Santa Cruz (EPatagonicas) 03 de Julio. – Desencantado por la escalada de la conflictividad sindical registrada en los últimos años en Santa Cruz, Ricardo Chacra, presidente de Roch, analiza la posibilidad de desprenderse de buena parte de sus activos petroleros. No sólo de los radicados en Santa Cruz, sino también de otros campos que opera a nivel nacional, tanto en la provincia de Tierra del Fuego como en Neuquén y también en Mendoza. Así lo indicaron medios especializados nacionales.

La altísima conflictividad sindical desatada en los últimos cinco años –incluyó en 2011 un paro por 33 días-, que obligó al Gobierno nacional a intervenir el Sindicato de Trabajadores Privados de Santa Cruz durante tres años, atentó contra ese objetivo. Tampoco ayudaron los bajos precios internos del gas, que dificultaron el desarrollo de áreas eminentemente gasíferas, ni la falta de financiamiento accesible para empresas argentinas.

A raíz de eso, la compañía no logró alcanzar la eficiencia operativa pretendida por sus directivos. Para muestra basta un botón: este año la petrolera lanzó un programa de perforación de tres pozos en Santa Cruz, en la cuenca Austral. Es la región con mayores costos de servicios debido a la renuencia de los proveedores a operar en el sur de Santa Cruz. El presupuesto del proyecto estaba previsto en US$ 12 millones. Pero como resultado de medidas de fuerza gremial que alteraron la planificación de las actividades, el costo final se acercó a los US$ 20 millones.

Por todo eso, Chacra -cultor de un bajísimo perfil y uno de los pocos empresarios argentinos que participa de la industria petrolera- evalúa cada vez con mayor certeza poner en venta esos campos. Según comentan en la industria, incluso podría desprenderse de todo su porfolio de activos en el upstream de hidrocarburos.

Roch es el noveno productor de gas del país, con una oferta diaria de 1,6 millones de metros cúbicos (MMm3) del fluido y alrededor de 500 m3/día de petróleo, según datos del IAPG.

“Ya existieron contactos con algunos bancos que podrían estructurar la operación. Uno de ellos es el Merril Lynch”, expresó un ejecutivo de una petrolera con presencia en la cuenca Austral.