Buenos Aires (EP), 11 de septiembre 2021. Ya han transcurrido dos semanas desde el paso del huracán Ida y las pérdidas en la producción en alta mar de Estados Unidos aún continúan a consecuencia de las prolongadas interrupciones que provocaron cancelaciones de contratos petroleros en todo el mundo.

Alrededor de tres cuartas partes de la producción de petróleo del Golfo siguen paralizadas desde finales de agosto tras el paso de Ida, uno de los huracanes más devastadores para las empresas petroleras desde las tormentas consecutivas de 2005.

Retrasos en las exportaciones

Los cortes de energía en las instalaciones de procesamiento y oleoductos en tierra han impedido que parte de la producción de petróleo llegue a la costa, lo que ha apoyado los precios del petróleo desde la semana pasada.

Los compradores asiáticos, entre ellos China y Corea del Sur, habían incrementado las compras de crudo producido en el Golfo en los últimos meses, y ahora se enfrentan a largos retrasos antes de que lleguen los envíos mientras las compañías petroleras evalúan los daños de Ida.

La empresa china Unipec, brazo comercial de Sinopec, el principal refinador de petróleo de Asia, esperaba que las entregas de crudo Mars, la referencia agria del Golfo, se vieran interrumpidas a finales de septiembre y principios de octubre, según los operadores.

La reanudación de la producción tardará más de una semana, dijo Nishant Bhushan, analista de mercados petroleros de la consultora Rystad Energy. Producción fuera del mercado

Royal Dutch Shell, el mayor productor de petróleo del Golfo de México, declaró el jueves la fuerza mayor en las entregas a Asia debido a los daños del huracán, afirmó que el 80% de su producción en el Golfo seguía fuera de servicio.

Shell posee alrededor del 80% del yacimiento petrolífero offshore Mars, y en total bombea unos 332.000 barriles de petróleo al día desde sus ocho instalaciones en la región.

La tormenta ha retirado del mercado más de 20 millones de barriles de la producción estadounidense del Golfo. Unos 1,39 millones de barriles diarios de crudo y 1,72 billones de pies cúbicos diarios de gas natural se cerraron el jueves, según el regulador de alta mar Bureau of Safety and Environmental Enforcement.

Un total de 71 plataformas, de las 288 evacuadas en agosto antes de la tormenta, siguen desocupadas.

La evaluación de los daños continuó el jueves en las instalaciones de Shell en alta mar West Delta-143 (WD-143), que sirve de estación de transferencia para toda la producción de tres yacimientos de petróleo en aguas profundas. El centro se conecta con la costa a través de grandes oleoductos.

Chevron Corp., Murphy Oil y Occidental Petroleum dijeron que las operaciones de terceros les impiden restablecer plenamente la producción.

Chevron ha reanudado la producción parcial en una de sus seis plataformas. Las restricciones de los oleoductos en alta mar están limitando su capacidad de aceptar petróleo en dos terminales en tierra.

La Guardia Costera de Estados Unidos está supervisando la limpieza de más de 500 lugares en los que ha recibido informes de contaminación. Dijo que estaba reabriendo las vías fluviales, incluyendo el Canal de Navegación de Houma y partes de la Intracoastal Waterway.

Los cierres por tormentas llevaron a la Administración de Información Energética de EE.UU. a recortar su previsión de producción de petróleo en EE.UU. para 2022 en 100.000 bpd, hasta 11,7 millones de bpd.

Fuente https://www.worldenergytrade.com/