Punta Arenas Chile (EPatagonicas) 29 de Agosto. – La petrolera estatal chilena manifestó que tras la decisión hubo “un criterio de estricta eficiencia y el objetivo de optimizar la estructura” de la compañía. En el Sindicato de Profesionales de la petrolera lamentaron la determinación. Su presidenta, Karin Escárate, señaló que no saben si habrá más desvinculaciones.

Un correo electrónico fue el que, al medio día de ayer, anunció a los trabajadores, profesionales y dirigentes gremiales de la Empresa Nacional del Petróleo (ENAP) de Magallanes de un proceso de reestructuración que había generado despidos.

La remitente fue, precisamente, una de las personas desvinculadas: Elena Blackood, quien se desempeñaba como subgerente de Soporte Operacional. Deseó éxito a sus compañeros y manifestó que se iba con el sentimiento del deber cumplido.

Hasta la llegada de ese correo electrónico, el Sindicato de Profesionales de la estatal no sabía que existiera un proceso de reestructuración, que fue confirmado, más tarde en un comunicado enviado desde la gerencia. En él, la petrolera manifestaba que había producido “una reestructuración en algunas de sus unidades en Magallanes, que involucra la fusión de algunas de sus divisiones y la simplificación de otras. Estos cambios involucran nuevos desafíos para algunos de sus cargos ejecutivos y el cese de funciones de tres profesionales de larga trayectoria en la empresa, a quienes se les agradece la entrega y el trabajo durante su permanencia en la organización”.

Detrás de la decisión, según el documento, estaba “un criterio de estricta eficiencia y con el objetivo de optimizar su estructura para abordar los importantes desafíos que tiene contemplados en su Plan Estratégico 2014-2025”.

Además de Blackwood, fueron removidos el director de Integridad Operacional, Héctor Pérez, y el jefe del Departamento de Ingeniería, Ernesto Matta.