Neuquén (EPatagonicas) 14 de Dic. – Ni los deprimidos precios del crudo logran apaciguar el interés por Vaca Muerta. El gobierno provincial confirmó ayer que Exxon Mobil, la petrolera integrada más grande del mundo, invertirá casi 230 millones en su primer piloto shale en Argentina.

El dinero se volcará en Bajo del Choique y La Invernada, dos promisorios bloques donde perforará cinco pozos en busca de petróleo. De tener resultados positivos, se dispararán inversiones por la sideral suma de 13.800 millones de dólares en los próximos 35 años.

Pero no fue el único anuncio que hizo el flamante gobierno de Omar Gutiérrez. Gracias al aporte de Exxon y también al de Shell -que ratificó su piloto por algo más de 250 millones de dólares- la provincia embolsará 20 millones de dólares en efectivo que entrarán al país la semana que viene.

Se trata de una bocanada de aire para el Tesoro, agobiado por el pago del medio aguinaldo y las deudas con proveedores.

El aporte de ambas petroleras llega a cambio de una parte de la participación que GyP tenía en sus bloques. La petrolera provincial no perderá presencia, pero sí la verá reducida, en todos los casos, al 10%.

No es la única novedad. El viaje del ahora exgobernador Jorge Sapag a Houston la semana pasada tuvo como objetivo no sólo cerrar estos contratos sino conseguir mejores condiciones para la petrolera provincial, que participa en estos yacimientos con un contrato de carry. Esto quiere decir que durante la etapa de exploración no debe poner su parte del dinero.

Pero las épocas felices terminaron y había llegado la hora de abrir la billetera. El gobierno consiguió sin embargo postergar por tres años esos pagos, algo atípico en este tipo de esquemas. Esto quiere decir que GyP sigue “a bordo” del proyecto, cobrando su parte, pero sin poner dinero.

En conjunto, los proyectos de Exxon y Shell -estos últimos en Cruz de Lorena y Sierras Blancas- representan unos 500 millones de dólares para los próximos cinco años. La idea es delinear los proyectos y poder establecer el mejor pozo para “domar la vaca”. Si lo encuentran, seguirán poniendo dinero.

Claro que para eso será clave cómo evolucione el precio del petróleo y el tipo de cambio en Argentina. Aún así, Vaca Muerta es un activo más que atractivo para las empresas internacionales, que intentan retener sus posiciones para engordar sus carteras de proyectos.

El gobierno provincial cree que para 2016, y aún en este escenario adverso, las inversiones petroleras alcanzarán los 5.000 millones de dólares.