Santa Cruz (EP) 24 de Jul. – De acuerdo con datos oficiales del Ministerio de Energía de la Nación, la cuenca del golfo San Jorge representa casi el 70% de las reservas de petróleo convencional del país, con especial énfasis en la zona sur de Chubut, ya que el stock disponible al 31 de diciembre de 2016 registra 234,2 millones de metros cúbicos de petróleo, equivalente a 1.400 millones de barriles.

La medición de reservas comprobadas por parte del organismo nacional permite observar que las provincias de Chubut y Santa Cruz comparten hoy la cuenca productiva de recursos convencionales de mayor potencial, ya que concentran el 67,9% de las reservas totales del país. Según datos oficiales, el volumen es de 234,2 millones de metros cúbicos de petróleo, mientras que el total del país alcanza los 344,6 millones de metros cúbicos.

La mayor parte de esa distribución recae en la zona sur de Chubut, con casi 48% del total, mientras que también el norte santacruceño mantiene un alto stock, que llega a representar más del 20% del total de reservas comprobadas del país, según precisó un informe publicado por el suplemento Santa Cruz Produce, de La Opinión Austral.

Esto arroja para la región un horizonte de actividad, al ritmo de producción actual, cercano a los 16 años, lo que resulta superior a la medida proyectada para todo el país, ya que su relación entre stock de reservas y ritmo de producción actual plantea una proyección de 12 años.

Las reservas comprobadas son aquellas que tienen viabilidad económica para ser explotadas, de allí que hay otras dos clasificaciones, que decrecen en importancia a medida que aumenta la incertidumbre para su aprovechamiento, que son las probables y posibles.

Para que estas categorías lleguen a considerarse probadas, se requiere una serie de condiciones vinculadas a la viabilidad económica para poner en explotación esas áreas con potencial presencia de hidrocarburos. Entre esas variables se cuenta el costo de explotación y la rentabilidad de las mismas, ya que cuando la renta no justifica su extracción, las existencias se tornan inviables de ser explotadas. De allí que es más adecuado, para entender dónde está parada una región en términos productivos, priorizar lo relativo a las reservas realmente comprobadas.

“Las estrategias productivas de la provincia deberían considerar estas variables de importancia-añade la citada publicación-; más allá del auge de los recursos shale en la cuenca Neuquina y la cuenca Austral, en materia convencional todavía queda mucho por hacer, considerando que el factor de recuperación hoy se encuentra en el 20% y las principales operadoras apuntan a elevar ese indicador, a partir de la optimización de las operaciones”.

Gentileza ADN Sur