Buenos Aires (EP), 29 de septiembre 2021. “Si bien estamos desencantados que Harbour haya decidido no seguir adelante con Sea Lion, permanecemos comprometidos al desarrollo de este proyecto” dijo Moody

El proyecto de desarrollo de hidrocarburos en las Islas Falkland se enfrenta a nuevos desafíos tras el anuncio de una petrolera de retirarse por completo del Atlántico sur.

En efecto el gobierno de las Islas Falkland afirma haber tomado nota de informes de prensa de las petroleras Harbour Energy y Rockhopper Exploration en las cuales se indica la intención de la primera de retirarse del proyecto de desarrollo de hidrocarburos en Sea Lion en la cuenca norte de Falklands, tras una revisión de sus objetivos estratégicos.

Esta decisión de Harbour Energy sigue a la suspensión de trabajos de pre desarrollo en el 2020 debido a las condiciones prevalentes e impacto de la pandemia global del Covid 19.

Harobur Energy se formó en abril pasado mediante la fusión de Premier Oil y Chrysaor Holdings y en su estado de cuentas de medio año al 30 de junio y publicado esta semana afirma que Sea Lion no se ajusta a su agenda estratégica, y por tanto está buscando deshacerse de dicho proyecto y de otras licencias petroleras que tiene en las Islas Falkland.

Empero el gobierno de las Falklands agrega que también ha tomado nota que Rockhopper tiene la intención de seguir adelante con el desarrollo del proyecto de Sea Lion.

“Esto representa un momento muy difícil para Rockhopper, pero también una gran oportunidad”, afirmó el CEO de la petrolera Sam Moody. “Si bien estamos desencantados que Harbour haya decidido no seguir adelante con Sea Lion, permanecemos comprometidos al desarrollo de este proyecto”.

Rockhopper ha estado en conversaciones con la empresa petrolera israelí Navitas Petroleum la cual a principios del 2020 llegó a un pre acuerdo para hacerse del 30% de Sea Lion. Dicho entendimiento fue extendido hasta fines de septiembre.

Rockhopper también informó que Navitas recientemente recibió una inyección de capital del orden de los 900 millones de dólares y se sumó al proyecto de aguas profundas, Shenandoah, en el Golfo de México.

Moody aprovechó para comentar que la participación de Navitas en el Golfo de México era una buena señal, demostrando el apetito de empresas independientes de exploración y producción petrolera de invertir en proyectos de aguas profundas, y que en el mercado de capitales hay fondos con ese fin, “mucho esperamos poder trabajar con ellos en el desarrollo de Sea Lion”.

Por último Rockhopper anunció que ahora se pondrá a trabajar con Harbour y el gobierno de las Falklands para asegurarse una salida ordenada de dicha empresa de las Islas.

Fuente: Mercopress