Chubut (EP) 20 de Feb. – Es sabido que las crisis económicas traen aparejadas oportunidades y replanteos de estrategias en los sectores productivos. Acompañar esto con nuevos marcos normativos a favor del medio ambiente y del desarrollo resultaría muy alentador.

En el 2013 se aprobó la nueva ley de hidrocarburos (LEY XVII Nº 102) la cual estableció el nuevo marco regulatorio de la actividad hidrocarburífera en la provincia del Chubut.

Los aspectos más comentados fueron la renegociación de las concesiones y los aportes en conceptos de reparación histórica, sin embargo esta incluye ciertas políticas ambientales y de desarrollo que poco se analizaron públicamente.

Tal es así, que en uno de sus artículos, específicamente el n° 39, establecía que: “Los residuos peligrosos y/o petroleros, de acuerdo a las legislaciones aplicables, deberán ser tratados y dispuestos adecuadamente dentro del territorio Provincial, cuando existan las tecnologías y empresas habilitadas, en los respectivos registros. La presente será aplicable a los contratistas y sub-contratistas de las respectivas empresas concesionarias”.

Si bien este artículo luego fue reglamentado por el Ejecutivo provincial en forma desacertada y en sentido contrario al espíritu del mismo, con o sin conocimiento de ello, esta ley generó una nueva política pública asociada a la gestión de los residuos industriales de la actividad hidrocarburífera y a favor del medio ambiente.

Muchas veces cuando hablamos de residuos sólidos urbanos, hablamos de los principio de reducción, reutilización y reciclaje, todo ello en el sentido de minimizar la cantidad de residuos, reaprovecharlos y sobre todo reciclarlos para transformar residuos en recursos para otras industrias. Este el principio elemental que toda política ambiental debe incluir.

LA INDUSTRIA PETROLERA

La industria petrolera, entendiéndose por las operadoras de yacimientos hidrocarburíferos y por sus contratistas, son grandes generadores de residuos petroleros y peligrosos.

Existe una distinción entre ambos en cuanto a la gestión y formas de tratamiento, aunque en más de un caso son físicamente iguales. Los residuos peligrosos son regulados por la ley nacional 24051 y ley provincial XI Nº 35 (ex-5439), en cambio los residuos petroleros son regulados por el nuevo decreto provincial 1005/16.

Luego de varios años de la aprobación de la ley y tras arraigarse esta nueva política ambiental y petrolera, se están generando nuevos proyectos de inversión, con nuevas tecnologías y altos estándares de cuidado del medio ambiente, para tratar estos residuos y transformarlos en recursos.

NUEVOS PROYECTOS

Ecosistemas Prosim SRL: Las actividades que realizará esta empresa están catalogadas de acuerdo a la sección B de la ley 24051 como “Operaciones que pueden conducir a la recuperación de recursos, el reciclado, la regeneración, la reutilización directa y otros usos”.

Las tareas a desarrollar estarán definidas como un R4: Reciclado o recuperación de metales y compuestos metálicos y se dividen en dos: tratamiento de cables empetrolados y tratamiento de piezas metálicas contaminadas.

La tecnología propuesta fue aprobada por el Ministerio de Ambiente y Control del Desarrollo Sustentable de la provincia del Chubut y busca recuperar ciertos metales que son descartados por la industria hidrocarburífera contaminados con gran cantidad de hidrocarburos. Esto los convierte en un residuo peligroso que puede ser materia para otra industria.

Don Alberto T SRL: El objetivo principal de este proyecto es tratar los fondos de tanques de almacenamiento de hidrocarburos los cuales son considerados residuos peligrosos y poder, a través del tratamiento propuesto, recuperar hidrocarburo para su comercialización.

Las actividades a desarrollar son catalogadas de acuerdo a la sección B de la ley 24051 como “Operaciones que pueden conducir a la recuperación de recursos, el reciclado, la regeneración, la reutilización directa y otros usos” y específicamente como un R1: Utilización como combustible (que no sea en la incineración directa) u otros medios de generar energía. Si bien todavía no se culmino el proceso de evaluación de impacto ambiental, ya se ha realizado la correspondiente audiencia pública.

Quimiguay Comodoro S.A.: El proyecto consiste en la instalación de una planta de tratamiento de residuos peligrosos líquidos, semisólidos y sólidos correspondientes a las categorías Y8, Y9 e Y48/Y9 desarrollando tecnología que permiten la recuperación de la fracción de hidrocarburos a través de procesos de deshidratación mediante destilación y la recuperación de la fracción acuosa, a través de procesos de tratamiento físico químico, para ser luego utilizada como agua industrial en procesos internos o externos.

Estos tres nuevos proyectos coinciden en recuperar residuos peligrosos y a través de diferentes tecnologías de tratamiento, recuperar recursos, ya sea hidrocarburos líquidos y sus derivados para su comercialización o compuestos metálicos como insumo para otras industrias.

RECICLAR

Sin duda, y a medida que pase el tiempo surgirán nuevos proyectos de inversión con innovadoras tecnologías para tratar residuos y RECICLAR los residuos de la industria.

Esto es un cambio muy importante que debe seguir profundizándose para hacer una industria más sustentable, ambientalmente más segura y que pueda generar nuevos puestos de trabajo para la región.

Actualmente una importante cantidad de residuos peligrosos industriales son tratados fuera de la provincia con el riesgo que esto implica, transporte en camiones por largas distancias y atravesando núcleos urbanos.

En este momento crítico para la industria petrolera sería de vital importancia apoyar a quienes proponen otras fuentes laborales. Esto además de generar trabajo nos permitiría remediar parte del impacto ambiental que la industria genera en nuestra ciudad y alrededores. La ley contempla que sean tratados en origen.

Las industrias vinculadas a la actividad petrolera dejan en desuso grandes volúmenes de residuos metálicos contaminados con hidrocarburos, si las políticas públicas no plantean estrategias para la remediación, corremos el riesgo de quedarnos con basurales de residuos peligrosos. En este sentido es alentador apoyar el desarrollo local y comprometer a la industria a dejar el ambiente remediado, así podremos reinventarnos como ciudad si hay que tomar otros rumbos económicos.

Fuente Geoambiente y ADN Sur