Chubut (EP) 28 de Agosto. – El ministro de Energía y Minería, Juan José Aranguren, anticipó que el objetivo del Gobierno es iniciar el 2018 con los precios de los combustibles totalmente liberados, para que los establezca “el mercado y estén en línea con los valores internacionales”.

El funcionario habló con la prensa al cierre de la semana al terminar su exposición ante unos 250 empresarios en el Consejo de las Américas en el porteño hotel Alvear, donde expuso sobre los logros y próximos objetivos de su gestión en la cartera energética.

Aranguren dijo que la tendencia hacia la convergencia de los precios la había iniciado levemente el gobierno kirchnerista y la administración de Mauricio Macri la profundizó, para que sea la ley de oferta y demanda la que establezca los valores.

La caída estrepitosa que tuvo el precio internacional del crudo que en agosto de 2014 pasó de los u$s120 hasta los u$s60, bajando a u$s40 después, hizo que la Argentina se tuviera que acomodar también a la baja, apuntó el ministro.

E indicó que la decisión de que esa baja del precio del barril fuera gradual fue establecida para proteger las fuentes de empleo que dependían de esta industria en las diez provincias productoras.

Entonces, se pasó de un precio de u$s84 el barril en 2014 para el crudo más liviano a uno de u$s77 en 2015; a u$s63 en 2016; y a u$s55 en la actualidad.

“El próximo paso es ir a un barril (de crudo liviano) de u$s50, lo que va a ocurrir el próximo año y a partir de ahí habrá vasos comunicantes con el mercado internacional por lo que no habría diferencias entre el precio local y el de importación”, dijo Aranguren.

El ministro expresó que la Argentina deber “aprender del pasado” para que en el futuro el mercado local no desenganche sus precios del nivel internacional.

Precisó Aranguren que el acuerdo de un precio local para el barril de crudo tiene vigencia hasta el último día de 2017, por lo que la liberalización del valor del petróleo en el país ocurrirá “a fin de año”.

“Creemos que hoy están dadas las condiciones para que se liberen las relaciones entre oferta y demanda y que sea el mercado el que defina cuál es el precio que tiene que tener la energía, teniendo como comparación el precio internacional”, expresó.

Chubut recuperó perforaciones

A nivel regional y contrastado contra el año 2014 cuando en la cuenca San Jorge se perforaron 288 pozos en el primer semestre del año (último en términos de precios altos), la perforación en la región cayó en este primer tramo del año más de un 61%. Incluso el 2015, cuando ya el mercado internacional había iniciado la debacle pero en el país se mantenían valores de referencia más altos, la perforación en la cuenca había alcanzado un máximo de 301 pozos de explotación en la primera mitad de aquel año, advierte la agencia ADN Sur.

En Chubut, la tendencia de la primera mitad de este año ha sido positiva en comparación al primer semestre del año anterior, aunque se encuentra por debajo todavía de los registros de los años precedentes.

En el primer semestre de este año, en las áreas chubutenses se perforó un total de 89 pozos, lo que significa un leve aumento sobre los 82 de enero-junio del 2016. De todos, se encuentra todavía por debajo de 2015, cuando se registraron 169 perforaciones y de 2014, con 132 (enero-junio de cada año). Si bien la crisis internacional del precio del crudo empezó en la segunda mitad de 2014, en 2015 esto no se notaba aún por la política del barril criollo, que mantenía precios internos para el Escalante en 63 dólares por barril.

La recuperación en áreas chubutenses se explica a partir de la mayor actividad de PAE, que perforó 67 pozos de los 89 registrados en la provincia (en el primer semestre del año pasado había hecho sólo 39). YPF concretó otros 10 (contra 29 del año pasado); Capsa mantiene una actividad constante, con 12 pozos perforados. Tecpetrol, que sostiene su decisión de reducir su operación en la provincia, no realizó perforaciones en lo que va de este año, mientras que en el primer semestre de 2016 había realizado 3 pozos, lo que reflejaba un retroceso frente a los 7 de 2015 y 8 pozos entre enero-junio de 2014.

Fuente El Diario de Madryn