Neuquén (EP) 01 de Junio. – El proyecto, en el área Los Toldos Sur 1, destrabará una nueva inversión. La perforación se realiza con pozos con ramas laterales que superarán, por primera vez, los 3.000 metros de rama lateral y las 40 etapas de fractura.

Desde el 25 de mayo, la petrolera norteamericana Exxon inició la perforación de su nuevo pozo XL (extra largo) en Vaca Muerta. El proyecto tiene características similares a una apuesta que la petrolera YPF tiene programada para el segundo semestre del 2017.

Los ingenieros de Exxon, que sumaron en el 2016 a los expertos shale de XTO, buscarán superar dos perforaciones propias que fueron íconos para los primeros años de la formación no convencional de la Cuenca Neuquina. Se trata de pozos con ramas laterales que superarán, por primera vez, los 3.000 metros de rama lateral y las 40 etapas de fractura.

Esta es la cuarta perforación dela firma norteamericana, que ya realizó dos pozos exploratorios en Bajo del Choique-La Invernada, donde tuvo excelentes resultados de producción inicial.

Este nuevo objetivo está puesto en el área Los Toldos Sur 1. Allí irán en busca del gas y condensado que guarda la roca generadora. Según informó tiempo atrás el gobernador Omar Gutiérrez, dependiendo de los resultados que obtengan, la petrolera solicitará una concesión no convencional de 35 años para el área. El pedido estará asociado a un millonario proyecto de inversión para Vaca Muerta.

Según pudo reconstruir “Río Negro Energía” el pozo de Exxon tendrá unos 3.000 metros de profundidad, hasta llegar a la formación no convencional, y más de 3.000 metros de rama lateral, una extensión hasta ahora desconocida para el shale neuquino. Además punzará la roca con unas 43 etapas de fractura. Un pozo promedio tiene unos 1.500 metros de extensión y unas 15 etapas de fractura.

Además, la compañía norteamericana busca replicar, casi en espejo, la tecnología utilizada en Estados Unidos. Si bien se trata de una perforación exploratoria, el esquema busca reducir costos y mejora de la eficiencia. La llave del proyecto está en los caños. Exxon gestiona con otras operadoras una conexión para poder transportar la producción que consiga.

Hasta fines de mayo, la petrolera, con un equipo de perforación propio, había conseguido superar los 1.000 metros de perforación. De acuerdo a las estimaciones iniciales los trabajos estarán finalizados en unos 50 días desde el comienzo de las actividades. El costo estimado de la operación, según confiaron fuentes del mercado a este medio, será de 30 millones de dólares.

Fuente Vaca Muerta News