Buenos Aires (EP) 22 de Oct. – En su primer diálogo con un medio local, el número uno en Argentina de la mayor petrolera independiente de Europa evalúa el complejo escenario que enfrenta la Argentina y analiza la asociación con Conocophilips para operar en Vaca Muerta.

Manfred Boeckmann llegó a la Argentina este año con un doble desafío: liderar la operación de la quinta productora de gas en un país que atraviesa una crisis económica y, al mismo tiempo, llevar adelante en el mercado local la fusión mundial de Wintershall –subsidiaria de la química BASF–, firma alemana con presencia en Argentina hace 40 años, con Deutshe Erdoel AG (DEA), también de origen germano, aunque del grupo LetterOne.

A pesar de la coyuntura, el ejecutivo asegura que la situación local no es excepcional. Con vasta experiencia en el sector, especialmente en países de África y América latina, Boeckmann ya pasó por situaciones en las que el negocio se vio perjudicado por decisiones de la política económica y, según asegura, se logró salir adelante. Esbelto, de porte relajado y aficionado al running –elige distintas rutas para descubrir corriendo diferentes puntos de la ciudad–, advierte que lo prioritario es entender que cualquier solución al escenario actual requerirá el esfuerzo del conjunto de la sociedad.

En el país, la firma participa de 18 yacimientos, aunque solo en tres es operador. En esa lista se destacan Aguada Federal y Bandurria Norte, en Vaca Muerta (Neuquén), donde evalúa el pasaje a desarrollo masivo. En esos bloques, la petrolera cerró una alianza estratégica con ConocoPhilips, uno de los grandes animadores del desarrollo del plays no convencionales en Estados Unidos.

En su primera entrevista con un medio local, el flamante director de Wintershall DEA en Argentina asegura que buscarán cumplir con el plan de desarrollo original, que prevé una inversión de varios cientos de millones de dólares para un período de tres a cuatro años. Su forma de liderazgo, su visión del mercado argentino en este tiempo tan particular y sus planes para la nueva empresa surgida de la fusión son algunas de los temas desarrollados en la charla con TRAMA en las oficinas de la empresa en la torre Boston, en pleno Retiro.

¿Tenía algún preconcepto antes de llegar a la Argentina?

—No tenía ningún preconcepto o expectativas antes de llegar, y lo que encontré es un grupo de personas en esta compañía que están muy comprometidas y muy deseosas de que la compañía avance. Esto hizo mi comienzo muy fácil. Y lo que vi en los últimos cuatro meses es que la base para trabajar es la confianza, y creo que lo es más importante en cualquier estilo de liderazgo. Lo que yo intento hacer es liderar con el ejemplo, confiando en mi gente, que es buena para hacer este trabajo y que lo es en estos tiempos difíciles. No soy yo el que puede hacer el trabajo al final del día, es la gente la que lo hace. Yo tengo que procurar el mejor contexto para que ellos lo hagan. Por eso confiar en las habilidades y capacidades de mi

equipo es la base para que ellos sean creativos, innovadores para intentar nuevas cosas. Si no hay confianza, no hay ninguna motivación para decisiones y riesgos controlados.

En este escenario de volatilidad, Wintershall está encarando una fusión global con DEA, y eso implica muchos desafíos en el plano cultural. ¿Cómo está encarando esa redefinición de la empresa en la Argentina, donde hace ya 40 años que está?

—En la Argentina, Wintershall DEA antes era solo Wintershall y hasta ahora yo soy el único representante de DEA, lo cual es interesante y desafiante a la vez. Es un desafío para mí implementar las ideas de esta nueva compañía con los valores y las aspiraciones que tenemos. A la vez, la unión hace mi trabajo más fácil porque somos una empresa mucho más grande, y nuestra huella en el mercado mundial del upstream es mucho mayor, con un diferente acceso al mercado financiero y diferente peso en referencia a potenciales socios. El tiempo lo dirá, pero estoy convencido de que esta fusión será muy beneficiosa para nuestro negocio en la Argentina. Respecto de la integración cultural, es el desafío de cualquier fusión. No es fácil y no se hace de la noche a la mañana. Requiere esfuerzo, compromiso y consistencia. Pero, nuevamente, el equipo está ansioso por trabajar conmigo en esta integración.

