Buenos Aires (EPatagonicas) 14 de Mayo. – La petrolera informó recientemente a la Comisión Nacional de Valores una pérdida de 54 millones de pesos en su último ejercicio contable. Por su situación, muchas estaciones de servicio se desligaron contractualmente.

La compañía venezolana acumula varios años de déficit consecutivo sin poder revertir sus finanzas

Alejada definitivamente de la promesa de establecerse en el país y conformar la segunda red de estaciones de servicio, PDVSA sigue acumulando millonarias pérdidas económicas y su futuro parece cada vez incierto.

De acuerdo a una reciente comunicación a la Comisión Nacional de Valores en su condición de Emisor en el Régimen de Oferta Pública, sus estados financieros al 31 de marzo de 2016 arrojaron un perjuicio de $53.903.530, conformando un pasivo total de $ 398.820.185.

De este modo la compañía venezolana acumula varios años de déficit consecutivo sin poder revertir sus finanzas. En 2011 había adquirido a la empresa estatal uruguaya de combustibles Ancap el 47 por ciento de las acciones que tenía en Petrolera del ConoSur, un negocio que le había causado más de 100 millones de dólares de pérdidas, para quedarse como única dueña.

El derrotero que siguió tras esa operación estuvo caracterizado por desembolsos de la petrolera madre con el objetivo de recomponer su situación financiera. El contexto desfavorable de la economía y su condición exclusiva de distribuidora no colaboraron para revertir las circunstancias que la depositaron en este presente adverso.

El contexto en el que está sumida la petrolera, decidió a muchos expendedores que militaban en su red abanderada a rescindir sus contratos o no renovarlos a la fecha de vencimiento al punto que su presencia en el mercado se redujo a 79 establecimientos, según relevamientos de las Cámaras del sector.

Un dato preocupante

En 2015 PDVSA había informado la comercialización de 54 millones de litros de naftas y gasoil, todos ellos a través de sus bocas de expendio.  Este año, sin embargo, no declaró ventas a la Secretaría de Energía, como lo hacen las demás empresas del sector.