Buenos Aires (EPatagonicas) 09 de Septiembre. – Es que el primero de enero del año que viene, de acuerdo a Resolución de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable, tendrán que reducir el contenido de azufre en los combustibles. En la actualidad, sólo los productos Premium se adaptan a estas determinaciones técnicas.

Las empresas están realizando las inversiones necesarias para elaborar combustibles de mejor calidad

Este mes, las concesionarias de vehículos radicadas en los países nucleados en la Unión Europea sólo podrán comercializar rodados con motores ajustados a las Normas Euro 6. ¿Qué cambio introduce esta normativa? Además de mejorar la eficiencia en el consumo, impone reducciones en las emisiones de gases a la atmósfera: monóxido de carbono, óxidos de nitrógeno, entre otros.

En Argentina, la Secretaría de Ambiente es menos ambiciosa. Para el primero de enero de 2016,la Resolución 1464/2014 establece que las terminales automotrices tendrán que adaptarse las normas Euro 5. “Todo motor nuevo que se venda en el país deberá ajustarse a estas especificaciones”, explica un experto que trabaja en la industria. Para ello, deben renovar las instalaciones.

¿Cómo se preparan las destilerías? Según pudo consultar surtidores.com.ar, todas las plantas están realizando las inversiones necesarias para elaborar combustibles con menos de 50 ppm de azufre. Este es el principal desafío que obliga a incorporar nuevas tecnologías.

Hasta el momento, sólo las variedades Ultra cumplen con estos estándares de calidad. La nafta súper y el gasoil grado 2, en cambio, que son los de mayor consumo, deberán reducir los niveles de contaminación. Estos cambios, podrían derivar en aumentos de precios en el surtidor.

Ahora bien, en ocasiones anteriores hubo demoras en la instrumentación de este tipo de medidas, por lo que algunos expertos no son optimistas de que se respeten a rajatabla los plazos planteados por las autoridades. De hecho, en un primer momento fueron pensadas para enero de 2013. Como suele ocurrir, se fue estirando.

Este es el caso de Gerardo Rabinovich, directivo del Instituto Argentino de Energía (IAE): “No creo que las refinerías hagan lobby para no hacerlo. En general hacen inversiones para mantener las instalaciones. Lo que pasa es que el Gobierno está en retirada y todos esperan la asunción de nuevas autoridades. Es un Estado que no funciona”, explica.

Y en definitiva, si no se efectúan los controles sobre la legislación, no descarta que haya una prórroga de la puesta en marcha. En esto coinciden los industriales del sector petroleros consultados por surtidores.com.ar.