Wintershall es una compañía muy reconocida en la producción de gas en Argentina. ¿Cuáles son los objetivos en el corto, mediano y largo plazo en el país?

—Es verdad que esta compañía tiene en la Argentina bases de producción sólidas y de largo plazo como productora de gas.

Y es en esas bases donde buscaremos desarrollar nuestros propios proyectos en Vaca Muerta, en Aguada Federal y Bandurria Norte. Entonces, las muchas maneras en que esta compañía procedió en este país está cambiando con estos desarrollos, y también está cambiando porque sumamos a ConocoPhillips para asegurarnos de que podemos lograr estas iniciativas de la manera más efectiva y eficiente. Esta alianza para mí es un testimonio de nuestro compromiso con el país, y una muestra de nuestro rol y responsabilidad aquí, y de nuestra ambición para en el futuro ser más que un socio no operativo.

¿Qué ventajas tiene la alianza con ConocoPhillips?

—Creo que esta sociedad es muy sinérgica. Mientras nosotros ponemos sobre la mesa nuestra experiencia de 40 años en el país, la red, los procesos y nuestro sistema de marketing y ventas, ConocoPhillips trae toda su experiencia en operar pozos no convencionales; y, realmente, creo que esta combinación es más que la suma de las dos partes. Es realmente complementaria de muchas maneras. Ya aprendimos de la eficiencia del driling en los pilotos de las dos licencias que tenemos. La última producción del último piloto fue una prueba de que estamos en lo correcto. La experiencia de ConocoPhillips nos puede ayudar a avanzar rápidamente porque operan miles de pozos en los Estados Unidos. No es que no podamos hacer esto solos, es que ellos nos pueden ayudar a acelerar el proceso de aprendizaje de la manera en que Vaca

Muerta debe ser desarrollada.

Hasta hace poco tiempo, hubo una transferencia de la inversión del gas hacia la ventana de petróleo. ¿Cuál es el análisis del escenario actual?

—Todas las regulaciones que se introdujeron desde 2018 afectaron nuestro negocio en el país y tuvieron especialmente un impacto en las finanzas. La reinterpretación de la resolución 46/17, por ejemplo, es solo un paso más de las otras regulaciones que limitan nuestra habilidad de hacer negocios en la Argentina.

A pesar de ello, creo que esta es una industria que necesita que seamos capaces de ver el otro lado. Es un negocio de largo plazo, por eso tenemos que hacer un esfuerzo por entender cuál es el «long term game plan». Y nosotros como industria, sea cual sea la licencia o las compañías, tenemos que hacer un esfuerzo con el fin de amortiguar el impacto negativo de estas medias. En resumen, sí, tuvieron y continúan teniendo un impacto negativo en nuestro negocio, pero no nos iremos del país y trataremos de seguir nuestro plan original.

Como líder de esta organización, ¿qué le preocupa más, el nivel de la inflación o el atraso de los niveles relativos del precio de la energía?

—Creo que son dos problemas diferentes. Vimos con mi equipo que la tasa de inflación tiene un impacto directo en la gente.

Puede que no tenga el impacto más importante en nuestro negocio, pero no estaríamos acá si no fuera por y para la gente.

Del otro lado, tenemos la caída del precio del gas y el petróleo. Por un lado, en el caso del gas por la sobreoferta y, por otro, hay regulaciones que artificialmente están tirando abajo los precios, específicamente ahora también en el caso del petróleo. Como una persona de negocios, me preocupa la sustentabilidad de estas regulaciones porque, en un punto, tenemos que volver al premarket, y la brecha es cada vez más grande. Pero, al mismo tiempo, como líder estoy muy preocupado por la alta inflación, porque hace la vida de las personas en este país muy difícil. Como compañía, tenemos la responsabilidad de cuidar de nuestra gente y encontrar maneras de que las tasas de inflación no impidan el éxito de la compañía.

https://econojournal.com.ar/