Neuquén (EP), 23 de Octubre 2020. Los proyectos de petróleo y gas impulsaron la explotación no convencional en la Cuenca Neuquina y marcaron un camino a seguir en Vaca muerta, con 39 concesiones no convencionales otorgadas.

Dos de los yacimientos estrella de Vaca Muerta son el de Loma Campana (operado por YFP y Chevron) y Fortín de Piedra (desarrollo gasífero que llevó adelante Tecpetrol, (el brazo petrolero de Techint).

Ambos desarrollos cambiaron con la geografía de Añelo, localidad que contaba hasta el 2013 con 2000 habitantes y que donde su principal actividad económica era la fruticultura. Pero en menos de una década y debido al desarrollo de la explotación no convencional en Vaca Muerta, superó los 8.000 habitantes.

En la actualidad, Vaca Muerta tiene 39 concesiones no convencionales otorgadas que abarcan una superficie de 8.850 km2, es decir un 29,5% del total. Pero los dos mejores ejemplos del verdadero potencial de Vaca Muerta son las dos joyas del petróleo y el gas que tienen YPF y Tecpetrol.

Los dos desarrollos hidrocarburíferos marcaron la historia y con sus hitos alcanzados en poco tiempo lograron colocar a la formación no convencional argentina en las vidrieras de todo el mundo.

Alrededor de estos proyectos Añelo comenzó a crear una economía regional que depende casi exclusivamente de la actividad petrolera y su progreso acompaña los vaivenes característicos del sector. Su crecimiento comenzó primero de la mano de YPF y sus socios de calibre internacional y el segundo gran salto y masificación acelerada fue con El Fortín de Tecpetrol.

Loma Campana es mucho más que un yacimiento de YPF, se trata del principal desarrollo no convencional del país y donde la firma hizo su curva de aprendizaje operacional que hoy entrega resultados técnicos casi idénticos a los que se ven en la cuenca Permian de Estados Unidos, señala la nota de Matías del Pozzi en el diario “Río Negro”.

Es en esa área donde se comenzó a forjar el sueño del shale argentino y también es de donde la nueva dirigencia de la petrolera de bandera buscará impulsar la YPF exportadora de los próximos años. El desarrollo en Loma Campana significó para el país la muestra de que los recursos naturales estaban ahí y que era posible extraerlos con gran expertise. Ese mismo que aplican las petroleras internacionales como Shell, Total, ExxonMobil, Petronas, Chevron (con El Trapial) y Wintershall Dea, entre otras, y que llegaron a través de lo que mostró YPF en ese yacimiento.

Con un conocimiento de las características geológicas mucho más avanzado, en 2016 llegó Tecpetrol y logró producir en tiempo récord el 13% del gas diario que necesita Argentina. La manera más simple de explicar esto es que con el ingreso de un jugador del calibre del grupo Techint a Vaca Muerta volvió a sobrar el gas en el país durante el verano.

Hace unos días la compañía anunció la terminación de la obra y entregó algunos detalles. La construcción del yacimiento de gas más grande e importante de Vaca Muerta demandó la contratación de 4.500 colaboradores y el involucramiento de más de 1.000 pymes de todo el país.

En total requirió más de 8.000.000 de horas de trabajo y en el bloque se emplazaron unos 275 kilómetros de ductos, equivale a casi tres veces la distancia entre la capital de Neuquén hacia Añelo.

https://www.vacamuertanews.com.ar/