Neuquén (EP) 26 de Abril. – Macri quiere replicar con los sindicatos del transporte (claves en el último paro) el modelo de convenio laboral flexible que pactó con los petroleros. Promete la sanción de una ley específica de Ganancias.

El Gobierno prepara para los gremios del transporte un nuevo acuerdo sectorial como el implementado con los petroleros en Vaca Muerta o los mecánicos automotrices en las terminales. La principal atracción para los sindicatos de la actividad será la promoción por parte del Ejecutivo de un proyecto de ley modificatorio del Impuesto a las Ganancias con alcance para los trabajadores del transporte, que ayer empezó a encarrilarse con una reunión en el Ministerio de Trabajo.

El plan está en línea con la intención de la administración de Mauricio Macri de saltear la CGT como instancia de interlocución sindical obligada, resuelta a partir de la puesta en marcha del programa de lucha de la central obrera que incluyó una marcha el 7 de marzo, el paro del 6 de abril y que tendrá un nuevo escalón el 1 de Mayo con una conmemoración por el Día del Trabajador en el estadio de Obras Sanitarias.

Aunque este último episodio no fue presentado por la dirigencia gremial como una protesta el Gobierno hará el mismo día su propio acto, como contracara del de la CGT, en el que Macri cerrará con anuncios laborales, tal como anticipó ayer este diario en exclusiva. Rodeado de dirigentes afines como el rural Gerónimo Venegas, el mandatario prevé informar sobre las nuevas concesiones en Ganancias y la reconversión de planes sociales en empleos formales, entre otras medidas.

El “Vaca Muerta de la logística” -como lo denominan los funcionarios- está en etapa de preparación y los dirigentes del transporte no fueron todavía anoticiados. El objetivo central es replicar con los camioneros, ferroviarios y aeronáuticos los principales postulados de los otros acuerdos que el Gobierno logró anudar con dirigentes dialoguistas como el petrolero Guillermo Pereyra (para Vaca Muerta), Gerardo Martínez (UOCRA, construcción) y Ricardo Pignanelli (SMATA, automotrices), y que pasan por la adecuación de aspectos de los respectivos Convenios Colectivos de Trabajo a cambio del sostén de los puestos laborales.

El marco prometido por los funcionarios es de inversiones públicas y privadas en infraestructura y la mejora de la red de transporte de cargas para bajar los costos. Un acuerdo de esas características tendrá necesariamente como protagonista a Hugo Moyano, líder de los Camioneros y respaldo implícito del Gobierno. El exjefe de la CGT adoptó en los últimos meses un perfil bajo en las discusiones del sindicalismo nacional para dedicarse a la gestión de Independiente y la AFA, por un lado, y de la empresa postal OCA por otro. Sólo con ese paso al costado Moyano resultó de suma utilidad para el Ejecutivo al no promover medidas de fuerza y, en cambio, constituirse en las sombras como un amortiguador de la conflictividad.

Ayer, en tanto, el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, avanzó con los gremialistas del transporte en la discusión por una nueva ley específica de Ganancias, complementaria de la que se sancionó en diciembre pasado, para mitigar en el sector los descuentos en los pagos adicionales por horas extras y desempeño en días feriados. Participaron Roberto Fernández (UTA), Omar Maturano (La Fraternidad), Juan Carlos Schmid (Dragado y triunviro de la CGT), Juan Pablo Brey (aeronavegantes) y Omar Pérez (Camioneros). La conclusión es que sólo una nueva normativa, como sucedió años atrás para consagrar un beneficio puntual a los petroleros, podrá aplicar las exenciones que reclaman los transportistas por la obligatoriedad de trabajar horas extras y en feriados.

La reunión, que contó con la participación de técnicos de la AFIP, continuará dentro de dos semanas. Triaca les dijo a los sindicalistas que hasta entonces el Gobierno elaborará una propuesta para llevar al Congreso. Cerca del ministro le dijeron a este diario que la concesión en marcha será uno de los ítems que usará Macri para el acto en el microestadio de Ferro junto a Venegas.

Fuente Ambito Financiero