Buenos Aires (EP), 6 de Dic 2022. Durante los próximos años, la revolución de gas y petróleo no convencional que se vive en Argentina, desde que empezaron los trabajos en Vaca Muerta, verá la puesta en marcha de una expansión casi sin presentes en la red gasoductos y oleoductos, así como la construcción de un megapuerto exportador en Río Negro. En las cuencas Austral y San Jorge también se están realizando trabajos para medir sus potenciales

El 2023 puede marcar la pauta en materia de producción de gas y petróleo en la Patagonia en un futuro próximo. Con Vaca Muerta como bastión principal e YPF como uno de los gestores más preponderantes, desde el Gobierno Nacional y las administraciones provinciales, especialmente en Neuquén, donde se emplaza el yacimiento, ya se habla de distintos proyectos para mejorar la obtención de hidrocarburos.

Las obras de construcción del gasoducto Néstor Kirchner, la reactivación del Oleoducto Transandino, el Proyecto Duplicar de Oldeval, la edificación del puerto más grande en Punta Colorada con su propio oleoducto desde Vaca Muerta y el Proyecto Fénix en la Cuenca Austral fueron las iniciativas que llenaron los títulos de los principales medios especializados en la materia durante los últimos meses, en los que se resaltan los grandes aportes que podría obtener la economía nacional en caso de que se concreten estos planes. Eso sin olvidar las posibilidades de empezar con el fracking en la Formación D-129 en el Golfo San Jorge, que comparten Chubut y Santa Cruz.

Más inversiones, más infraestructura, más empleo y más exportaciones, que acarrearían el ingreso de más divisas, son los términos recurrentes para referirse a las expectativas que se manejan para la explotación de petróleo y gas en los próximos años.

Vaca Muerta, todos quieren

Los cierto es que la aparición de una de las reservas de Shale Oil y Shale Gas más grandes del mundo y el avance de las tecnologías para la explotación de petróleo no convencional, cambiaron el panorama para el país, que había empezado una merma en la producción a fines del siglo pasado y  que actualmente, dos décadas después –con una pandemia de por medio-, viene en una franca remontada. Una demostración son las cifras arrojadas por el Ministerio Energía y Recursos Naturales de Neuquén, que reciente informó que la Provincia logró obtener 303 mil barriles por día durante octubre, un número que no se veía desde 1999 y que representa, solamente en el plazo de un año, el aumento de la producción en un 39,2%. Ya en los primeros 10 meses de 2022, la segunda reserva de gas y la cuarta en petróleo no convencional en el mundo, logró exportaciones por alrededor de 2 mil millones de dólares.

Si bien justamente en 2023 se cumplen 10 años de los primeros anuncios de la alianza de YPF y Chevron para empezar exploraciones y explotaciones en Vaca Muerta, la superficie del yacimiento de 30 mil kilómetros cuadrados ni siquiera ha llegado a la decima parte de su desarrollo. A la fecha, se cuentan con 45 concesiones, cuya inversión estimada a 35 años es de 200 mil millones de dólares, que en esta última década alcanzó los 30 mil millones y ya tiene 2 mil pozos perforados.

En ese contexto, el objetivo para el sector público y los privados que están involucrados en el trabajo de Vaca Muerta es claro: seguir con la expansión de infraestructura en el yacimiento, y para eso Oleoductos del Valle (Oldeval) tiene un plan para duplicar la red de oleoductos que conectan la región patagónica con Buenos Aires durante los próximos 24 meses.

En principio, el proyecto representaba una inversión de 750 millones de dólares y aumentaba la actual capacidad de transporte de 36.000 metros cúbicos por día a 72.000, que traducidos a barriles, pasaba de 226 mil a 452 mil por jornada.

No obstante, las empresas que componen accionariamente a Oldeval -YPF (37%), ExxonMobil (21%), Chevron (14,5%), Pan American Energy (11,9%), Pluspetrol (11,9%), Tecpetrol (2,1%) y Pampa Energía (2,1%)- no se mostraron conformes por lo propuesto, por lo que finalmente se adicionaron 15 mil metros cúbicos por día, unos 94.347 barriles, a lo planteado inicialmente. Es decir, que para el 2025 el ducto transportará casi 550 mil barriles de crudo diarios desde Vaca Muerta hacia el Atlántico. Las obras por los próximos dos años potenciarán 8 estaciones distribuidas a lo largo de los 525 kilómetros de la red y el total de la inversión será de 1080 millones de dólares.

En el otro costado, hacia Chile, recientemente Oleoducto Transandino (Otasa) anunció la inminente puesta en marcha de las pruebas para reactivar el ducto de 425 kilómetros que une a Vaca Muerta con el país de la Cordillera y que no funciona desde 2006, cuando la chilena ENAP cesó la demanda de crudo desde territorio argentino. La idea de este proyecto es que para el 2023 se vuelvan a transportar 17.500 metros cúbicos por día, unos 110.000 barriles para el comercio al exterior en mercados del Pacífico.

En materia de gas, desde Vaca Muerta se desprende probamente uno de los proyectos más trascendentales para el abastecimiento energético del País. El gaseoducto Néstor Kirchner contara con 573 kilómetros de extensión, conectará al yacimiento neuquino con Salliqueló, en la provincia de Buenos Aires y aumentara en un 25% la capacidad del transporte de gas natural.

