Neuquén (EP) 25 de Nov. – Mañana se reunirá el sindicato de Jerárquicos para evaluar un plan de acción. Estiman que habrá más de 1.000 bajas por el descenso de la actividad en la formación.

Vaca Muerta quedó en alerta la semana pasada ante la posibilidad de 1.200 despidos en el segmento de los servicios petroleros. En este escenario, los gremios petroleros anunciaron que se preparan puertas adentro para “defender a cada trabajador” y desde Jerárquicos confirmaron que a partir de mañana se reunirán con delegados para analizar la situación y evaluar posibles planes de acción.

“De momento son rumores que se manejan desde las empresas, a partir del congelamiento en adelante comenzó a tomar fuerza la posibilidad. No tenemos cosas concretas, pero vamos a hacer lo que hacemos siempre que es defender los puestos de trabajo de los compañeros”, aseguró el secretario general del sindicato de Petroleros Jerárquicos, Manuel Arévalo, en diálogo con Energía On.

En números

1.200 son los despidos que desde los gremios estiman que habrá en los próximos días.

Desde el gremio aseguran que los operarios trabajan con gran incertidumbre porque son los mismos representantes de las empresas los que transmiten los posibles despidos y suspensiones. Sin embargo, no confirman ni cuándo ni dónde serán.

“Vamos a esperar a mañana para evaluar la situación, desde las empresas no nos aclaran si hablan con el gobierno saliente o el entrante, nadie sabe nada”, dijo Arévalo.

El lunes se realizará un plenario en la que la comisión directiva de Jerárquicos se juntará con delegados sindicales de varias compañías para estudiar las situaciones de cada empresa en particular y en base a eso definir planes de acción.

El gremio que lidera el emepenista Guillermo Pereyra también se mostró alerta, pero anunció una estrategia reactiva, esperarán que las compañías del sector hagan los anuncios antes de comunicar alguna medida de fuerza. En un principio iban a reunirse mañana, aunque luego decidieron suspender el encuentro.

En los últimos tres meses Vaca Muerta sintió el escenario macroeconómico y político y registró la baja de más de 10 torres de perforación y salida del país de varios sets de fractura. Según información del gremio y de la provincia de Neuquén los operarios suspendidos actualmente superan los 1.500. Schlumberger y H&P son dos de las empresas que ya tomaron medidas de achique en sus operaciones en el país.

https://www.rionegro.com.ar/