Neuquén (EPatagonicas) 04 de Dic. – Tras el anuncio de la operadora YPF de desafectar 33 equipos que estaban paralizados en Neuquén, con 1.700 cesantías, el sindicalista y senador por aquella provincia, Guillermo Pereyra, anticipó un plan de lucha y pidió medidas paliativas, entre las que se habría solicitado al presidente Mauricio Macri la puesta en marcha de un subsidio de 20.000 pesos, para un total de 1.000 trabajadores, a la espera de una reactivación del sector en el año 2018.

Según publicó El Inversor Online, el gobierno nacional podría acceder a ese pedido, habida cuenta del interés del propio presidente para que el 13 de diciembre próximo, “Día del Petróleo”, el sindicato neuquino firme el nuevo convenio colectivo de trabajo con la cámara empresaria, por el que cede beneficios y acepta modificaciones en el régimen de trabajo, a fin de explotar recursos no convencionales.

Por otro lado, se cree que la decisión de la operadora podría acelerar  la decisión de empresas contratistas que, al no haber actividad de perforación, mantienen equipos parados y personal en condición de stand-by, es decir cobrando una parte de los haberes pero sin realizar actividad.

Vale recordar que, tal como informó ADNSUR, el diputado Carlos Gómez dio en la sesión del martes de la Legislatura de Chubut un informe detallado sobre la cantidad de personal sobrante en las distintas empresas paralizadas en esta provincia: alrededor de 1.400 operarios, lo que alcanza un total de 2.000 trabajadores, sumando los puestos indirectos que dependen de la misma actividad.

Fuente: El Inversor On Line