Río Negro (EPatagonicas) 27 de Agosto. – El sindicato de petroleros jerárquicos quiere conocer de primera mano el camino hasta fin de año. Temen por despidos masivos y esperan por definiciones.

Los sindicatos petroleros insisten en alertar por el estado de incertidumbre que atraviesan ante la falta de definiciones, por parte de las operadoras, en medio de la crisis productiva que mantiene a la actividad en sus niveles más bajos desde hace años. El gremio de Petroleros Jerárquicos solicitó a la empresa YPF una reunión en carácter de “urgente”.

“Necesitamos saber cuáles son los planes que tienen las empresas y principalmente YPF que concentra el 70% o más de las operaciones en la Cuenca Neuquina. La actividad no repunta y queremos conocer de primera mano qué perspectivas manejan para los próximos meses”, explicó a “Río Negro” Manuel Arévalo, titular del sindicato.

Los Jerárquicos pidieron ser recibidos por el presidente de la compañía, Miguel Gutiérrez, y el CEO, Ricardo Darré. La intención es que el encuentro se realice la semana próxima y se espera que además participe el titular de Petroleros Privados, Guillermo Pereyra.

Los sindicatos temen que los despidos por goteo, que llegaron vía jubilaciones anticipadas y retiros voluntarios, se transformen en cesantías masivas. La crisis combina precios internacionales bajos, permisos de importación de crudo y, recientemente, el freno de la Corte a los aumentos del precio del gas en boca de pozo.

Para Arévalo lo que está en juego en el tramo que queda hasta fin de año son los puestos de empleo. “Entendemos que hay una crisis y queremos ser solidarios, pero no podemos esperar a que las cosas se sigan haciendo sin consultarnos nada. No nos vamos a quedar esperando que de un día para otro se paralice todo”, indicó.

El último miércoles sindicatos petroleros de todo el país se reunieron en Mendoza –no estuvieron los de Cuenca Neuquina– y definieron declarar el estado de alerta y movilización ante el complejo panorama en los yacimientos (ver aparte).

Reclamos exprés

El malestar creciente de las últimas semanas tuvo ramificaciones incluso para el sindicato que dirige Pereyra. El viernes por la noche un grupo de operarios de la firma Halliburton se presentaron en las puertas del organismo para exigir respuestas ante los movimientos que se repiten en las compañías.

Las empresas de servicios especiales son las que aseguran estar más afectadas por la caída de contratos y la falta de actividad. La mayoría optó por cerrar líneas de tareas y traspasar parte de su personal a otras que continúan con contratos.

Sin embargo en el camino quedan operarios que no pueden ser reubicados y que piden respuestas al gremio para ser incorporados por otras compañías que tienen actividad en la cuenca. Estas situaciones, que en las últimas semanas desembocan en las puertas del sindicato de base, no solo se repiten sino que cada vez involucran a más trabajadores.

De acuerdo a los últimos datos oficiales el nivel de actividad en la Cuenca Neuquina retrocedió a niveles de 2012.

La petrolera nacional es la principal compañía del país en el sector y en la Cuenca Neuquina concentra cerca del 70% de las operaciones en los yacimientos.

Alerta y movilización

Documento unificado

En una reunión, realizada el pasado miércoles en Mendoza, de la que participaron los sindicatos de Cuyo, Santa Cruz, Chubut y Patagonia Austral, entre otros, se definió pedir al ministro de Energía, Juan José Aranguren, la conformación de una “mesa nacional” para buscar soluciones a la crisis que atraviesa la industria.

También firmaron una declaración que pone a las organizaciones en “estado de alerta y movilización” y exigieron que se suspendan los despidos. Si bien reconocieron medidas del gobierno nacional para el sostenimiento de la actividad, aseguran que fueron insuficientes.

Fuente Diario Río Negro