La construcción se tiene planeada desde 2019, pero atrasos en los llamados a licitación, así como el escándalo que produjo la salida del entonces Ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, con un off the record en el que señalaba “la lapicera la tienen que usar los funcionarios de Cristina, que fijaron las condiciones para darle la construcción de las cañerías del gasoducto de Vaca Muerta a Techint”, no permitieron que la obra se retomará su rumbo hasta mitades de junio, cuando el Juez Federal Daniel Rafecas archivó la causa que acusaba irregularidades en el proceso licitatorio.

En su argumentación el magistrado concluyó que: “La Justicia Federal no está llamada a entorpecer o interferir en políticas estratégicas, a partir de denuncias apresuradas que, a poco de andar, se muestran inconducentes para sostener un caso penal”.

Con un funcionamiento estimado para antes del invierno de 2023, el Gaseoducto Néstor Kirchner permitirá un ahorro de 3500 millones de dólares en importaciones de gas. De acuerdo al gobernador de Neuquén, Omar Gutierrez: “El gasoducto va a permitir incrementar hasta en un 40% la capacidad de producción de la cuenca Neuquén y transportará hasta 40/41 millones de metros cúbicos gas adicionales por día”.

El Proyecto para renovar en Río Negro

Más allá del trabajo de Oldeval y Otasa, YPF tiene su propia iniciativa de construir un oleoducto y una terminal exportadora de petróleo en Punta Colorada en la localidad de Sierra Grande, en el departamento de San Antonio, para el transporte y comercio del shale oil proveniente de Vaca Muerta. El ducto medirá unos 700 kilómetros y se espera que desde 2025 el complejo portuario pueda despachar un buque cada cinco días con capacidad para 390.000 metros cúbicos, que anualmente serían unos 155 millones de barriles. La inversión para este plan roza los 1225 millones de dólares.

Para que este ambicioso proyecto se pueda concretar, fue necesario que en septiembre, la Legislatura Provincial, en una votación por mayoría, modificara su propia Ley de Hidrocarburos para que se habilite la instalación de caños en la cuenca del Golfo San Matías, que comprende toda la costa del territorio rionegro.

En la obra también se contempla la construcción de 20 tanques de reserva sobre una superficie de 250 hectáreas costeras, con una capacidad de almacenamiento de 1 millón de metros cúbicos, equivalente a 6,2 millones de barriles. Además, traería consigo la creación de un centenar de puestos de trabajo de manera directa.

Para resaltar su importancia estratégica, recientemente el senador Martín Doñate se reunió con el presidente de YPF, Pablo González, en donde señaló que “tenemos más producción de la que podemos transportar hoy por el oleoducto actual que administra la empresa Oldelval S.A., por lo que esta obra abrirá un nuevo universo de enorme crecimiento que permitirá transportar una capacidad de 60.000 metros cúbicos diarios, que se traduce en más de 360.000 barriles de petróleo por día”, y enfatizó que “Río Negro será la provincia exportadora de energía más grande del país”.

La Cuenca Austral, la repotenciación de Santa Cruz

Hacia el final de la plataforma continental, el consorcio conformado Total Energies, Wintershall y Pan American Energy anunció un par meses la inversión de 700 millones de dólares para la realización del proyecto gasífero offshore Fénix, que sumará 10 millones de metros cúbicos diarios en la producción de gas por 15 años a partir del 2025.

La propuesta fue presentada en agosto pasado por el ministro de Economía, Sergio Massa, y la secretaría de Energía, Flavia Royón, en la Exposición AOG Patagonia 2022. Según detallaron durante la primera fase de desarrollo se perforarán tres pozos desde una plataforma de cabeza de pozo no tripulada, instalada a 60 kilómetros de la costa y a 70 metros de profundidad.

Asimismo, también se prevé que lo planteado mejorará la actividad operativa en las terminales de Puerto Deseado y Puerto Santa Cruz.

En la Cámara de diputados de Santa Cruz se presentó un proyecto para declarar a Fénix de interés provincial.  El autor de la iniciativa, Leonardo Paradis, calificó el plan como “de vital importancia para la Cuenca Austral», ya que «se suma a la reactivación federal de la producción hidrocarburífera implícita en la ronda 5 del Plan Gas que implica más divisas, más empleo, más producción y más energía a precios competitivos para los argentinos y las argentinas”.

El Golfo San Jorge, la oportunidad de Chubut

Actualmente, en territorio Chubutense se tiene la esperanza que los descubrimientos de petróleo no convencional en la formación D-129 puedan darle a la provincia una remontada necesaria a su merma en producción de crudo. Nadie se quiere precipitar, pero es posible que el fenómeno de Vaca Muerta se repita, en menor medida, en la cuenca del Golfo San Jorge.

A finales de octubre el Ministro de Hidrocarburos de la Provincia, repaso que sobre el trabajo de las petroleras en la zona que «YPF ha hecho estudios en D-129 que ha tenido buenos indicios en los primeros estudios y PAE también está haciendo estudios en roca madre, pero todavía en etapa de análisis»,  aunque advirtió que de ser exitoso el descubrimiento de Tecpetrol el sector se enfrentará a otro cuello de botella como lo es la competencia por los equipos de perforación y fractura.

Fuente https://www.lateclapatagonia.com.ar/