Santa Cruz (EPatagonicas) 16 de Julio. – A partir de ahora, será el propio empleado quien determine su retiro, en tanto estén garantizados todos los requisitos para recibir este beneficio.

Mediante un caso que marcó precedente, recientemente la Secretaría de Trabajo determinó que resulta “ilógico e injusto” que un trabajador, para recibir sus trece sueldos, dependa de una “decisión empresarial”.

En el año 2010 durante una concentración petrolera se firmó con las operadoras, un acuerdo para que los empleados accedan al beneficio de “trece sueldos” para favorecer la jubilación, y el recambio generacional dentro de las estructuras laborales de la actividad.

La rúbrica indicaba que a los efectos de mejorar el contexto laboral y de empleo de la región, las operadoras petroleras estaban en condiciones de ofrecer a aquellos trabajadores, en estado de recibir alguna de las prestaciones de la seguridad social con anterioridad a la edad de 65 años, esta oportunidad, previa notificación del empleador.

En virtud de una reciente definición del órgano regulatorio en la materia, que sentenció a favor de un empleado petrolero por un caso de referencia, de ahora en más serán los propios trabajadores que podrán acceder a esta “bonificación extraordinaria”, sin depender de ninguna decisión arbitraria que operaba omitiendo algunos párrafos del tratado, y que daba lugar a que la empresa sea el único componente en dar esta orden para que se efectivizara el acuerdo establecido.

El reciente fallo de ahora en más “garantiza este acceso” y “otorga la voluntad al obrero”. Anteriormente, las empresas decidían no notificar, a sabiendas de las condiciones existentes de sus empleados para que pudieran obtener esta utilidad, lo cual implicaba que el trabajador no recibía su jubilación ordinaria y además era víctima de un avasallamiento de sus derechos laborales.

En este sentido Claudio Vidal en referencia a este logro indicó que “este es un avance exclusivo de los trabajadores porque entienden que hay un sindicato que está presente, defendiendo sus derechos y no las ganancias de la corporación empresarial”.

“Este es el momento de nuestro movimiento”, recalcó, al tiempo que agregó que “seguiremos en este camino, acompañando la defensa de los derechos y las reivindicaciones laborales, porque es el lugar que nuestros compañeros eligieron para este equipo de trabajo y su conductor” que “pone a disposición de sus afiliados todas las herramientas, recursos y los mecanismos legales para arbitrar el mejor destino de la clase trabajadora”, sentenció el sindicalista desde Buenos Aires.