Unidos (EP) 23 Ene. – El precio del petróleo es uno de los grandes indicadores para prever cómo se desarrollará la economía mundial cada año. Al respecto, algunos analistas internacionales han dejado atrás la idea de que el barril de crudo podía recuperar el precio de los 100 dólares para ser ahora más cautelosos en sus pronósticos.

Lo que sucedió es que la estrategia marcada por la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) ha estancado el precio del brent, dejándolo cerca de los niveles más bajos del último trimestre.

Por su parte, la entidad financiera JP Morgan ha realizado un informe en el que da varias razones de por qué el crudo puede mantenerse en un precio bajo durante 2019. La empresa cree que si los miembros de la OPEP no cumplen con su promesa de reducir la producción de petróleo “los precios del crudo podrían mantenerse bajos durante mucho tiempo”.

A finales del año pasado, tanto los países de la organización como los que no forman parte de ella decidieron dejar de producir cerca de 1,2 millones de barriles cada día desde la entrada del nuevo año y durante los seis meses siguientes. Arabia Saudí, por el contrario, ha aumentado esa producción en más de un millón de barriles.

Siguen los pronósticos bajistas

La firma estadounidense ya redujo su perspectiva para el precio petróleo al apuntar que los precios del crudo se quedarán en 73 dólares durante este año. La desaceleración del crecimiento de la demanda pesará sobre los precios en 2019 y 2020, indicó JP Morgan. Además, la firma espera que el precio del brent, la referencia internacional para el petróleo, se acerque a los 64 dólares en 2020.

El año pasado, los precios del petróleo sufrieron su peor pérdida anual desde 2015: el Brent cayó alrededor de un 20%, mientras que el crudo estadounidense sufrió una caída de aproximadamente el 25% debido a la volatilidad del mercado, a la geopolítica y al debilitamiento de las predicciones de la demanda en el mercado energético.

Crecimiento de consumo global

En otro orden, la demanda global de petróleo aumentará en 2019 en 1,4 millones de barriles diarios (mb/d), ligeramente por encima del incremento de 1,3 mb/d previsto para 2018, ya que la ralentización de la economía mundial anticipada para este año se verá compensada por la relajación de los precios en comparación con el año pasado, según los pronósticos de la Agencia Internacional de la Energía (AIE).

“En muchos países en desarrollo, los menores precios del petróleo coinciden con un dólar más débil al desvanecerse por el momento la probabilidad de subidas de tipos en Estados Unidos”, señala la agencia adscrita a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), advirtiendo de que el tono de la música de la economía global no es muy alegre” y la confianza se está debilitando en muchas economías.

Según la AIE, además, los países emergentes serán los principales impulsores de este aumento del consumo de crudo durante 2019, con un incremento de la demanda de 1,15 mb/d, frente a los 0,875 mb/d de 2018, con China e India acaparando alrededor del 62% del total.

En el caso de los países de la OCDE, el crecimiento previsto del consumo de petróleo se frenará a unos 280.000 barriles diarios en 2019 desde los 390.000 estimados el año pasado. Estados Unidos será responsable del 82% del total de la demanda de los países más desarrollados.

En cuanto a la oferta de petróleo, el suministro global disminuyó en 950.000 barriles diarios en diciembre, después del acuerdo de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) para ajustar su producción a partir de enero de 2019, mientras que en el caso de los países ajenos al cártel se prevé que el crecimiento del suministro se moderará a 1,6 mb/d desde los 2,6 mb/d de 2018.

Gentileza Diario de Madryn – https://www.revistapetroquimica.com