Mendoza (EP), 21 de Nov 2022. Las licitaciones se harán antes de que termine el año. Con el objetivo de atraer inversores y acelerar los tiempos se han realizado cambios en los pliegos licitatorios. Además, se mostraron los incentivos estatales específicos para el sector y se apuesta a un modelo de licitación continua.

El Gobierno de Mendoza licitará antes de fin de año 12 nuevas áreas petroleras. Son las de mayor potencial hasta el momento y están libres para ser operadas. Es decir, no se trata de licitaciones caídas o readjudicaciones. Con el objetivo de tener la mayor cantidad de ofertas posibles, se ha elaborado un trabajo detallado con las características de las áreas, así como con los incentivos estatales para el sector.

En el marco del 11º Congreso de exploración y desarrollo de hidrocarburos que se desarrolló la semana pasada, especialistas y posibles compañías inversoras se informaron sobre las características de las zonas en danza, así como el perfil de los cambios realizados en las licitaciones, con el fin de priorizar las inversiones en el menor plazo posible.

El director de Hidrocarburos de Mendoza, Estanislao Schilardi, explicó que el principal cambio tiene que ver con la fórmula de adjudicación y propuesta de las empresas. Antes, las concesiones se otorgaban en función de una fórmula matemática con diversos puntos que se combinaban entre sí y que, entre otras cosas, ponderaba el canon extraordinario de producción, una suerte de regalía extra o porcentaje adicional.

Modalidad de la nueva licitación

Ahora, los pliegos se han simplificado y –si bien las adjudicaciones siguen a diez años- en la actualidad se ha establecido una división en quinquenios. Es decir que, en líneas generales, la prioridad la tendrán las propuestas que prevean mayor cantidad de inversiones dentro de los primeros cinco años.

Esto podría reducir los costos a las empresas, así como acelerar los tiempos: mientras antes se invierta, antes se comienza a producir y, por tanto, las ganancias esperan menos. Por ejemplo, si dos compañías ofrecen el mismo monto de inversiones, pero una lo hace en los primeros cuatro años y la otra en siete; ganará la primera ya que se busca un mayor ritmo de inversión en un ámbito de gran aporte en regalías para la provincia.

Incentivos y agilización de tiempos

En esta línea de priorizar y ponderar el factor tiempo, también se pretende establecer una especie de “licitación continua” para agilizar las inversiones. Por ley, una vez publicada la licitación es preciso esperar 60 días para abrir las propuestas. Una vez pasado ese tiempo, se adjudicarán las áreas con ofertas y, rápidamente, se volverán a licitar aquellas en las que no se presentaron oferentes.

“El objetivo es que dentro de los 60 o 90 días vuelvan a estar en carrera, y así sucesivamente”, expresó Schilardi. El funcionario agregó que, si bien se van a lanzar las áreas con mayor potencial estudiado por la Provincia, ahora también se permitirá que las empresas presenten zonas tentativas de exploración y que vean con un potencial determinado. Entre otros, el objetivo es realizar sinergia entre los sectores público y privado.

Por este motivo, uno de los puntos centrales de la exposición para atraer inversores fueron los incentivos al sector aún vigentes a través de Mendoza Activa Hidrocarburos. El mismo erogó $ 11.000 millones y estipula reintegrar 40% de las inversiones de las empresas.

Según datos oficiales, la implementación del programa logró revertir la tendencia decreciente de la curva de producción de la provincia y se va a seguir utilizando con este fin.

Áreas con mucha información disponible

Las expectativas para la licitación de fin de año son buenas debido a que en el Congreso hubo consultas y compañías potencialmente interesadas en distintas áreas. Aunque algunas son más tentadoras que otras, desde el Gobierno destacaron que en todas ha habido actividad, perforaciones y sísmicas. En determinadas áreas, incluso, han funcionado pozos productivos.

Se trata de actividades que aportan información clave sobre el área en cuestión, ya que es algo que contribuye a disminuir los riesgos de inversión. De este modo, las 12 áreas con mayor potencial hidrocarburífero de la licitación 2022 son las siguientes:

  1. Boleadero (permiso de exploración)
  2. Bajada del Chachahuen (permiso de exploración)
  3. Chachahuen Norte (permiso de exploración)
  4. CN V (permiso de exploración)
  5. Loma El Divisadero (permiso de exploración)
  6. Malargüe (permiso de exploración)
  7. Payún Oeste (concesión de explotación)
  8. Ranquil Norte (permiso de exploración)
  9. Zampal (permiso de exploración)
  10. Calmuco (permiso de exploración)
  11. Sierra Azul Sur (permiso de exploración)
  12. Puesto Molina Norte (concesión de explotación).

Casos de éxito con un nuevo enfoque

Una apuesta para reactivar la actividad petrolera es hacia la mirada específica de cada compañía que puede hacer funcionar una zona, que en manos de otra empresa no tuvo éxito con anterioridad. “A veces una empresa nueva encara el área con otra mirada y puede conseguir resultados diferentes a los anteriores”, expresó el secretario de Hidrocarburos.

En esta línea, se destaca el desafío en marcha de exploración no convencional en la zona local de Vaca Muerta que ya comenzó YPF con altas expectativas al respecto. Esta área había estado en manos de otra empresa sin los resultados esperados.

Por otro lado, también hay casos de éxito en lo que a recuperación terciaria respecta. La compañía Aconcagua Energía no sólo revirtió el declino del área Chañares Herrados, sino que apuesta a un importante crecimiento en la cantidad de pozos, así como rendimientos de los mismos.

Fuente: Mdzol

Fotografía Diario Petrolero