Chubut (EP) 22 de Junio. – Todos los gremios petroleros cerraron la paritaria del sector la semana pasada, un hecho que no sucedía desde hace 10 años. En un contexto complejo para el sector por la caída del precio del crudo a nivel mundial y la baja en la producción a nivel local, entre otros factores, el acuerdo rubrica un aumento de 20% que será en dos pagos y ajustable por inflación cuando finalice el primer trimestre de 2018.

Luego de este acuerdo, EconoJournal habló de varios temas de la agenda petrolera con Jorge “Loma” Ávila, el máximo dirigente del Sindicato del Petróleo y Gas Privado del Chubut. Sobre la paritaria, declaró que “lo que conseguimos es que se pagara un 20% de la inflación anticipada, no fue una discusión salarial”.

El dirigente gremial ve que el escenario petrolero está “muy complicado porque el precio internacional de crudo no ayuda”. Sobre Santa Cruz expresó que “casi no hay actividad”.

Para Chubut, donde este año ya van 1.444 despidos, anticipó un segundo semestre donde “va a haber 1.500 despidos petroleros” en la cuenca del Golfo San Jorge y alta conflictividad por la caída de la actividad y “la desinversión de YPF”, fundamentalmente en el norte de Santa Cruz.

Sobre el Gobierno nacional, Ávila comentó que “no hace el mismo trabajo para todos los yacimientos del país” y le pidió al ministro de Energía y Minería, Juan José Aranguren, que haga con el resto de las provincias petroleras “algo parecido con lo que hizo en Neuquén” sobre el precio del petróleo y el gas.

Ávila está en conversaciones con YPF por los despidos y sobre cuál va a ser el plan de inversiones para Chubut. Al sindicato le preocupa la caída de equipos y el nivel de actividad en las empresas de servicios. El lunes se reunió con directivos nacionales de la petrolera con mayoría estatal para discutir estos temas y esta semana continúan las reuniones.

Ávila reclamó a la petrolera estatal que “se anunciaron inversiones de YPF en Chubut por 200 millones de dólares contra los 2.000 (millones de dólares) que YPF anunció para Vaca Muerta. Es decir, el 10% de lo que se va a invertir en Vaca Muerta”.

El sindicato sacó la semana pasada una solicitada publicada en diarios de la provincia donde habla de YPF, de los despidos en Tecpetrol y en las empresas de servicios SP Argentina y en San Antonio, conflictos que ahora están en conciliación obligatoria.

Ávila cuestionó también a “otros dirigentes sindicales”, aunque evitó dar nombres propios. “Hay algunos a nivel nacional que tienen miedo de salir a defender a la gente por si los denuncian. Estos dirigentes tienen más plata que los empresarios, pero tienen miedo de terminar presos y por eso no defienden a los trabajadores como corresponde”. Pareció un tiro por elevación contra Guillermo Pereyra, secretario del sindicato de petroleros privados de Neuquén, que hace dos semanas fue denunciado en la Justicia por el presuntas irregularidades en manejo de empresas de su familia que prestan servicios en la industria petrolera.

Balance de las paritarias

“Nosotros no tuvimos una discusión salarial dentro de un cierre paritario, si no que tuvimos un aumento discutido por la inflación. Es decir, lo que conseguimos nosotros es que se pagara un 20% de la inflación anticipada con una cláusula gatillo que se actualiza automáticamente con lo que se genere de inflación”, relató el dirigente sindical.

“El balance que hacemos es que para ser una discusión salarial de una industria que está en caída libre, el escenario fue ideal porque cerramos el acuerdo por inflación para, por lo menos, mantener el poder adquisitivo del salario”.

Sobre como leyeron este acuerdo las bases del sindicato, Ávila comentó que “nuestras gente sabía que estábamos discutiendo el aumento ajustado por inflación y no un aumento salarial”.

Sobre las paritarias de 2018, expresó que “el año que viene esperemos estar en mejores condiciones, con un precio del barril más estable, con mayor actividad del sector, no solo en Vaca Muerta si no también en otros sectores para poder hacer una discusión más amplia”.

Escenario petrolero

Sobre el escenario petrolero general, el dirigente sindical contó que “lo ve muy complicado porque el precio internacional de crudo no ayuda (ayer martes bajó 2%) y porque estamos en la Patagonia, donde el clima no está ayudando. Tuvimos inundaciones en Comodoro Rivadavia y ahora estuvimos parados todos estos días por la cantidad de nieve que ha caído que complica el traslado y el trabajo en los yacimientos”.

Fuente EconoJournal